Letras en su Tinta

LUIS Armando Melgar se perfila como el macizo suspirante en la sucesión 2018, ante el inminente destape presidencial de José Antonio Meade.

EL COMPA LAM resultará ser el tercero en discordia de una férrea disputa entre Roberto Albores Gleason y Eduardo Ramírez Aguilar, quienes no tendrán de otra que alinearse a refrendar la alianza Verde-PRI.

LA CLAVE mayor de su (aún soterrada) unción habrá sido el poder de TV Azteca que lo acuerpa, pero está lejos de ser su único activo.

EL TAPACHULTECO rato hace que tiene estrechos y sólidos enlaces con grupos empresariales del país, pesos muy pesados capaces de pasar (o retirar) la charola.

LUIS ARMANDO es tan cercano al (casi) destapado Pepe Meade que sería, de menos, secretario de Economía, pero optó por aguantar y tejer, en los últimos meses, el cierre de filas a su favor para ubicarse solo en el hándicap a Palacio.

LAM replicará el “modelo Meade”: no es tan conocido pero sí quien menos negativos tiene y cero escándalos por corrupción; lo demás, se lo dará la cargada, tanto del PRI como del Verde, para hacerlo el futuro gobernador del sexenio 2018-2024.

EN EL CAMINO, Luis Armando deberá tejer fino para (re)conciliar los intereses de un Rocko que indudablemente aún soltará pataleos (por el grupo de Aurelio Nuño que lo acuerpa) y un ERA quien, por sobrevivencia política y por disciplina, no tendrá más opción que alinearse.

A LAM le tocará, eso sí, el tremendo desafío de demostrar, desde ahora y en la venidera campaña, por qué es la mejor opción política y evitar repetir lo sucedido hace casi veinte años, en el 2000, con una imposición sin carnita como fue la de Sami David y, en la presidencial, con Francisco Labastida.

YA VEREMOS cómo se reinventa Luis Armando Melgar, a quien sólo le falta el spring final de la carrera a Palacio de Gobierno.

 

“Todos”

 

SI ALGUIEN ha compartido una mesa donde haya estado Julián Nazar, diputado federal y mandamás del PRI aldeano, habrá escuchado no sólo sus chistes picantes sino su presunción de sumar a todos... o casi.

TÍO JULIÁN, quien dará una dura pelea para lograr la candidatura al Senado, dice para todo aquel que quiera oírlo que al PRI llegó a escuchar a todos y abrirles las puertas a todos.

“PERO LA PUERTA está abierta también para aquellos que ya están afuera pero que se quieren hacer los falsos mártires, bandidos disfrazados de redentores”, dicen que dice el personajazo.

FIEL a su estilo, suelta mordaz con clara dedicatoria: “Esos Quejitas sufren de demencia senil pues se quejan ahora de no ser beneficiarios de métodos que antes sí les favorecieron”

Y REMATA: “Nada tienen qué hacer ya en el partido, han sido expulsados del paraíso tricolor por su negro historial, por una ficha roja que los mantiene a raya y los volverá a hundir”.

TÍO JULIÁN sale luego en defensa extrema de su ex archirrival Roberto Albores Gleason, con quien selló una alianza política para cumplir uno de sus sueños: ser presidente del PRI-Chiapas.

EL OTRO anhelo del mero mero de la CNC del PRI es llegar al Senado, en su tercer (¿y último?) intento, pero aclara que, si no lo logra, “no me pandeo” y se alineará para hacer ganador a quien sea su candidato presidencial y a góber para el 2018.

EN FIN, para quien conoce a Julián Nazar, aún habrá muchas (re)mesas por escucharle, de aquí al histórico 1 de Julio de 2018.


CACHIVACHES: LA PRIMERA fórmula al Senado será, de manera inédita, no para el descalabrado a la gubernatura sino, (también) para un tercero en discordia que por ahora vive en un destierro político pero que volverá (recargado) por sus purititos fueros (y, obvio, por ser mero cunca de Pepe Toño Meade)… QUESQUE el Frente Opositor va a terminar divorciándose del PRD, a quien dejarán solo, reveló el experimentado e informadísimo periodista Raymundo Riva Palacio, lo cual se traducirá en que Miguel Mancera será el candidato presidencial del PRD…

Insolente del pedal

Julia Torres, una cositía en el fin del mundo
01/Abril/2017

» Conquistó Sudamérica durante 11 meses de recorrido

Insolente del pedal
SIN MUROS. Puso en alto el valor de los mexicanos al demostrar, durante la travesía, que no hay fronteras. FOTOS: RICHARD RIDING
Por: ROMEO SOLÍS
@tinta_romeo

Dos ruedas, su corazón y el control del manubrio la llevaron a estar en el último rincón del mundo.

Julia Torres, abogada ambientalista egresada de la UNACH, emprendió un viaje de 11 mil 300 kilómetros, en el que enalteció el valor de las proezas mexicanas con power chiapaneco.

Así, tras dar cobijo en tierras cositías a ciclistas de la red ‘Whan Shower’ que visitaban el país durante su recorrido por el mundo, conoció a Richard Riding, quien la motivó a sumarse a su viaje y dirigirse hasta Ushuaia en La Patagonia.

En exclusiva para Tinta Fresca, vía telefónica detalla cómo dejó “toda una vida, tanto profesional y personal en Comitán” para aventurarse en lo que fue “una universidad donde aprendí a vivir plenamente”.

 

Rodadas

Tras tomar la decisión de acompañar a Richard en su recorrido, Julia sufre un asalto en la Selva Lacandona lo que la lleva a evitar el cruce por Centroamérica y brincar a Panamá, para arrancar juntos la aventura en Colombia.

Sus inicios en la bici fueron ocasionales, “montando junto a mi hermana en la zona de Yalchivol, en Comitán”, utilizándola para ir a trabajar, “incluso en tacones, a pesar de las subidas y bajadas”, detalla.

Posteriormente se involucró, junto a un colectivo de mujeres, para replicar el movimiento ‘Insolente’, con la realización de diversos eventos.

Desde el 2009 abrió las puertas de su casa para dar asilo a ciclistas que cruzaban por Comitán, punto obligado en la travesía, sumándose el año pasado al reto de su pareja, quien viajaba desde Estados Unidos.

 

Desafíos

La primer prueba que superó fue acostumbrarse a andar en bicicleta y cambiar su alimentación.

“Mi dieta era vegetariana y tuve que comer proteínas; ahora como 10 veces más y no sé cómo dejar de comer tanto”, relata con entusiasmo tras superar las condiciones del clima y un pedaleo incesante de seis a ocho horas cada día.

Incluso pensó en dejar el viaje, al desarrollar asma en su paso por Bolivia, ante la altitud superior a cuatro mil metros y el escaso presupuesto, de diez dólares diarios compartidos con Richard, lo que “en países caros como Chile y Argentina apenas permitía comprar comida”.

 

A la cima

A través de flores recibió las buenas vibras de quienes seguían su recorrido mediante Facebook, “era una señal de nuestro esfuerzo e invita a pensar positivamente en la gente, el equivalente a porras y oraciones”, añade.

A pesar del cansancio conquistó su meta y “ahora que llegamos seguiremos con muchas otras historias, porque somos de aventuras”, aprendiendo de la convivencia con la gente y los paisajes. “Una lección para vivir cada instante con responsabilidad”, concluye Julia desde Argentina.

Actualmente se prepara para empezar un nuevo camino, ahora en Nueva Zelanda, por lo que no tiene contemplado regresar a Chiapas al menos en un año, luego de que sobre dos ruedas, su corazón y el control de un manubrio llegó hasta el último rincón del mundo.

  • Insolente del pedal
  • Insolente del pedal
  • Insolente del pedal
Insolente del pedalInsolente del pedalInsolente del pedal
Insolente del pedal