Letras en su Tinta

EL TERCER año que inicia el Güero-Lek, una vez que hoy terminen las comparecencias por la Glosa del Informe, será de enormes retos y desafíos donde no cabrá más la improvisación ni las herencias indeseables.

SI ALGO quedó claro con el segundo año de gobierno de MAVECO, es que no habrá más tolerancia a la ineficacia y magros resultados.

LAS FACTURAS políticas están más que pagadas en dos años de gobierno y, de ahora en adelante, cada quien se rascará con sus propias uñas.

POR EJEMPLO, Julián Nazar será uno de los que no cargará los peregrinos como secretario del Campo; su aventura política, la de una diputación federal, estará únicamente en sus manos.

OTRA vacante casi segura será la de Manuel Sobrino, que dejará la Secretaría del Trabajo si es que se convence de prepararse el camino a la Presidencia Municipal al aceptar una diputación local por el Partido Verde (y no por su anhelado PRI).

LA SECRE de la Mujer tendrá también nueva titular una vez que su padrinote político decida si Sasil de León será diputada federal pluri o la arriesgan por el distrito que ostenta ahora Willy Ochoa.

EL QUE segurito deja un espacio más en el gabinete es Bayardo Robles, y no tanto por una diputación ni mucho menos porque quiera abandonar la Secretaría de Infraestructura sino porque la Comisión de Postulación del PRI así lo exige (se me hace que ni siquiera había leído las letras chiquitas de ese acuerdo).

 

Los “seguros” y no tanto

 

OTROS cambios que están (casi) seguros serán los de SEDESO, Pesca y Pueblos Indígenas, pues tanto el amigo Migue como Jorge Álvarez se irán a jugársela por su respectivo pueblo, La Concordia y Las Margaritas; en tanto que Diego Valera se va a una diputación federal.

TRES compitas más alistan maletas pues están a toque de cacho para arrojarse a una aventura electoral: Enrique Zamora Morlet, Fabián Estrada y Carlos Penagos.

A ZAMORITA lo aventarían a la Presidencia Municipal, bajo el sello verde, con el riesgo de que el voto se divida con Neftalí del Toro, Torito, quien de tirar la toalla se incorporaría al gabinete.

AL COMPA FABIRUCHIS, del equipo verde original y fundador, le tienen una diputación local prometida, a sabiendas de la siempre veleidosa Tuxtla poniente.

EL NEOVERDE Charly, por calladito como estaba hasta hace poco, se podría colar a la diputación local oriente de Tuxtla si garantiza que gana de calle sin que nadie, ni un rojo, le meta un susto.

DEL COMPA Carlos Morales no se sabe a ciencia cierta si siempre si le entrará o no a jugársela por Tuxtla bajo el cobijo del PRD (y de paso de su amigo y padrino Pablo Salazar), pues él ya aclaró que “no, no y no” abanderará al Verde; así que la Secretaría de Medio Ambiente está en veremos.

SEA como sea que se acomoden, lo cierto es que más de medio gabinete dejará vacantes y esos espacios tendrán que ser ocupados por absolutamente leales y eficaces al proyecto del Güero-Lek, quien inicia sus más importantes años sexenales, el 3 y 4, los de la consolidación.

YA VEREMOS si más de un güerista no pasa tan amarga Navidad.


CACHIVACHES: PÁSELA súper en esta época decembrina, no sea el Grinch de su familia y nos leemos el lunes 5 de enero, si es que tenemos la dicha de ver un nuevo amanecer el año entrante (aunque claro, si hay algo impostergable de saberse para nuestra patria chica, se lo informaré oportunamente vía redes sociales o tecleando de emergencia)…

1
Facebook
Twitter
Los de Cajón

Papá cruel

 

Un niño le pregunta a su papá:

—Papi, ¿qué me vas a regalar esta Navidad?

El señor le contesta:

—¿Qué te regalé el año pasado, hijo?

—Un globo

Y el papá, bien ilusionado, le dice:

—Pues este año te lo inflo

 

Matando al pavo

 

Una señora tenía un pavo que estaba muy gordito y quería matarlo para la cena de Navidad, pero la mujer era muy nerviosa, así que contrató a un tipo para que hiciera el trabajo.

—Yo lo mato, doña, pero antes deme una botella de vino para marear al pavo.

La señora le da el trago y el tipo se encierra en el corral con el pavo, pero en vez de darle el trago al animal se lo toma él. Al rato sale un poco ebrio y le pide otra botella de vino a la señora, pero el tipo se vuelve a tomar toda la bebida.

Pasa otro rato y la mujer se preocupa, entra al corral y ve al tipo con el pavo, los dos abrazados.

—Oiga, ¿va a matar al pavo?

El borracho le responde:

—¡Quieta, mata animales! ¡A mi amigo no lo toca nadie, carajo!

 

Mejor que Santa

 

Una niña sale a pasear con su tía, quien trabaja de prostituta y comienza a preguntarle:

—Tía, qué abrigo tan bonito tienes, ¿cómo lo has comprado?

—Mira, me he portado bien un rato con un hombre mayor y él me lo ha regalado.

—Pero tía, qué hermoso collar tienes, ¿cómo lo has conseguido?

—Verás, también me he portado excelente con otro hombre y él me lo ha obsequiado.

—Oye tía, pero este auto que andas está padrísimo, ¿cómo lo has comprado?

—Bueno, ya sabes que me he portado bien otro rato con otro señor y él me lo ha regalado.

La niña, sorprendida y a la vez enojada, dice para sí misma:

—¡Me lleva! ¡Yo portándome bien todo el año y el mugroso de Santa Claus me quiere tener contenta con una Barbie!

 

Huésped en casa

 

Llega un señor a su casa y le dice a su mujer:

—¡Lupita, a que no sabes qué me han regalado!

—Pues no sé, viejo, no me lo imagino.

El hombre abre un costal, saca un puerquito y se lo enseña.

—¡Mirálo qué bonito está, bien galanote! Me he encontrado con un mi tío que venía del pueblo y me lo regaló.

—Oí, ¿pero para qué queremos nosotros un cerdo?

—Pues dentro de cuatro meses llegan las Navidades, lo engordamos hasta diciembre y eso podemos cenar para el 24.

—¡Estás loco! ¿Dónde lo vamos a poner si no tenemos patio?

—Pues lo ponemos debajo de nuestra cama.

—¡Sólo eso me faltaba! ¿Cómo le vamos a hacer con el olor?

A lo que el hombre contesta:

—¿El olor? ¡Pues que se aguante!

 

Papás postizos

 

Una tortuguita comienza penosa y lentamente a subirse a un árbol. Después de varias horas de esfuerzo, cuando llega a la punta, se lanza al vacío y se da un fuerte golpe en el suelo.

Al rato, el mismo animalito vuelve a hacer el esfuerzo y, lentamente, trepando como puede, llega de nuevo casi a la punta, se lanza y se vuelve a dar otro costalazo.

De nuevo, testaruda, hace otro tremendo esfuerzo y, después de mucho rato y muchos jadeos, va llegando a la punta del árbol cuando se resbala pero en el aire agita sus patitas y se pega nuevamente un gran golpe en el suelo.

En el mismo árbol había una pareja de palomas mirándola con lástima, entonces la paloma hembra le dice al palomo macho:

—Oye, querido, ¿no te parece que ya es hora de que le digamos a la tortuguita que ella es adoptada?

CargandoCargandoCargando