Letras en su Tinta

Apagafuegos

 

SIN NINGUNA experiencia administrativa, Zoé Robledo entró de bomberito (apagafuegos) en el IMSS.

EL PRIMER damnificado del gabinete (que tuvo una estruendosa renuncia, Germán Martínez), le da la oportunidad a un chiapaneco de gozar de buena salud política.

QUIENES se dedicaron a golpearlo políticamente acá, seguramente tragaron saliva ante el empoderamiento (involuntario) que ahora toma.

EL DESAFÍO de Zoé no es poco: toma el mando de un Instituto moribundo financieramente y con el reto de dar un servicio de salud de primera.

POLÍTICAMENTE, es la oportunidad de llevar a la acción todos sus choros mareadores que siempre ha pregonado.

SE ENCARTA poderosamente a una sucesión tremendamente adelantada, como no habíamos visto en muchos sexenios.

SU VULNERABILIDAD, sin embargo, es lo que le da ventaja: es demasiado pronto para capitalizar el IMSS como espacio político por el riesgo (muy alto) de que fracase.

NO BASTARÁ patear la latita, llevársela tranquis, pues el IMSS tiene tremendos retos, como el tema de las jubilaciones, por mencionar el más apremiante y que implica un tremendo sacrificio presupuestal.

YA DEMOSTRARÁ de qué está hecho ese compa gestado en el sabinismo/alborismo, cuando recibió, por recomendación de su apá Eduardo Robledo, su primera oportunidad política como comentarista en Canal 10.

FUE EN 2009, hace apenas 10 años, cuando su padrino Juan Sabines Guerrero lo metió con calzador para ser Diputado local por la tierra “natal” de su apellido, Motozintla.

DESPUÉS, impulsado también por su otro padrino y amigo, Roberto Albores Gleason, fue catapultado al Senado en 2012, tronando a huestes perredistas con amplia trayectoria como la del ahora gobernador.

YA VEREMOS de qué está hecho el compa Zoé, a quien ojalá la humildad lo invada

 

SPAUNACH

 

EL SPAUNACH, uno de los sindicatos más sólidos de Chiapas, avanza inquietantemente a una espiral de conflictos que podría durar muchos años.

AL QUEDAR fuera dos planillas, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje determinó el pasado lunes declarar una “suspensión” del proceso interno que vive el sindicato de profesores de la UNACH.

POR SEPARADO, dos de las planillas que quedaron fuera, la de los profesores Héctor de León y Juliana Matus, acusaron anomalías y falta de parcialidad, por lo que interpusieron directamente un recurso de revisión ante la JLCA.

LA MISMA JLCA ya emplazó al SPAUNACH que lleva Indra Toledo para el próximo 31 de mayo, para que explique su proceso electoral interno y, de ser posible, llegue a un acuerdo conciliatorio con los quejosos.

OJALÁ que impere el acuerdo, se logren registrar las otras dos planillas, cubriendo los requisitos que les faltaban, si es el caso, para entonces verse en las urnas y que sean los votos de los docentes quienes decidan qué profesor quieren que los represente en el Sindicato de Profesores.

EL RIESGO que existe es que las posturas se vuelvan más radicales y pase lo que actualmente le sucede al Sindicato de Burócratas, el cual vive acéfalo y con un pleito interno, sin dirigente, que lleva casi 8 años.

SERÍA DESEABLE que Ariosto de los Santos y Mario José Gutiérrez, de las planillas azul y blanca, respectivamente, expresaran públicamente que no tienen reparo en enfrentarse con cualquier otra planilla.

POR SU PARTE, Héctor y Juliana, de las planillas “Guinda” y “Democrática Magenta”, respectivamente, le apostaran a ganar con votos entre docentes, en vez de litigios que no le hacen bien a nadie en el Sindicato de Profes de la UNACH.

AUNQUE lo más importante ahora, para Ariosto, Mario, Héctor y Juliana, es pensar en los universitarios, en lo dañino que sería para ellos, estando en clases, vivir un movidito proceso electoral sindical.

INCLUSO, al mismo rector Carlos Nandayapa le conviene un proceso tranquilo, y que llegue pronto a su fin, para no tener una universidad convulsa e inquietante cuya efusividad pudiera desbordar pasiones y provocarle ingobernabilidad.

YA VEREMOS, dijo el choroco.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

Termina la era Obama: Gudbai al jefe


01/Diciembre/2016

» Barack Obama deportó a casi tres millones de personas

Termina la era Obama: Gudbai al jefe
LEGADO. Barack Obama deja una cifra récord anti inmigrantes, lo que lo convierte en el presidente que más personas ha expulsado de Estados Unidos. FOTOS: BBC
Por: REDACCIÓN
@tinta_fresca

El premio nobel de la paz que acabó con el sueño americano.

Barack Hussein Obama II pasará a la historia como uno de los presidentes más queridos en Estados Unidos.

Evitó el armamento nuclear en Irán, retomó la relación con Cuba después de 50 años y se le otorgó el Nobel de la Paz, pero también deportó a casi tres millones de personas por ser indocumentadas.

Detrás de su retórica humanista, durante los ocho años de su gestión se le considera el ‘campeón de las deportaciones’, las cuales superan a las que plantea el presidente electo, Donald Trump.

 

Cifras alarmantes

Obama fue la gran esperanza de los latinos porque les prometió realizar una reforma migratoria.

Sin embargo, de acuerdo con el Departamento de Seguridad Nacional y el Instituto de Inmigración y Aduanas, hasta julio de 2016, dos millones 858 mil personas fueron deportadas por no tener una residencia legal en el país gabacho.

Tan solo en su primer año como presidente expulsó a 391 mil 438 migrantes ilegales, por ello, las comunidades latinas de Estados Unidos lo denominaron ‘El Deportador en Jefe’, término que le adjudicó la presidente del Consejo Nacional de la Raza.

Tras su reelección, Obama planteó evitar la deportación de cinco millones de indocumentados: padres de ciudadanos y residentes permanentes; pero la iniciativa se frenó en los tribunales de justicia.

Los latinoamericanos son los más perjudicados ante la política de deportar a ilegales, encabezados por aztecas, guatemaltecos, hondureños y salvadoreños.

 

¿Qué viene para Obama?

A partir del 20 de enero de 2017, Donald Trump ocupará el cargo. Su discurso en días recientes menciona que expulsará de Estados Unidos a los ilegales con antecedentes criminales, “unos dos o tres millones de individuos”, señaló.

La cifra es similar a la acción ejercida por Obama, salvo que ‘agarraba parejo’ al deportar a indocumentados.

Aunque oficialmente no ha revelado sus planes, el todavía mandatario estadounidense contará con recursos para emprender sus proyectos, gracias a su pensión garantizada de 200 mil dólares al año, además de tener asignados elementos del servicio secreto para su seguridad.

Así, continuará su caminar el premio nobel de la paz que acabó con el sueño americano. (FUENTE: ELFINANCIERO/BBC)

Termina la era Obama: Gudbai al jefe