Letras en su Tinta

Peso

 

LOS APOCALÍPTICOS vaticinaron catástrofe financiera si AMLO llegara a la presidencia y el dólar cerró ayer a su mínimo histórico: $18.60

EN BUEN cashlán, eso significa que el mundo veía con ansiedad un relevo democrático, un cambio de régimen.

OSÉASE que el presidente Andrés Manuel no sólo es la esperanza de México sino del mundo para que México le vaya más mejor de como le ha ido.

 

Diferente

 

GOBERNAR diferente, con austeridad, sin lujos ni privilegios, es la línea que les mandó el futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a sus correligionarios morenistas.

CON EL AMLO Style, al citar a todos sus compas electos de todo el país en la mismísma Ciudad de México, corazón político del país, se advierte una clara refundación del presidencialismo.

NO SÉ si esté mal o no, lo cierto es que a muchos mexicanos les encanta que le digan qué hacer e incluso cómo hacerlo, antes que preguntarle qué piensa o propone acerca de tal o cual asunto.

LOS PSICOHISTORIADORES advierten que la obediencia está en el ADN del mexicano, primero fue un Tlatoani, luego un Virrey y ahora un Presidente al que se le sigue, de tal manera que acatamos y hasta nos gusta la línea.

SI TAL APRECIACIÓN es correcta, se advierte un triunfo por adelantado del tabasqueño, quien ha decidido todo lo que sucederá en MORENA y su protagonismo ha sido tal que ha borrado prácticamente al aún Presidente.

SU AGENDA es la agenda del país y hay algo que pocos han notado y es muy bueno para la transparencia: todos los días dialoga con reporteros, sin boletines de por medio ni voceros que hagan traducciones.

EL BLINDAJE democrático a favor de AMLO es alto y le perdonará todo tipo de echadas para atrás o malas interpretaciones de campaña, así que sus detractores pierden tiempo en insultarlo.

LO MUY CURIOSO será ver, en el futuro inmediato, cómo aterrizarán los alcaldes, diputados y senadores esa línea del presidente AMLO: si la creen a piejuntillas o van matizando para llevársela traquis, leve, relax.

YA VEREMOS qué tipo de presidencialismo se refunda en México.

 

Huerfanitos

 

CASI una decena de compitas sexenales están a punto de quedar en el olvido luego del tsunami que fue MORENA, debido a la franca incompetencia de los cerebros electorales.

[EL NEFASTO entre nefastos es, sin duda alguna, Óscar Muñoz, un fuereño a quien también se le debe que se haya colado un traidor y desleal al Senado, desplazando a verdaderos cuadros güeristas.]

NO POCOS se preguntan, en la burbuja sexenal, qué va a pasar con Fernando Castellanos, Raciel López Salazar, Jorge Luis LLaven, Juan Carlos Gómez Aranda, Jorge Betancourt, Nacho Avendaño, Paco Ortega y Roberto Rubio.

LOS AHORA descalabrados aspiraban a una posición legislativa que los (re)compensara por sus servicios políticos prestados durante el sexenio pero se les apareció la ola morena y se los llevó la corriente.

LA PREOCUPACIÓN es innecesaria, confían algunos, pues el gobierno actual aún no se acaba y serán reacomodados en estratégicas posiciones como para lograr ser transexenal.

SOBRE todo, porque la mayoría de ellos necesitan cierto blindaje al pasar por espacios de mucho cuidado, como dependencias que están hundidas en francos números rojos; o bien, porque fueron operadores de temas muy especiales que pudieran traerles broncas transexenales.

YA VEREMOS en dónde (re)colocan a estos compitas que se la han jugado, desde el principio y hasta el final, con el Número Uno, quien dicho sea de paso se ha convertido en la pieza nacional de la transición y su talento político es la envidia de no pocos egos en la vida nacional.

 

Toño

 

ANÓTELO en su diccionario: José Antonio Aguilar Castillejos, un hombre que de ahora en adelante será muuuuuy poderoso.

TOÑO, como le dicen sus amigos al aún dirigente estatal de Morena, fue nombrado ayer por AMLO como Coordinador de Programas Sociales en Chiapas, algo así como un “embajador” todopoderoso del gobierno federal.

OSÉASE que a partir del 1 de diciembre próximo, al desaparecer todas las delegaciones federales, al actual Senador suplente (de Lalo Ramírez) le van a salir más amigos que a ningún otro morenazo.

SERÁ INTERESANTE ver, eso sí, cómo configura esa megaoficina del supremo gobierno: si, por ejemplo, nombra a coordinadores de programas sociales y él sólo supervisa; o de plano, él solito controla toditos los padrones electorales, digo, a los padrones de beneficiarios.

POR OTRO lado, este moreno tendrá que cambiarse el chip pues de aventar grito y sombrerazo, como estaban acostumbrados los de izquierda radical, vendrá ahora el sabroso momento de dar respuesta a reclamos sociales.

O BIEN, para decirle en sabias y finas palabras del (malogrado) priísta Julián Nazar cuando fue nombrado secretario del Campo: “No es lo mismo ser borracho que cantinero”.

Hilando historias

Sastrería ‘Valentinos’, creaciones de ropaje con gran carisma
01/Septiembre/2017

» 18 años revistiendo a los conejos

Hilando historias
Icono FotoEduardo Reyna
Por: ADRIANA SANTOS
@tinta_adri

Trabajos a la medida exacta de tus bolsillos.


Juvenal Sánchez Mendoza, es un sastre que ya rebasó la mayoría de edad en el servicio al cliente, pues lo que comenzó a sus 12 años con el zurcido de un pantalón que su padre, también sastre, le enseñó, hoy se ha convertido en su fuente de ingresos.

Acompañe a Tinta Fresca, entre agujas e hilos, a remendar esta historia de vida que parte desde un noble oficio heredado hasta convertirse en el medio que hoy lleva el pan de cada día a su familia.

 

Legado familiar

Su padre, Modesto Sánchez Villareal, que también ejerció por décadas el oficio de la sastrería, fue quien poco a poco confeccionó y perfeccionó las técnicas y la dedicación requerida para hacer un buen trabajo en cada trazo.

“Yo estudié una carrera, soy pasante de contador público egresado de la UNACH”, relata, pero debido a diversas circunstancias que le impidieron titularse comenzó a trabajar en el taller familiar, puesto que era un oficio que prácticamente todos dominaban.

De esta forma, chambeando en el establecimiento de su hermano, conoció a Sandra Elizabeth Villafuerte Pinto, una modista que cautivó su corazón y que hoy, como su esposa, es su mano derecha, complementándose si de subir dobladillos e hilvanar se trata.

 

Puntadas de primera

“Es mucho mejor recibir bendiciones, hay que sembrar para cosechar”, dice don Juvenal entre puntadas, pues si hay algo que lo caracteriza es el carisma con el que atiende a todo aquel que se acerca para encomendarle todo tipo de confecciones.

Uno de los retos más grandes ha sido trabajar para el Centro de Desarrollo Infantil (CENDI) y el colegio Emilio Rosenblueth, estando a cargo de los uniformes de docentes y alumnado, lo que hace que vaya ganando terreno en el arte de la sastrería.

“Quiero que mis hijos tengan su profesión pero también que aprendan este oficio”, puntea, por ello le ha inculcado a cada uno de ellos la dedicación por servir, siendo el mayor, Kevin, quien empieza a dar sus primeros pasos en el oficio para seguir ofertando trabajos a la medida exacta de tus bolsillos.}

Hilando historias