Letras en su Tinta

VARA ALTA le pone Villaflores a todos los municipios de Chiapas, en la caza del coronavirus, como el retén sanitizador en sus cuatro entradas.

EL ALCALDE Mariano Rosales Zuarth es de una sensibilidad política que no deja de sorprender y provoca carracas caídas.

UN PAR de días antes, ataviado con cubrebocas y guantes de látex, se puso a distribuir casa por casa paracetamol, único medicamente científicamente comprobado para combatir el nuevo virus COVID-19.

FUE EL PRIMER alcalde que, con tecnología novedosa, unas videocámaras parlantes, llamó (aún hoy) a la población frailescana a quedarse en casa (incluso, hasta fue nota nacional en horario triple A de la TV).

AYER, tomando extremas medidas de prevención sanitaria, su equipo entregó despensas como parte de su programa de Apoyo Alimentario 2020.

NO HAY DÍA en que, con su ingenio político, Mariano no sorprenda a más de uno, esmerado además en ejercer los recursos con responsabilidad y transparencia.

ENFOCADO en servir a su tierra, no pierde su tiempo en futurismos y mantiene el control y tranquilidad en su municipio, tarea obligada de cualquier alcalde, la cual agradece el Número Uno por no dar molestias.

QUIZÁ ya no muchos lo recuerden pero Villaflores se caracterizó, en el trienio pasado, por ser nota roja casi todos los días, volviéndose (literal) cueva de malandrines que, ahora, fueron desterrados.

EL ALCALDE villaflorense mira hacia delante, dejando atrás a muchos de sus colegas de otros municipios, como ahora con sus labores de combate a la pandemia del coronavirus.

NO HAY DUDA que el villaflorense Mariano Rosales Zuarth encontró desde hace tiempo la vacuna al virus de la mediocridad gubernamental y los magros resultados, enfermedad que padecen la mayoría de los alcaldes de Chiapas. 

 

Puerto Arista

 

PUERTO Arista fue cerrado al público y tan tan.

“¡NO QUEREMOS enfermarnos de coronavirus!”, lanzaron ayer un grupo de lugareños, bloqueando la entrada de ese sitio de playa.

ES INGENUO pensar que MANACO, el alcalde de Tonalá, haya decidido levantar esa prohibición por presiones políticas.

NINGÚN político, por mucha influencia que presuma, está por encima de directrices sanitarias nacionales y mundiales.

MANACO puede ser arrogante, temperamental y sobrado, pero no es bruto, así que se antoja improbable que haya “autorizado” que un par de hoteles, propiedad de personajes políticos, abrieran sus puertas. 

LA BULLITA de ayer fue concretamente para intentar manchar a un personaje cercano a Palacio, a quien ya no encuentran cómo grillar por su habilidad política e impecable tarea administrativa.

[EL FUEGO amigo, adivinó, tiene todo el sello de aquel que, desde el inicio del sexenio, se ha caracterizado por orquestar, desde lo oscurito, guerritas infames para ungirse como la única voz poderosa del gobierno.]

PUERTO Arista y Boca del Cielo están cerrados al público, así que no pierda su tiempo (ni su gasolina) en visitar esos sitios de playa, porque los lugareños, además, se van a poner muy intensos.

MEJOR, dado que en Tuxtla lo que sobra es calor, cómprese una alberquita en el SAMS (con lo que iba a gastar de gasolina) y póngala en medio de su jardín para que sus pichitos disfruten.

EL RÍO REVUELTO de esta pandemia sirve también para pescarse uno que otro charalito que, detrás de esas escamas, se mueven como tiburones.

EN FIN, póngase bronceador y opte por hacer Puerto Arista en la azotea…

 

TV 10

 

EL 10 ya no es “el Canal de Chiapas” que alguna vez fue.

CON EQUIPO caduco, su transmisión y (mala) calidad de imagen se limitan a algunas zonas de Tuxtla y repetidoras muy limitadas en otros municipios.

UNA DE DOS: se le invierte millonariamente para hacerlo renacer, en un lanzamiento histórico; o bien, se opta por venderlo.

CUANDO en todo el mundo se ha digitalizado la televisión –una sencilla transmisión de celular ya se hace en HD–, en Canal 10 siguen siendo analógicos en la realidad.

NO HAY plan alguno para modernizar la televisora del gobierno (al menos, no se sabe de ello públicamente).

DE DIRECTORES ha tenido de todo y nunca resulta nada pues ha habido desde simples gerentes, embajadoras de políticos de medio pelo, periodistas y también ex reporteros de TV comercial.

AHORA, con Yesenia Castañeda, productora que ahí se forjó, hubo alta expectativa pero, con el paso del tiempo, el desencanto llegó pronto pues el canal no ha cambiado.

¿VALEN la pena los millones que se invierten por producciones que ya nadie ve? ¿Tiene caso que se siga (man)teniendo a una institución que no produce a la altura de una buena televisora estatal? La respuesta es simple: NO.

Y MIENTRAS no se tenga un objetivo de para qué sirve un importante medio televisivo –neurálgico para el gobierno (y ahí está AMLO para recordárselo todos los días por la mañana)–, no tiene caso seguirle metiendo dinero bueno a un proyecto malo.

YA VEREMOS si es que alguien hace algo con la televisión pública de Chiapas.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

 

Escalofríos verdes

Escalofríos verdes

Un filme de acción, persecuciones y golpes bajos, llega a la pantalla grande.

Los cines de todo Chiapas verán la historia de cuatro alegres compadres que no saben andar juntitos.

La película tiene todo tipo de escenarios fantásticos, en especial: una seductora silla donde todos quieren sentarse.

Los efectos especiales están sumamente cuidados aunque hay un ambiente verdoso que, en varios momentos de la peli, se percibe apagadón.

Esto cuarteto de protagonistas fueron extras en el hitazo de taquilla Linterna verde, estreno que en 2012 dejó boquiabierto a más de uno.

Ahora, ya con algunos otros papeles protagónicos, estelarizan una batalla campal memorable sólo en La casa de las dagas voladoras pues vaya que se quieren acuchillar entre ellos.

Escalofríos verdes hará la competencia a La delgada línea roja, donde estos cuatro muchachones tendrán que compartir estelar con un nuevo estrellita, carita e imberbe como ellos.

Esta cinta tiene el estilo del aclamado film Rápido y Furioso, pues vaya que los protagonistas prometen mucha acción, persecuciones y, sobre todo, golpes muy bajos.

Escalofríos verdes