Letras en su Tinta

5000

 

AUNQUE aún no es oficial, casi seguro es que ya se hayan alcanzado las cinco mil réplicas del terremoto del pasado 7 de Septiembre, con epicentro en Chiapas.

HASTA ayer a las 9 de la mañana, la cifra que registraba el Servicio Sismológico Nacional (SSN) era de 4846 réplicas, sin contar otros tantos miles nervios de punta provocados entre la chiapanecada.

ES IMPRESIONANTE la cifra pues, en comparación con el sismo ocurrido en Ciudad de México, Puebla, Morelos y Estado de México, los movimientos replicados del sismo 7.1 han llegado apenas a 39.

LO QUE NO REGISTRA el Sismológico acá son las compras (¿masivas?) de Diazepam pues más de uno nomás no puede conciliar el sueño de tantos angustiosos meneítos que se registran a diario.

NI MODOS: a echarse al menos un té de Tila, para seguir sobrellevando los nervios…

 

Juntos pero…

 

A ROCKO y Jósean se les vio muy juntitos… pero no revueltos.

AYER, en la gira del Güero-Lek, ambos dos tuvieron que apechugar y hacerse los desentendidos de hacerse los invisibles uno al otro, por aquello de que nomás no se pueden ver (el uno al otro).

ESTE par de personajazos, rivales desde los tiempos del viejo RAG, tragaron sapos un rato nomás porque su amigo en común los juntó para atender a damnificados por el sismo del pasado 7 de septiembre.

ES DE ADMIRARSE lo capaz que pueden ser y hacer los políticos con tal de la supervivencia política, sobre todo, en estos tiempos de que, quien NO se mueve, nomás NO sale en la foto.

AI LOS SEGUIRÁ viendo al joven Rocko y al ya no tan chamaco pero todavía vigente Jósean: juntos, pero no revueltos…

 

Mucho ruido…

 

POCAS nueces hay del mucho ruido que partidos han hecho para eso de donar sus recursos públicos a los damnificados por los sismos.

TODOS los membretes se han sumado a la exigencia pública que empezó en redes con la proclama #PartidosDenSuDinero pero lo cierto es que no hay nada en concreto.

DICEN y pregonan en medios que renuncian al 50, al 100, al 25 –MORENA, Movimiento Ciudadano y PRI– pero nadie monetiza los quinquirrines para que caigan contantes y sonantes a las víctimas de los terremotos.

EL SOSPECHOSISMO indica que esa labia es nomás de dientes pa’fuera, confirmando que ser político y mentiroso es un sinónimo.

ASÍ, así, sin tantita pena, cantaría el cachorro del Charro de Huentitán…

 

Volando bajito

 

SI ALGUIEN es experto en volar bajito, ése es el alcalde tapachulteco Neftalí del Toro.

TORITO puso ayer la primera piedra de una obra más de drenaje en una colonia popular, Hierbabuena, beneficiando a mil 200 personas.

BAJO la consigna “la salud es primero”, el presidente municipal de Tapachula concreta una gestión más que hizo directamente en CDMx.

EL COMPA Nefta sigue construyendo su sueño de gobernar su tierra, lo cual, se nota, disfruta a cada instante.

LO MISMO para colocar unas letras de su tierra que en una obra social o acompañando en las gestiones para la Zona Económica Especial de Puerto Chiapas.

TORITO dejó las grillas a un lado desde el principio pues, si bien es rojo de corazón, ganó en alianza con el Verde.

HA SIDO leal al Güero-Lek y lo mismo es mero cunca de Roberto Albores que de Eduardo Ramírez y ha sido cuidadoso en cerrar filas con su trabajo político.

QUIZÁ, en una de ésas, hasta le lata su corazón para repetir como alcalde; ya nomás falta que su pulso cardíaco coincida con el de la tapachultecada.

YA VEREMOS, dijo el choroco


CACHIVACHES: LA NENA Orantes le tiró dardos venenosos a José Antonio Meade, echándose un buen agarrón público al exigirle recursos para los damnificados por sismos… A 80 MIL asciende el número final de viviendas dañadas por el sismo del 7-S, cifra última del censo que levantó el gobierno a través de la Secretaría de Protección Civil que encabeza Luis Manuel García Moreno

Botines de oro

Adrián Quiroz, toda una vida dedicado a renovar calzado
16/Junio/2017

» ”El oficio no está en riesgo pero cada vez somos menos”, relata

Botines de oro
Icono FotoSalvador Vázquez
BARATERO. Comenzó cobrando poco por temor a parecer carero, pero se topó con que varios trabajos se cobran más caro acá que en Tepito.
Por: ROMEO SOLÍS
@tinta_romeo

Él rescata las prendas que le dan soporte a tu vida.

“Desde que canta el gallo hasta que canta el grillo”, Adrián Quiroz Alvarado desgasta el caite en la talacha diaria, con la convicción de resucitar el calzado de los conejos.

Oriundo de Tepito, se chiapasionó desde hace 10 años para radicar en Copoya y trasladarse cada mañana a un pequeño local en el centro tuxtleco, donde su primer gran reto fue “trabajar a 40 grados a la sombra tras cuatro décadas acostumbrado al frío”.

Acompañe a Tinta Fresca, quien visitó el lugar al que hasta costosos zapatos de legisladores federales han recobrado su brillo para andar por la madriguera.

 

Primeros pasos

Don Adrián no da paso sin huarache. Estudioso desde peque, pese a no terminar la prepa, observó cada detalle del oficio de su padre y tíos, quienes le enseñaron a reparar calzado, obteniendo “una feria” por sus primeras costuras cuando tenía ocho años.

“Aprendí cada detalle del trabajo, porque amerita tiempo y esfuerzo para hacerlo bien”, relata al recordar su inicio en el oficio con el cual ha podido mantener a su familia.

Traído a Chiapas por su esposa, quien se enamoró del lugar al acompañar a su hermana, la vida en el estado comenzó con la compra de zapato ‘pisado’, aquel que las zapaterías regresan a la fábrica por algún defecto, reparándolos y vendiéndolos en Copainalá o en Patria Nueva, en la capital.

“El comienzo es difícil, al poner la reparadora no llegó la gente de montón”, narra tras huir siempre del calor, “pero al que no le guste la sopa, que le sirvan dos tazas, lo que me ha formado como humano, quejándome menos y poniéndome a trabajar, porque no me gusta andar sentado”.

 

Pisada firme

Junto a un colega, posee una de las dos únicas máquinas Singer giratorias en la capirucha, lo cual lo ayuda a agilizar procesos, ya que también repara bolsos y chamarras de piel, aunque el hilo y la aguja que utiliza debe traerlas desde su tierra natal.

Afirma que el oficio no está en riesgo, pero aclara que cada vez son menos quienes se dedican a ello, “pero Dios me dio la fortuna de estar en este lugar donde siempre hay chamba y para todos da cuando hay ganas”.

Cuenta que en casi 10 años en Tuxtla, los dedos de las manos le sobran para contar las veces que le han dejado calzado olvidado o reclamado por un mal trabajo, “la gente viene por sus cosas, convencidos de que están bien reparados”.

Efusivo, añade la satisfacción de brindar sustento a su familia, “lo cual no se paga con nada”, al reunirlos, en ocasiones, en el pequeño taller donde rescata las prendas que le dan soporte a tu vida.

  • Botines de oro
  • Botines de oro
  • Botines de oro
Botines de oroBotines de oroBotines de oro
Botines de oro