Letras en su Tinta

SI HAY ALGO religioso en San Juan Chamula, es la Coca Cola; y el que la CNTE impidiera el paso a esa “trasnacional”, parece ser el fondo del asunto detrás del espíritu desbloqueador de esos indígenas contra la maestrada.

ES RIDÍCULO pensar que el gobierno esté detrás y sea capaz de “controlar” a esos compas tzotziles que hasta hace muy poco vinieron a Tuxtla a romper vidrios a Palacio de Gobierno, encuerdados por un político que se las dio de muy gallito mostrando músculo priísta.

EN SUS USOS y Costumbres, a los hermanos del pueblo de Chamula les es intolerable pensar que un maestro no haga otra cosa que no sea ir a clase pues, por si usted no lo sabía, en algunos municipios de Los Altos sí hay clases y los paros magisteriales simplemente no existen.

[POR EJEMPLO, en el vecino Zinacantán, el alcalde Manuel Martínez, cuando le tocó intervenir en el encuentro de sectores productivos que se tuvo con el Güero-Lek, condenó que los bloqueos le pegaban a todos, también “a los de abajo”, debido a que no podían sacar sus productos para comercializarlos.]

Y ES QUE en esos municipios indígenas puede faltar hasta la leche, pero no la Coca Cola, bebida gaseosa que se usa en los ritos sincréticos como motivadora de expulsión de pecados a través de los eructos que provoca.

EN CHAMULA particularmente, la Coca es incluso más importante que el posh pues si bien el licor no es ingerido por evangélicos, ese refresco sí es un referente de la vida diaria cuyo magno letrero sobre la carretera da la bienvenida a ese pueblo.

OTRA: el único que pierde con una confrontación violenta es el gobierno, al cual le atribuyen, hágame el favor, no sólo la organización de ese desalojo sino hasta “armar” a esos paramilitares.

[PA’ACABARLA, hasta una joven reportera, Dolores Rodríguez, salió agredida en el desalojo, lo cual no le valió ni una línea de condena a la CNTE porque, claro, se trata de “prensa vendida”.]

LOS FANÁTICOS de izquierda acuñan el término ante la intolerable idea de que los compas tzotziles tienen sus razones para reventar a la maestrada que le está causando daños a sus quehaceres diarios.

NO HAY que darle muchas vueltas a lo que ayer se suscitó en el kilómetro 46 de la Tuxtla-San Cristóbal, vía que por cierto volvió a ser bloqueada por el magisterio tras la confrontación entre indígenas y maestros, pues en la bulla Chamula-CNTE, todo apunta a que la Coca Cola tiene la culpa.

 

Vándalos

 

NO HAY CALIFICATIVO que valga para esos dizque maestros que ayer pintarrajearon e incendiaron la ex presidencia municipal de San Cristóbal, dañando irreversiblemente 500 años de historia al atacar esa obra arquitectónica.

LO INDIGNANTE del asunto es que esos progres hayan soltado en sus redes que “infiltrados” eran los responsable de esos desmanes contra el ahora Museo de la Ciudad el cual, por cierto, vivía una millonaria remodelación por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

MANIPULADORES siempre, los fanáticos de izquierda justifican las barbaridades magisteriales como “lucha legítima” pero cuando llegan a ser replegados por la fuerza pública, entonces se desgañitan para acusar “¡represión!”.

LOS QUE ATENTARON contra 500 años de historia deberán pronto estar en la cárcel pues tan cobarde acto no puede quedar sin castigo; mientras tanto, desde anoche la policía instaló (¿tardíamente?) un cerco a la ex presidencia municipal para evitar más destrozos en contra de ese patrimonio histórico de Sancris, México y el mundo.

POR ALGO, esos vándalos que se dicen maestros (o mejor dicho: maestros en vandalsimo), lo primero que hicieron fue derribar las cámaras de seguridad instaladas en las esquinas de la ex Presidencia Municipal de Sancris.

SI LA PROCU quiere encontrarlos y pepenarlos de verdad, basta con que haga una recopilación videográfica de lo que ayer circuló profusamente en redes sociales, donde algunos ciudadanos captaron in fraganti a estos delincuentes disfrazados de luchadores magisteriales.

YA BASTA de que Chiapas sea rehén de una minoría obtusa e irracional que camina con toda impunidad por ahí, secuestrando la paz social y obstaculizándonos a muchos chiapanecos el día a día.

[SOMOS muchos más los que sí queremos trabajar, los terceros a quienes se nos cancela el derecho al libre tránsito, aquellos que no sabemos de la comodidad de una plaza magisterial pero sí de dar empleo y pagar impuestos, viendo atónitos la tolerancia extrema de las autoridades a estos malandros que se escudan en la lucha social.]

INSISTO: no hay calificativo que valga para esos dizque maestros que ayer pintarrajearon e incendiaron la ex presidencia municipal de San Cristóbal, dañando irreversiblemente 500 años de historia al atacar esa obra arquitectónica, pero lo que sí debe haber es un castigo ejemplar.

Facebook
Twitter
Los de Cajón

El ‘infierno’

 

Después de ver su celular, el chico le habla a su novia:

—¿Me marcaste, princesa?

Enojada, le responde:

—¡No, imbécil! ¡Se le metió el diablo a mi teléfono y él te hizo las 79 llamadas! ¿Dónde andabas, tarado?

 

Corrección

 

—Ja, ja, ja. Eres bien chistosa, mamá.

—Yisus, no podemos poner eso en la biblia.

—Está bien, entonces pon: “María llena eres de gracia”.

 

Cruel

 

Un hombre se le acerca a un policía y, afligido, le dice:

—¡Por favor, ayúdeme! ¡Mi hija se ha perdido!

—¿Cómo se llama?

—Esperanza.

—Imposible, la “Esperanza” es lo último que se pierde.

 

Amoroso

 

—Buen día, ¿a dónde va?

—A donde nos lleve el viento y diga tu corazón.

—Señor, sea serio o bájese del taxi.

 

Confusión

 

Una muchacha le dice a su amigo:

—Quiero decirte algo pero me da pena.

—Yo también quiero decirte algo. Si quieres lo decimos a la de tres: uno, dos, tres…

—¡Tienes un moco!

—¡Te amo!

 

Mala traducción

 

—¿Nivel de inglés?

—Alto.

—Traduzca fiesta.

—Party.

—Úselo en una frase.

—Ayer me caí y me party el hocico.

—¡Lárguese de aquí!

CargandoCargandoCargando