Letras en su Tinta

A mi negrita linda, Carmen Caloca, a quien siempre celebraré por su cumple, incluso en su ausencia



Espejo

 

NINGÚN chilango que se precie podremos olvidar a nuestro folclórico Armando Ramírez, quien en vida reflejó la estampa alburera y urbana de la Ciudad de México.

ARMANDO fue como nuestro espejo, el orgullo de saberse chingón con la palabra, empático con el barrio; en fin, ser poeta y en el aire las compongo.

EL DOBLE sentido está en nuestro ADN, y ponerse trucha también, porque siempre habrá uno más cabrón que bonito que te quiera dar baje con tu piel, tu cartera o te quiera ver la cara de paisano.

EL MEJOR homenaje a don Armando, periodista, novelista y cronista, es darle un buen revire a un albur soterrado y mandar tres cuadras adelante de donde ya saben a aquel que se quiera pasar de vivo.

DESCANSE en paz ese negro, siéntese para honrar su memoria. 

 

Estátequieto

 

AYER, el góber Ruti apaciguó a los calientes: “Apenas está empezando el gobierno y ya quieren ser alcaldes, diputados, senadores y hasta gobernadores. ¡Y no están dando resultados!”

ENSEGUIDA, completó que hacer proselitismo, a tan tempranas horas políticas, “es perder el tiempo” pues “la mejor política es procurar el bien común y solidarizarse con quienes menos tienen”.

LA ADVERTENCIA del gobernador Rutilio Escandón a los adelantados habrá que tomarla muy en serio pues parece dirigirse más hacia dentro que hacia fuera.

Y ES QUE el inquilino de Palacio ha sido insistente, en sus reuniones de gabinete, que si quieren hacer política y cuidar su imagen, están perdiendo el tiempo en el gobierno y deben salirse de él.

[LOS (DES)TAPADOS en Morena son otro cantar, de quienes también ya me ocuparé, pues ora resulta que cualquier golondrina quiere hacer verano, por más pequeña que sea pues la arrogancia y soberbia les da “grandeza”.]

RUTI es un hombre extremadamente cuidadoso y parece que algunos, especialmente uno del que luego le daré detalles, no están entendiendo la mística de ser gobierno sin más pretensión que resolver los problemas diarios de un Chiapas siempre convulso.

LO BUENO es que, aclarando paradas, los aludidos ya no se podrán llamar a engaño y, si les cae la ley para sancionarlos por andar de calientes, tendrán que aguantarse.

SIN DUDA, un oportuno estátequieto del góber.

 

Alito tour

 

HOY, los polvos priístas se alborotarán un poco por la presencia del priísta Alejandro Alito Moreno.

AÚN en la resaca del peor desastre electoral que hayan vivido, los tricolores lanzarán sus vivas triunfalistas de que recuperarán la Presidencia y bla, bla, bla.

LO CIERTO es que el campechano personaje se tomará todas las selfies que pueda para apapachar a toditos los descalabrados priístas.

EL ALITO Tour es la crónica de un “triunfo” anunciado pues otra vez se simula un dizque proceso interno cuyos dados están más que cargados, con la bendición de un solo dedo.

TAN TODITOS lo saben que ahí están los alboristas de primera línea, como Alfredo Araujo, su “coordinador estatal”, otrora archirrivales de esa línea política pragmática (por su cercanía con MORENA) comandado por el descalabrado Roberto Albores Gleason.

EN CONCLUSIÓN, lo que veremos entre hoy y mañana es puritito show, sólo para consumo propio.


CACHIVACHES: ALGUIEN le diga a Marcelo Toledo que sus compañeros diputados le dicen el invisible, por aquello de que nadie lo pueden ver, de tanto y tanto que les quita (primero de dieta y luego en asesores); a ver si le alcanza para hacer las alianzas que necesitará en un futuro inmediato pues él goza de todas las canonjías que puede… Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

Franki moderno

Botica: Trasplante de cabeza, una operación que costaría 10 millones de dólares
16/Octubre/2016
Franki moderno
Icono FotoArte Digital: Salvador Vázquez
Por: STAFF
@tinta_fresca

Rusia podría ver “nacer” al Frankenstein verdadero.

La ciencia ficción quedará atrás si es posible realizar, por primera vez en la historia de la ciencia médica, un trasplante de cabeza, cirugía que podría alcanzar un costo de 10 millones de dólares.

Ahora no se trata de un cuento de terror sino de una maravilla científica a ser realizada por un neurocirujano italiano, Sergio Canavero, autodenominado Doctor Frankenstein.

Tinta Fresca lo lleva de la mano para conocer este osado proyecto cuyo candidato número 1 en la lista es un ingeniero ruso, Valerie Spiridinov, de 32 años, quien desde niño ha padecido atrofia muscular en todo su cuerpo.

 

Conejillo de indias

La amputación de la extremidad superior tuvo sus resultados exitosos en monos, cuando en la década de los 70’s, un cirujano estadounidense, Robert White, realizó tal hazaña.

A la muerte de ese médico, su discípulo, el italiano Sergio Canavero, siguió con esa investigación tan polémica y en 2013 hizo pública su intención de realizar un trasplante de cabeza en humanos.

Fue entonces cuando el ruso contactó al Doctor Frankenstein y aceptó ser el conejillo de indias de esa osadía científica pues lo único que quiere preservar, como ingeniero desarrollador de software para computadoras, es su cerebro.

Quien padece atrofia muscular en todo el cuerpo, lo cual lo mantiene postrado desde niño en una silla de ruedas, admitió ser la “cara humana” del polémico proyecto.

Si su cabeza se acopla al nuevo cuerpo, soporta las 36 horas de cirugía, un mes en estado de coma y un año de fisioterapia, “quiero hacerle el amor de forma apasionada a mi novia, montarme en una moto deportiva y andar por carreteras que bordeen el mar… Tener hijos, tener una vida normal”.

 

Media hora vital

Unir la cabeza de una persona con el cuerpo de otro requiere un ejército de médicos internacionales al mando del Doctor Frankenstein, quienes tienen apenas media hora para conectar todos los tejidos amputados.

Primero, se debe encontrar un cuerpo con daño cerebral irreversible y que sea compatible al del ruso Valerie Spiridinov; enseguida, la operación deberá hacerse con los cuerpos sentados.

A partir de la amputación de ambos órganos, la cabeza de Valerie y el cuerpo del donante, se tiene apenas media hora para unir todos los tejidos e inocular fluidos para “conectar” a Valerie.

La cirugía durará un aproximado de 36 horas, el paciente estará durante un mes en coma y, al salir de ella, un año más de fisioterapia para que su cuerpo reaccione a las señales de su cerebro.

Una hazaña científica que, de lograrse, podría ver nacer al Frankenstein verdadero en pleno siglo 21.

Franki moderno