Letras en su Tinta

ERA seguirá siendo el Número Dos del gobernador Manuel Velasco, ahora desde el Congreso del Estado y como futuro capitán del partido del tucán.

MIENTRAS ayer algunos se frotaban las manos por la supuesta caída del comiteco más influyente de la comarca, otros más perdían de vista que Lalo fue, es y seguirá siendo el hombre de mayor confianza política del Güero-Lek.

MAVECO ha probado la lealtad de ERA bajo condiciones inimaginables, como el estar a punto de ser entambado en el sabinismo, y ser mensajero con impensables grupos que apoyaron al góber en su histórica elección de 2012.

[LA NOTICIA de la renuncia de ERA al gabinete, que Lalo formalizará hoy, provocó que en redes sociales fuese viral, aunque esta Tinta se lo adelantó desde hace tres días y, más todavía, desde hace medio año.]

EL POWER de Lalo está más firme que nunca pues no sólo será diputado local y líder del Congreso (por la vía pluri) sino futuro presidente del Partido Verde, estafeta que dejará Fer Castellanos una vez que ese otro hombre de todas las confianzas güeristas se destape formalmente camino a Tuxtla.

EL ARRIBO de ERA a la Secretaría de Gobierno fue su graduación política pues, “nada más”, le tocó agarrar el mando en medio de un convulso conflicto magisterial que, a la distancia, lo aterrizó con diálogo y sin pensar ni tantito en represión, tal y como se lo instruyó MAVECO.

TAN FINO fue el trabajo diario en la Secretaría que ERA, ayer que se topó con su homólogo secretario a nivel nacional, Miguel Ángel Osorio Chong, éste le soltó: “¡Felicidades! Hiciste un trabajo extraordinario”.

 

Blindaje

 

LA ESTRATEGIA de MAVECO al quitar a Lalo de la estructura gubernamental, para brincar a dos espacios eminentemente políticos –el Congreso y la dirigencia del partido del tucán–, es blindarlo de cuestionamientos públicos y hasta vacunarlo de eventuales quejas partidistas.

EL CACHORRO güerista más leal, de paso, afinará su colmillo político luego de ser alcalde sustituto, presidente municipal de Comitán por la vía de los votos, diputado federal por mayoría y, en el futuro inmediato, diputado local y líder del Congreso.

CON ESTE movimiento de ajedrez político en Lalo, MAVECO potencia a su círculo cercano, con miras a heredar a un potencial sucesor mucho más fuerte, junto con los muy repepenados Luis Armando Melgar y Fer Castellanos, el trío que cranea y ejecutará el triunfo verde este 2015.

OSÉASE que, quienes ven una caída en el brinco de ERA del gobierno al Congreso, se quedarán con un palmo de nariz pues desde hace 15 años Lalo fue, es y seguirá siendo el Número Dos del góber Manuel Velasco, ahora desde el Congreso y como futuro capitán del partido del tucán.

 

Canas

 

LA LLEGADA de Juan Carlos Gómez Aranda como sucesor de ERA en la Secretaría de Gobierno le inyecta más canas al gabinete de MAVECO.

LA ECUANIMIDAD de Juan Carlos, que le ha caracterizado toda su vida, sintoniza perfecto con el espíritu güerista de escuchar a todos con tolerancia y respeto.

[DE PASO, con Gómez Aranda, MAVECO tiene un puente necesario con el aliado PRI que aún necesita para gobernar, tanto en el presente como en el futuro.]

JUAN CARLOS ha sido una especie de consigliere del gobernador, quien, con su cercanía en círculos políticos de antaño, le ha compartido experiencias exitosas de situaciones políticas.

OTRA VENTAJA de Juan Carlos, a diferencia de otros, es que sabe que su resurrección política es para servir a Chiapas, sin mayor expectativa de futuro, para no ser un estorbo en el futuro inmediato.

GÓMEZ ARANDA tiene, eso sí, el reto de que su principal virtud –escuchar a todos, con tranquilidad absoluta– no se convierta en su principal debilidad pues Chiapas necesita no de mano dura ni blanda sino de mano firme.

EN EL CAMINO veremos el modo de andar de Juan Carlos, y de cómo puede y debe reinventarse en un gobierno con sangre nueva.

1
Facebook
Twitter
Los de Cajón

Panza prominente

 

Una mujer, muy enojada, le dice al marido:

—¡Tienes la panza como árbol de cementerio!

—¿Y cómo es eso?

—Dándole sombra a un muerto.

 

Los enfermos no mienten

 

Un paciente estaba tendido en la cama. En la misma habitación están su médico, su abogado, su esposa y sus hijos. Todos ellos esperando el suspiro final cuando, de repente, el paciente se sienta, mira a su alrededor y dice:

—¡Asesinos, ladrones, malagradecidos y sinvergüenzas!

Se vuelve a acostar y entonces, el doctor, confundido, dice:

—Yo creo que está mejorando.

La esposa pregunta:

—¿Por qué lo dice, doctor?

—Porque nos ha reconocido a todos.

 

El lorito

 

Una señora quería comprar un loro. Va a la tienda de mascotas y el joven que la atiende le comenta que sólo tiene un loro, pero que éste había pertenecido a una señora que tenía un burdel, por lo cual su vocabulario no era del mejor, sino lo contrario: era altamente insolente. A la señora no le importó y dijo que lo educaría nuevamente.

La tía llega a su casa, destapa la jaula y el loro comienza a hablar:

—Nueva casa, nueva madame.

La señora suelta una carcajada y espera ansiosa a que sus hijas lleguen de la escuela. Llegan las chicas y el loro, al verlas, dice:

—Nueva casa, nueva madame, nuevas prostitutas.

Las hijas no pueden contener la risa y esperan a que su padre llegue para que vea al loro.

Llega el papá a la hora de la comida y el loro exclama:

—Nueva casa, nueva madame, nuevas prostitutas, pero los mismos clientes. ¡Hola Rogelio!

 

Accidente aéreo

 

Durante un vuelo de Argentina a Europa, el avión entra en una tormenta muy fuerte en medio del océano y, lamentablemente, un rayo cae en un ala y la rompe. El avión pierde estabilidad y empieza a caer. Los pasajeros entran en pánico, por lo que un sacerdote que viajaba entre ellos exclama:

—¡Hermanos, tranquilos por favor! Juntemos nuestras manos y digamos una oración para que Dios nos lleve al cielo.

Un pasajero de atrás le grita:

—¡Sí, padre, pero oremos rápido porque vamos en sentido contrario!

 

Pasajero

 

Un pasajero aborda un taxi en la 9ª Sur, le toca el hombro al taxista para hacerle una pregunta, pero el conductor grita, pierde el control del coche, casi choca con un camión, se sube a la acera y se mete en una tienda haciendo pedazos los vidrios. Por un momento no se oye nada en el vehículo, hasta que el taxista comenta:

—Mire amigo, ¡jamás haga eso otra vez! ¡Casi me muero del susto!

El pasajero le pide disculpas y le dice:

—No pensé que fuera a asustarse tanto si le tocaba el hombro.

El hombre le responde:

—Lo que pasa es que es mi primer día de trabajo como taxista.

—¿Y qué hacía antes?

—Fui chofer de carroza funeraria durante 25 años.

CargandoCargandoCargando