Letras en su Tinta

Apagafuegos

 

SIN NINGUNA experiencia administrativa, Zoé Robledo entró de bomberito (apagafuegos) en el IMSS.

EL PRIMER damnificado del gabinete (que tuvo una estruendosa renuncia, Germán Martínez), le da la oportunidad a un chiapaneco de gozar de buena salud política.

QUIENES se dedicaron a golpearlo políticamente acá, seguramente tragaron saliva ante el empoderamiento (involuntario) que ahora toma.

EL DESAFÍO de Zoé no es poco: toma el mando de un Instituto moribundo financieramente y con el reto de dar un servicio de salud de primera.

POLÍTICAMENTE, es la oportunidad de llevar a la acción todos sus choros mareadores que siempre ha pregonado.

SE ENCARTA poderosamente a una sucesión tremendamente adelantada, como no habíamos visto en muchos sexenios.

SU VULNERABILIDAD, sin embargo, es lo que le da ventaja: es demasiado pronto para capitalizar el IMSS como espacio político por el riesgo (muy alto) de que fracase.

NO BASTARÁ patear la latita, llevársela tranquis, pues el IMSS tiene tremendos retos, como el tema de las jubilaciones, por mencionar el más apremiante y que implica un tremendo sacrificio presupuestal.

YA DEMOSTRARÁ de qué está hecho ese compa gestado en el sabinismo/alborismo, cuando recibió, por recomendación de su apá Eduardo Robledo, su primera oportunidad política como comentarista en Canal 10.

FUE EN 2009, hace apenas 10 años, cuando su padrino Juan Sabines Guerrero lo metió con calzador para ser Diputado local por la tierra “natal” de su apellido, Motozintla.

DESPUÉS, impulsado también por su otro padrino y amigo, Roberto Albores Gleason, fue catapultado al Senado en 2012, tronando a huestes perredistas con amplia trayectoria como la del ahora gobernador.

YA VEREMOS de qué está hecho el compa Zoé, a quien ojalá la humildad lo invada

 

SPAUNACH

 

EL SPAUNACH, uno de los sindicatos más sólidos de Chiapas, avanza inquietantemente a una espiral de conflictos que podría durar muchos años.

AL QUEDAR fuera dos planillas, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje determinó el pasado lunes declarar una “suspensión” del proceso interno que vive el sindicato de profesores de la UNACH.

POR SEPARADO, dos de las planillas que quedaron fuera, la de los profesores Héctor de León y Juliana Matus, acusaron anomalías y falta de parcialidad, por lo que interpusieron directamente un recurso de revisión ante la JLCA.

LA MISMA JLCA ya emplazó al SPAUNACH que lleva Indra Toledo para el próximo 31 de mayo, para que explique su proceso electoral interno y, de ser posible, llegue a un acuerdo conciliatorio con los quejosos.

OJALÁ que impere el acuerdo, se logren registrar las otras dos planillas, cubriendo los requisitos que les faltaban, si es el caso, para entonces verse en las urnas y que sean los votos de los docentes quienes decidan qué profesor quieren que los represente en el Sindicato de Profesores.

EL RIESGO que existe es que las posturas se vuelvan más radicales y pase lo que actualmente le sucede al Sindicato de Burócratas, el cual vive acéfalo y con un pleito interno, sin dirigente, que lleva casi 8 años.

SERÍA DESEABLE que Ariosto de los Santos y Mario José Gutiérrez, de las planillas azul y blanca, respectivamente, expresaran públicamente que no tienen reparo en enfrentarse con cualquier otra planilla.

POR SU PARTE, Héctor y Juliana, de las planillas “Guinda” y “Democrática Magenta”, respectivamente, le apostaran a ganar con votos entre docentes, en vez de litigios que no le hacen bien a nadie en el Sindicato de Profes de la UNACH.

AUNQUE lo más importante ahora, para Ariosto, Mario, Héctor y Juliana, es pensar en los universitarios, en lo dañino que sería para ellos, estando en clases, vivir un movidito proceso electoral sindical.

INCLUSO, al mismo rector Carlos Nandayapa le conviene un proceso tranquilo, y que llegue pronto a su fin, para no tener una universidad convulsa e inquietante cuya efusividad pudiera desbordar pasiones y provocarle ingobernabilidad.

YA VEREMOS, dijo el choroco.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

Enfado peligroso

Botica
01/Junio/2016

» Desde irritación leve hasta vejez prematura

Enfado peligroso
AFECTACIONES. Cuando te enojas, se tensan músculos y articulaciones, se altera la actividad cerebral y el equilibrio en sistemas nervioso, hormonal y cardiovascular. FOTO: BBC.COM
Por: REDACCIÓN
@tinta_fresca

El enojo, una respuesta emocional dañina para la salud.

Si te pasas de la raya, lo gruñón te volverá más viejo.

El enojo es un sistema de alarma que activa el mecanismo de pelea, con una aceleración del sentido de alerta para afrontar la situación que se percibe como peligrosa.

De esta manera libera adrenalina y cortisol, lo que produce una descarga eléctrica en el cuerpo, al acelerar los latidos del corazón y volver más agitada la respiración.

Así, esta reacción agudiza los sentidos para tener la energía suficiente a actuar de inmediato, pero con graves consecuencias a corto y largo plazo.

 

Daños furiosos

Un disgusto para el bienestar.

Vivir enojado eleva hasta tres mil veces los riesgos a la salud, al elevarse la producción de micro enfermadores subcelulares, acelerando el proceso de envejecimiento.

Además aumenta la secreción de ácido en el estómago, lo que provoca dolor, gastritis, reflujo, náuseas y estreñimiento, con un aumento en el riesgo de la formación de úlceras.

Por su parte, la tensión muscular crónica genera dolor, incomodidad y produce migrañas e insomnio, lo que causa fatiga crónica.

La ira afecta también el funcionamiento de la tiroides y perturba la relación que se tiene con los demás al generarse relaciones conflictivas y problemas en todos los ámbitos.

 

Tranquis, tranquis

La solución está en cada persona: llévatela leve.

Tomar las cosas con calma es la mejor manera para evitar dolores, patologías y enfermedades; la actitud positiva y el autocontrol son la mejor medicina para un cuerpo con dolor.

Un cambio de hábitos que incluya risas frecuentes, ejercicio y distractores que potencien la imaginación, permitirán un manejo más adecuado de diversas situaciones para prolongar la existencia de micro rejuvenecedores, porque si te pasas de la raya, lo gruñón te volverá más viejo. (FUENTES: EFE/NOTIMEX)

Enfado peligroso