Letras en su Tinta

NI EL ECLIPSE impedirá el arranque del ciclo escolar 2017-2018, previsto para mañana en todo Chiapas.

LA VOLUNTAD de los profes por tener clases sin contratiempo alguno pudo más que un fenómeno natural.

LA CHAMBOTA de que no se cayera en un impasse y los radicales dinamitaran el derecho a la educación de nuestr@s pichit@s, fue muy bien llevada por el negociador de siempre, el siempre leal Roberto Rubio.

AYER, ante las versiones sicóticas de que no habría clases por el eclipse parcial de sol, el mismísimo secre Roberto Domínguez Castellanos aclaró que el inicio de clases era y es un hecho.

AGRADECIÓ el espíritu y compromiso de la maestrada por arrancar el ciclo escolar y aclaró que se mantiene un “diálogo permanente” con los profes.

LA VERDAD, esta noticia de diez, de que sí se arranquen clases, no tiene por qué verse opacada por rumores y chismes de teléfono celular.

NUESTR@S PICHIT@S no merecen la frivolidad de un mensaje que sea mero pretexto para golpear a los maestros sin fundamento alguno.

UNA PALOMITA a tod@s l@s profes que arrancan hoy sus clases…

 

Pacto

 

POR MUY BUEN camino transita un pacto verdirojo.

TUCANES y tricolores, al fin, empezaron a cerrar filas en torno a esta alianza sexenal aún ganadora.

POR EL LADO de los Verdes, Eduardo Ramírez, Fernando Castellanos y Luis Armando Melgar; por los Rojos, Rocko Albores, José Antonio Aguilar Bodegas y Willy Ochoa.

EN ESA primera sentada, se asumió el compromiso de entrarle a una elección interna Verde-PRI, en una especie de “primera vuelta” que incluso tenga como árbitro al mismísimo Instituto Nacional Electoral (INE).

EN LA MISMA mesa, dejando atrás diferencias, los suspirantes analizaron el escenario político que viene y cómo enfrentar los desafíos que presentará hacer posible la alianza Verde-PRI en las boletas.

EL DIAGNÓSTICO fue realista y asumieron que no está ni estará nada fácil para ningún partido ni suspirante.

INCLUSO, admitieron que otras membresías políticas explotan el estridente discurso pues gusta mucho al ciudadano promedio que no sabe ni quiere saber de partidos de antaño.

LA FOTO del recuerdo entre verdes y rojos –que aquí le publico en exclusiva– tuvo harta jiribilla pues del lado izquierdo aparecen los otrora irreconciliables Fernando Castellanos y Willy Ochoa, en tanto que de lado derecho, muy bien abrazado LAM con Rocko y éste a su vez con ERA.

YA VEREMOS si verdes y rojos logran lo que hasta hace unos días se antojaba “misión imposible”: sacar a un candidato único, respaldado por todos, sin pataleo ni nada, para cerrar filas y lograr el brinco sexenal.

CHAN, chan, chan…

 

Leyendas

 

CON BITÁCORAS de obra en la mano, el secre Jorge Betancourt le entró a desmentir leyendas de un jovenazo que hizo su bulla en redes.

EL TITULAR de Obras Públicas desmintió una a una las mentirijillas que, con clara intención política, ha publicado el moreno Guillermo Santiago.

MEMITO incluso pagó en redes sociales los variados posts que subió “exigiendo” esclarecimiento de obras que puso bajo sospecha.

AUNQUE se demoró un poco en hablar públicamente, Beta finalmente salió al quite y aclaró el estatus de cada una de las obras cuestionadas.

EL SABOR de boca que dejó es que este muchacho de reciente incursión le sobra lengua o le falta sensatez.

HAIGA sido como haiga sido, es claro que Memito tuvo la intención de capitalizar su placeada en redes para su natal SanCris, de donde es oriundo y donde su partido, Morena, quedó en segundo lugar en el 2015.

EN FIN, las leyendas de Memito y sus “valientes” “denuncias” ya fueron tumbadas, con documentos en mano, por el aludido Jorge Betancourt, éste mandamás de la SOPYC.

 

Zopilotada

 

ES REPUGNANTE leer a compas disfrazados ahora de críticos pero que ayer fueron beneficiarios directos de la chuleta presupuestal.

ESTOS zopilotes modernos, carroñeros sexenales, no esperan a que muera aún el gobierno en turno para ya montarse en el próximo.

LO PIOR es que les funciona parecer combativos, sin guardar el más mínimo agradecimiento por el hueso que les dieron en el actual no sólo a ellos sino a todita su parentela que (man)tienen incrustada en diferentes dependencias.

VAYA cinismo el de estos anodinos personajes, uno de ellos que mutó exprés a ‘ecologista’ y quien debería estar más (pre)ocupado por su caliente expediente que ante la Contraloría General que lleva el colmilludo Humberto Blanco Pedrero tiene documentada toditas las pillerías que cometió.

NI MODOS, ya inició la temporada de zopilotes


CACHIVACHES: VAYA spot que se aventó el compa Emilio Salazar Farías, con un fresco discurso, ‘llegador’ al corazón del respetable; si no me cree, juzgue usted: “NO TODOS podemos decir que Chiapas es nuestro pasado y nuestro presente, ¡yo sí puedo! Pero todos podemos decir que Chiapas es nuestro futuro, y sobre todo, (que) Chiapas somos todos”… AL ‘CÓDIGO del vaquero’ que el alcalde comiteco Mario Fox mandó pintar en los mismísimos pasillos del Palacio Municipal cositía nomás le faltó la foto del susodicho en su cuaco preferido; sin duda, una ofensa para el cositía promedio que revela al priísta como lo que se asume: un caporal de rancho en vez de un franco servidor público… UN COLETAZO amaneció ayer millonetas pues el premio mayor del zodiaco, un juego de la Lotería Nacional, cayó en San Cristóbal de las Casas, cuya serie completita, de signo Aries, compró un suertudote que, desde ayer, le cambiará la vida. Enhorabuena...

Franki moderno

Botica: Trasplante de cabeza, una operación que costaría 10 millones de dólares
16/Octubre/2016
Franki moderno
Icono FotoArte Digital: Salvador Vázquez
Por: STAFF
@tinta_fresca

Rusia podría ver “nacer” al Frankenstein verdadero.

La ciencia ficción quedará atrás si es posible realizar, por primera vez en la historia de la ciencia médica, un trasplante de cabeza, cirugía que podría alcanzar un costo de 10 millones de dólares.

Ahora no se trata de un cuento de terror sino de una maravilla científica a ser realizada por un neurocirujano italiano, Sergio Canavero, autodenominado Doctor Frankenstein.

Tinta Fresca lo lleva de la mano para conocer este osado proyecto cuyo candidato número 1 en la lista es un ingeniero ruso, Valerie Spiridinov, de 32 años, quien desde niño ha padecido atrofia muscular en todo su cuerpo.

 

Conejillo de indias

La amputación de la extremidad superior tuvo sus resultados exitosos en monos, cuando en la década de los 70’s, un cirujano estadounidense, Robert White, realizó tal hazaña.

A la muerte de ese médico, su discípulo, el italiano Sergio Canavero, siguió con esa investigación tan polémica y en 2013 hizo pública su intención de realizar un trasplante de cabeza en humanos.

Fue entonces cuando el ruso contactó al Doctor Frankenstein y aceptó ser el conejillo de indias de esa osadía científica pues lo único que quiere preservar, como ingeniero desarrollador de software para computadoras, es su cerebro.

Quien padece atrofia muscular en todo el cuerpo, lo cual lo mantiene postrado desde niño en una silla de ruedas, admitió ser la “cara humana” del polémico proyecto.

Si su cabeza se acopla al nuevo cuerpo, soporta las 36 horas de cirugía, un mes en estado de coma y un año de fisioterapia, “quiero hacerle el amor de forma apasionada a mi novia, montarme en una moto deportiva y andar por carreteras que bordeen el mar… Tener hijos, tener una vida normal”.

 

Media hora vital

Unir la cabeza de una persona con el cuerpo de otro requiere un ejército de médicos internacionales al mando del Doctor Frankenstein, quienes tienen apenas media hora para conectar todos los tejidos amputados.

Primero, se debe encontrar un cuerpo con daño cerebral irreversible y que sea compatible al del ruso Valerie Spiridinov; enseguida, la operación deberá hacerse con los cuerpos sentados.

A partir de la amputación de ambos órganos, la cabeza de Valerie y el cuerpo del donante, se tiene apenas media hora para unir todos los tejidos e inocular fluidos para “conectar” a Valerie.

La cirugía durará un aproximado de 36 horas, el paciente estará durante un mes en coma y, al salir de ella, un año más de fisioterapia para que su cuerpo reaccione a las señales de su cerebro.

Una hazaña científica que, de lograrse, podría ver nacer al Frankenstein verdadero en pleno siglo 21.

Franki moderno