Letras en su Tinta

OCHO de cada 10 camas de hospital en Chiapas están ocupados por enfermos de Covid, según los otros datos que presentó ayer la Secretaría de Salud federal.

LA INFORMACIÓN del científico López-Gatell, que de por sí ya está bastante cuchareada, evidencia al chafirete local pues nuestra tierra jamás debió pasar a semáforo naranja.

APLANAR la curva por decreto, en la etapa de mayor contagio comunitario, deja en la indefensión a población vulnerable (de más de 60 años, en su salud; y sin paga, en su condición económica).

Y TODAVÍA hay otros datos: 

SI LOS LABORATORIOS privados hicieran públicas las pruebas que realizan por Covid19, nos encontraríamos con lamentables sorpresas.

SÓLO un botón de muestra: en la familia de un amigo, de 10 personas que se aplicaron el test, nueve resultaron positivos.

[EL ASPECTO económico pone a más de uno vulnerable, le decía líneas arriba, pues difícilmente habrá muchas personas que dispongan de 5 mil pesos para hacerse una prueba en un laboratorio privado.]

ESTOS OTROS datos, los que está generando un segmento de población que no acude a clínicas u hospitales públicos, deben ser escalofriantes.

EL CONTAGIO por coronavirus está imparable y, si a eso le sumamos la irresponsabilidad del chafirete lengua larga, pos la pandemia está alcanzando el estatus de incontrolable.

QUÉ DIFÍCIL etapa la que vivimos y más lamentable es ver que no hay ningún plan para contener esta terrible pandemia, la peor en 100 años.

 

Rajatablazo

 

ROSY Urbina, la priísta más morena de Tapachula, que sacó el cobre apenas rindió protesta como alcaldesa al promocionarse en los recibos de SMAPA, recibió ayer un rajatablazo del Instituto Nacional Electoral (INE).

LA COMISIÓN de quejas del INE sancionó a unos cuarenta servidores públicos de todo el país por estar haciendo promoción personalizada, especialmente por Covid19, sanción que le tocó a esta alcaldesa que se presume intocable.

EL RAJATABLAZO es ejemplar pues el INE castigó lo mismo a presidentes municipales que regidores o diputados federales (por Chiapas, pasaron a traer a los diputados federales José Luis Elorza y Miguel Prado).

Y OTRA tapachulteca también llevó su jalón de orejas público por parte del INE: Mónica Escobar, una regidora muy estridente que se da constantes baños de pureza pero a quien su ego también la traicionó.

LA EXHIBIDA nacional que el INE le pone a todos estos compas, empezando por Rosa Urbina, define a todos estos personajes como gandayitas que quieren tomar ventaja en la elección del 2021.

LA TAL ROSY, cuyo padrinote se presume mero cunca de Palacio, quiere evidentemente reelegirse y por eso, apenitas entrando, empezó con las mañosadas como la de fotografiarse en los recibos de agua.

[POR CIERTO, la primicia se la di aquí, en Tinta Fresca, exhibiendo su mañosa intentona de brillar públicamente; enseguida, el Instituto de Elecciones que lleva Oswaldo Chacón tomó el caso y abrió un expediente.]

LO BUENO es que el INE está que arde en eso de quemar a los suspirantes inconfesos y, por lo que se ve, no va a dejar a ninguno vivito pese a que los morenos están siendo más cochis que cuando pertenecían al perderé.

CON ESTE rajatablazo, más le vale a Rosy Urbina andarse con cuidado en eso de las “ocurrencias” que tiene, pues el poderoso influyente que la cobija no estará de su lado para siempre.


CACHIVACHES: “SI QUIERES una mano que te ayude, la encontrarás al final de tu brazo”. Lo dice la vox populi… Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

El Cantinflas del sur

El Cantinflas del sur

La historia de un chatito del sur que así como dice una cosa dice otra, porque oiga asté, qué barbaridad, ya da lo mismo ser rojo que verde, ahí está el detalle, joven.

Un estreno que todos en Chiapas esperaban, narra la vida de un costeñito bueno y capaz (bueno para nada y capaz de todo).

Usted lo recordará por sus primeras películas en El Extra y El Analfabeto, aunque ahora está en las marquesinas por su papel en Su Excelencia.

Este chapito ya hace casting para ser el protagonista de Si yo fuera diputado, aunque algunos más bien lo ven en los carteles de la película ¡A volar, joven!

El mítico personaje es encarnado por un actor segundón que, a lo mucho, habría llegado a ser patiño pero se enfundó en una gabardina verde y, pongosh, se fue al estrellato.

El Cantinflas del sur