Letras en su Tinta

A compa Mario Gómez, víctima de la cobarde irracionalidad, en su memoria…



Sinvergüenzas

 

LARGA es la lista de compitas que han de andar sintiendo escalofríos, y algunos hasta rezando, tras las declaraciones del góber electo, Rutilio Escandón.

“NO HABRÁ sinvergüenzas en Chiapas… Ya basta de corrupción, de moches, de complicidades y de negocios ilícitos, esto se va a terminar”, soltó en reunión con el alcalde electo de Tuxtla, Carlos Morales.

[LOS FUTUROS mandamases mandaron una excelente señal política al unir fuerzas por la capirucha, a la cual tanta falta le hacen proyectos y gestiones entre los gobiernos estatal y municipal.]

LUEGO, sentado con sus compas morenos, también electos como él, Ruti advirtió/amenazó que nadie en su gobierno escapará a la ley si comete un delito, empezando por su familia.

OSÉASE que la línea es clara y aquellos ilusos que creían tener cabida en el futuro sexenio de Ruti, será mejor que agarren sus sueños (guajiros) y los dejen reposando en su almohada.

NI DUDA cabe que la nueva historia que se escribirá a partir del próximo 8 de diciembre dará mucho de qué hablar.

 

Emergente

 

EL BATEADOR emergente de Conejolandia, Carlos Molano, no pierde ni un minuto de su tiempo al frente de nuestra malherida Tuxtla.

UN DÍA, que llegué de improviso a realizar un trámite, me percaté de la tremenda agenda que tiene: una reunión cada 20 minutos y, a la par, una previa entre regidores.

ESE COMPITA no puede negar la cruz de su parroquia: su origen empresarial, espacio donde uno, si alarga el tiempo, pierde quinquirrines.

Y VAYA que a nuestra capirucha le urgen los nuevos de Benito Juárez pues ya sabemos que tiene todo tipo de deudas que están asfixiando a los gobiernos que, en tres años, no les queda de otra más que administrar la pobreza.

AYER, se dio una vueltecita por la última Tuxtla recreativa, ese tapazón de calles que sirve para que la gente tome las vialidades y se distraiga en domingo.

HAY MUCHOS pendientes en nuestra capirucha, sí, pero es ofensivo que se le culpen de todos los males cuando Carlos Molano apenas estuvo 90 días al frente de la comuna tuxtleca.

SU NOTABLE chambota, por hacer mucho con tan poco (días y paga) le ha dado un involuntario protagonismo del que, a lo mejor, hasta capitaliza.

EL POLÉMICO trienio 2015-2018, que arrancó Fernando Castellanos, llega a su fin esta semana con un muy movidito Carlos Molano.

 

Protagonista

 

LUGAR donde se para, Emilio Salazar es protagonista.

SU EXPERIENCIA profesional, y su reputación sin tacha, además de su bonhomía en el trato, lo han catapultado políticamente.

SURGIDO de la empresa –una educativa y muy exitosa–, brincó a la política pero en los últimos años floreció con su madurez personal.

EN CIUDAD de México, en la Cámara de Diputados, forjó amigos como nunca nadie lo hubiera pensado: de todos color y no sólo verde.

AHORA, como diputado local por tercera vez, sin ni siquiera tomar protesta aún, ya está siendo atacado.

Y CLARO que es fuego amigo porque saben de su capacidad (y responsabilidad) políticas, trayectoria que a nadie le alcanza para competirle en la coyuntura que viene.

EMILIO tiene tanto punch que aún genera muchos temblores entre correligionarios, pese a que a sus adversarios (políticos, no personales) sólo les provoca respeto.

AUN CON la ola morena, a Emilio no será un levantadedos (nunca lo ha sido), un diputado más; será muy protagonista.

Y POR ESO le temen: por su notable capacidad profesional, por su talento político para juntar a tirios y troyanos, para generar acuerdos en bien de la nación.

EMILIO Salazar es ya un imprescindible de la política chiapaneca.


CACHIVACHES: UN ABRAZO solidario a todos los familiares de don Miguel López Camacho, un profesional del servicio público cuyo legado es notable y ya ha quedado indeleble… ANOTE el nombre de Marcelo Toledo Cruz, un sindicalista de largas batallas quien ahora dará mucho de qué hablar como diputado local de MORENA pues se perfila como futuro coordinador parlamentario del rebaño sagrado acá en el Congreso local, dejando en el camino a un par de querendones a quienes nomás no les alcanzó el power… “LA GENTE ya no cree en los hechos”. Lo dijo el lúcido Noam Chomsky

Insolente del pedal

Julia Torres, una cositía en el fin del mundo
01/Abril/2017

» Conquistó Sudamérica durante 11 meses de recorrido

Insolente del pedal
SIN MUROS. Puso en alto el valor de los mexicanos al demostrar, durante la travesía, que no hay fronteras. FOTOS: RICHARD RIDING
Por: ROMEO SOLÍS
@tinta_romeo

Dos ruedas, su corazón y el control del manubrio la llevaron a estar en el último rincón del mundo.

Julia Torres, abogada ambientalista egresada de la UNACH, emprendió un viaje de 11 mil 300 kilómetros, en el que enalteció el valor de las proezas mexicanas con power chiapaneco.

Así, tras dar cobijo en tierras cositías a ciclistas de la red ‘Whan Shower’ que visitaban el país durante su recorrido por el mundo, conoció a Richard Riding, quien la motivó a sumarse a su viaje y dirigirse hasta Ushuaia en La Patagonia.

En exclusiva para Tinta Fresca, vía telefónica detalla cómo dejó “toda una vida, tanto profesional y personal en Comitán” para aventurarse en lo que fue “una universidad donde aprendí a vivir plenamente”.

 

Rodadas

Tras tomar la decisión de acompañar a Richard en su recorrido, Julia sufre un asalto en la Selva Lacandona lo que la lleva a evitar el cruce por Centroamérica y brincar a Panamá, para arrancar juntos la aventura en Colombia.

Sus inicios en la bici fueron ocasionales, “montando junto a mi hermana en la zona de Yalchivol, en Comitán”, utilizándola para ir a trabajar, “incluso en tacones, a pesar de las subidas y bajadas”, detalla.

Posteriormente se involucró, junto a un colectivo de mujeres, para replicar el movimiento ‘Insolente’, con la realización de diversos eventos.

Desde el 2009 abrió las puertas de su casa para dar asilo a ciclistas que cruzaban por Comitán, punto obligado en la travesía, sumándose el año pasado al reto de su pareja, quien viajaba desde Estados Unidos.

 

Desafíos

La primer prueba que superó fue acostumbrarse a andar en bicicleta y cambiar su alimentación.

“Mi dieta era vegetariana y tuve que comer proteínas; ahora como 10 veces más y no sé cómo dejar de comer tanto”, relata con entusiasmo tras superar las condiciones del clima y un pedaleo incesante de seis a ocho horas cada día.

Incluso pensó en dejar el viaje, al desarrollar asma en su paso por Bolivia, ante la altitud superior a cuatro mil metros y el escaso presupuesto, de diez dólares diarios compartidos con Richard, lo que “en países caros como Chile y Argentina apenas permitía comprar comida”.

 

A la cima

A través de flores recibió las buenas vibras de quienes seguían su recorrido mediante Facebook, “era una señal de nuestro esfuerzo e invita a pensar positivamente en la gente, el equivalente a porras y oraciones”, añade.

A pesar del cansancio conquistó su meta y “ahora que llegamos seguiremos con muchas otras historias, porque somos de aventuras”, aprendiendo de la convivencia con la gente y los paisajes. “Una lección para vivir cada instante con responsabilidad”, concluye Julia desde Argentina.

Actualmente se prepara para empezar un nuevo camino, ahora en Nueva Zelanda, por lo que no tiene contemplado regresar a Chiapas al menos en un año, luego de que sobre dos ruedas, su corazón y el control de un manubrio llegó hasta el último rincón del mundo.

  • Insolente del pedal
  • Insolente del pedal
  • Insolente del pedal
Insolente del pedalInsolente del pedalInsolente del pedal
Insolente del pedal