Letras en su Tinta

EL CHIAPANECO Luis Armando Melgar trabaja en el grupo compacto del suspirante presidencial José Antonio Meade.

OSÉASE que si algún iluso ve a LAM un tanto distante, pierde de vista que el tapachulteco está en el mismísimo war room de Pepe Toño.

EL 2018 no escapará a la figura de Luis Armando, quien es uno de los operadores más cercanos y de mayor confianza para el desafío político que le viene al todavía secre de Hacienda.

ASÍ QUE el de las siglas LAM dará muuuucho de qué hablar…

 

Aplausómetro

 

MÁS DE UNO quedó con la carraca caída –y la muina contenida– al ver que, en un evento con jefas de familia, el aplausómetro se lo llevó Fernando Castellanos.

A DOS AÑOS de su gestión, cuando ya va de salida y cualquiera pensaría que estaría a la baja, la sorpresa es que mostró buena salud política.

Y ESO que, en una especie de pasarela amiga, se midió con otro de casa, a quien se le impuso con las palmas del mujeraje.

A FERNANDO le han llovido enemigos, y vaya que los (man)tiene, pues su estilo de hacer política, tan protagónica, hace que no muy lo traguen.

LA TIERRA que le echan –a veces, especialmente por parte del fuego amigo– lo ha obligado a reinventarse sin estar exento de tropiezos.

[EL VOTO de castigo que en 2015 le tocó sortear –por poco no lo logra– no debe perderlo de vista por si le da un ataque de triunfalismo prematuro pues con el temperamento de la tuxtlecada nunca se sabe.]

SER ALCALDE de Tuxtla depara a cualquiera catapulta o defunción política, así que ya veremos qué futuro inmediato le espera a Fernando Castellanos, aunque para su fortuna el aplausómetro, por ahora, está de su lado.

 

Unis

 

LA CONCIENCIA crítica de la sociedad, como llamó a la Universidad el maestro José Vasconcelos, está en riesgo.

Y ES QUE algunas universidades del país están “en quiebra técnica”, según se reveló en un encuentro que sostuvieron rectores ante la SEP.

MORELOS, Nayarit, Estado de México, Morelos y Tabasco, son algunas de las entidades cuyas universidades ya no pueden con su nómina, mucho menos que paguen impuestos, ya no digamos infraestructura o algo más.

RESPIRA uno tranquilo cuando uno lee que ni la UNACH ni la UNICACH ni ninguna otra institución de educación superior de acá del rancho amado esté incluida en esa lista negra.

OJALÁ que nuestros diputados volteen a nuestras universidades que tanta falta nos hacen en forjar mejores mexicanos.

POR LO PRONTO, el chiapaneco Jaime Valls, quien aglutina a toditas las universidades del país, de kilométrico nombre –ANUIES–, llamó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a no recortar presupuesto y, si se puede, aumentarlo.

HAGAMOS changuitos para que los recortes y la austeridad no pasen lista de presente en nuestras universidades.


CACHIVACHES: EL NENUCO cada vez hace más berrinches… BUENAS palmas se ha llevado, incluso de sus malquerientes, el diputado Willy Ochoa, al encabezar los trabajos en el Congreso y la dedicación política en la Comisión Especial para la Reconstrucción en Chiapas… EL COMPA Marco Cancino recoge testimonios de que sus paisanos lo quieren ver de nuevo, en 2018, encabezando la planilla municipal en Coletolandia quesque porque no tiene rival a la vista… LOS CAFETALEROS de la familia Orantes Costanzo hilaron esta semana dos fechas ganadoras; ojalá se mantengan así pues los otrora míticos Guerreros son de las verdaderas esperanzas futboleras que tiene la chiapanecada… ¿NOMBRE del compita que, bajo el cobijo de influyente suspirante, le dio por montar un teatrito en CMIC y tirarle lodo a uno de casa sexenal? ¿Será que el padrino del golpeador, de muy conocidas siglas, se desmarcará de la línea o bendición que a él le atribuyen? Chan, chan, chaaannn… SE CUMPLIRÁ con la reconstrucción en Chiapas en todas las escuelas dañadas por el terremoto del 7-S, priorizando la seguridad de pichit@s y profesor@s, adelantó Juan Carlos Gómez Aranda en reunión con el secre del ramo, Roberto Domínguez y el titular del INIFECH, Eduardo Zenteno

Franki moderno

Botica: Trasplante de cabeza, una operación que costaría 10 millones de dólares
16/Octubre/2016
Franki moderno
Icono FotoArte Digital: Salvador Vázquez
Por: STAFF
@tinta_fresca

Rusia podría ver “nacer” al Frankenstein verdadero.

La ciencia ficción quedará atrás si es posible realizar, por primera vez en la historia de la ciencia médica, un trasplante de cabeza, cirugía que podría alcanzar un costo de 10 millones de dólares.

Ahora no se trata de un cuento de terror sino de una maravilla científica a ser realizada por un neurocirujano italiano, Sergio Canavero, autodenominado Doctor Frankenstein.

Tinta Fresca lo lleva de la mano para conocer este osado proyecto cuyo candidato número 1 en la lista es un ingeniero ruso, Valerie Spiridinov, de 32 años, quien desde niño ha padecido atrofia muscular en todo su cuerpo.

 

Conejillo de indias

La amputación de la extremidad superior tuvo sus resultados exitosos en monos, cuando en la década de los 70’s, un cirujano estadounidense, Robert White, realizó tal hazaña.

A la muerte de ese médico, su discípulo, el italiano Sergio Canavero, siguió con esa investigación tan polémica y en 2013 hizo pública su intención de realizar un trasplante de cabeza en humanos.

Fue entonces cuando el ruso contactó al Doctor Frankenstein y aceptó ser el conejillo de indias de esa osadía científica pues lo único que quiere preservar, como ingeniero desarrollador de software para computadoras, es su cerebro.

Quien padece atrofia muscular en todo el cuerpo, lo cual lo mantiene postrado desde niño en una silla de ruedas, admitió ser la “cara humana” del polémico proyecto.

Si su cabeza se acopla al nuevo cuerpo, soporta las 36 horas de cirugía, un mes en estado de coma y un año de fisioterapia, “quiero hacerle el amor de forma apasionada a mi novia, montarme en una moto deportiva y andar por carreteras que bordeen el mar… Tener hijos, tener una vida normal”.

 

Media hora vital

Unir la cabeza de una persona con el cuerpo de otro requiere un ejército de médicos internacionales al mando del Doctor Frankenstein, quienes tienen apenas media hora para conectar todos los tejidos amputados.

Primero, se debe encontrar un cuerpo con daño cerebral irreversible y que sea compatible al del ruso Valerie Spiridinov; enseguida, la operación deberá hacerse con los cuerpos sentados.

A partir de la amputación de ambos órganos, la cabeza de Valerie y el cuerpo del donante, se tiene apenas media hora para unir todos los tejidos e inocular fluidos para “conectar” a Valerie.

La cirugía durará un aproximado de 36 horas, el paciente estará durante un mes en coma y, al salir de ella, un año más de fisioterapia para que su cuerpo reaccione a las señales de su cerebro.

Una hazaña científica que, de lograrse, podría ver nacer al Frankenstein verdadero en pleno siglo 21.

Franki moderno