Letras en su Tinta

EL SUSPIRANTE presidencial José Antonio Meade recolocó geográficamente a nuestra entidad y decidió empezar su precampaña nacional acá en Chiapas, “donde empieza México”.

ALGO, y muy bueno, se está gestando cuando el no priísta precandidato del PRI decidió arrancar en el sur, y no en el norte, su camino hacia Los Pinos, en señal de un “reencuentro por nuestra grandeza del norte y del sur”.

PEPE, como le dicen sus amigos, llegó anoche a Tuxtla Gutiérrez, en el vuelo comercial de las 18:40 horas, acompañado de su esposa Juana Cuevas.

CENARON con el Güero-Lek y de inmediato se fueron a San Juan Chamula a un multitudinario evento, al cual acudió el gobernador en calidad de “un militante más” del PVEM, por lo cual pidió se le descontara el día.

AHÍ, ante indígenas tzotziles y ataviado con la indumentaria indígena, refrendó por qué quiere ser candidato presidencial: “para cerrar las brechas que nos separan entre el México que somos y el que soñamos”.

CON SEIS grados centígrados de frío, Pepe Mid se puso hasta metafórico y aludió a la hora de arranque de su precampaña: “Elegimos esta hora para decir claro y fuerte que no hay un solo minuto que perder en la tarea de hacer a México más grande y más justo”.

EL SUSPIRANTE presidencial tendrá hoy un desayuno con empresarios y, al medio día, un encuentro con la militancia del PRI y del PVEM.

 

Los símbolos

 

SI LA POLÍTICA está llena de símbolos, Pepe Mid lanzó varios con su presencia acá en Chiapas:

SU RECONCILIACIÓN con el sur, su compromiso con las etnias, su implícita vocación del combate a la pobreza y, parafraseando el himno a Chiapas, el hacer retornar las horas serenas entre el PRI y Verde.

ARRIBA, en el templete colocado justo enfrente de la emblemática iglesia de San Juan Chamula, además del anfitrión, el Güero-Lek ataviado también con su vestimenta Chamula, lo mismo estuvo Roberto Albores que Luis Armando Melgar, Neftalí del Toro que Emilio Salazar; y antes, en el aeropuerto, Meade fue recibido por Eduardo Ramírez.

DIAMETRAL perspectiva conceptual al dejar a Chiapas como “la última frontera” y recolocarlo en el mapa “donde empieza México”.

ES MUY PROBABLE incluso que, teniendo a un rival sureño, hasta su arranque de precampaña sea estratégico para competirle territorialmente.

SERÁ INTERESANTÍSIMO saber si vendrá de nuevo, si cerrará acá el proceso interno del PRI así como lo empezó; o bien, qué otras sorpresas tiene preparadas para establecer novedosos códigos políticos.

Y LO MÁS importante: si su discurso resulta tan innovador como su candidatura para convencer a priístas, y sobre todo no priístas, de otorgarle su voto el año entrante.

 

Limpio

 

LA SECRETARÍA de Salud que lleva el doc Paco Ortega pasó la prueba del añejo en eso de la fiscalización y así lo avalan sendos memorandos de la Secretaría de la Función Pública, la Contraloría General del Estado y la federal Secretaría de Hacienda.

PARA TALES dependencias, luego de una exhaustiva revisión de cómo se aplicaron los quinquirrines en todo 2017, las conclusiones fueron que “el control de los recursos fue adecuado” y “sin irregularidades detectadas”.

UNOS CUANTOS oficios no revelan el rigor y la limpieza con la que se trabajó en la SS, cuando Paco tomó el mando, sobre todo, con el antecedente de apechugar observaciones de errores administrativos ajenos a su gestión.

Y MIRE que las tres dependencias que auditaron a la casi siempre convulsa Secretaría de Salud no son, en absoluto, un día de campo, pues sus estándares de fiscalización son notablemente altos lo mismo en la SFP, Contraloría o la SHCP (imagínese las tres juntas).

LA MORALEJA del asunto es que si hay cuentas claras, también habrá amistades largas, buen sueño transexenal y, en una de ésas, hasta futuro político.


CACHIVACHES: “EN POLÍTICA, lo importante no es tener la razón sino que se la den a uno”. Lo dijo Konrad Adenauer

Hilando historias

Sastrería ‘Valentinos’, creaciones de ropaje con gran carisma
01/Septiembre/2017

» 18 años revistiendo a los conejos

Hilando historias
Icono FotoEduardo Reyna
Por: ADRIANA SANTOS
@tinta_adri

Trabajos a la medida exacta de tus bolsillos.


Juvenal Sánchez Mendoza, es un sastre que ya rebasó la mayoría de edad en el servicio al cliente, pues lo que comenzó a sus 12 años con el zurcido de un pantalón que su padre, también sastre, le enseñó, hoy se ha convertido en su fuente de ingresos.

Acompañe a Tinta Fresca, entre agujas e hilos, a remendar esta historia de vida que parte desde un noble oficio heredado hasta convertirse en el medio que hoy lleva el pan de cada día a su familia.

 

Legado familiar

Su padre, Modesto Sánchez Villareal, que también ejerció por décadas el oficio de la sastrería, fue quien poco a poco confeccionó y perfeccionó las técnicas y la dedicación requerida para hacer un buen trabajo en cada trazo.

“Yo estudié una carrera, soy pasante de contador público egresado de la UNACH”, relata, pero debido a diversas circunstancias que le impidieron titularse comenzó a trabajar en el taller familiar, puesto que era un oficio que prácticamente todos dominaban.

De esta forma, chambeando en el establecimiento de su hermano, conoció a Sandra Elizabeth Villafuerte Pinto, una modista que cautivó su corazón y que hoy, como su esposa, es su mano derecha, complementándose si de subir dobladillos e hilvanar se trata.

 

Puntadas de primera

“Es mucho mejor recibir bendiciones, hay que sembrar para cosechar”, dice don Juvenal entre puntadas, pues si hay algo que lo caracteriza es el carisma con el que atiende a todo aquel que se acerca para encomendarle todo tipo de confecciones.

Uno de los retos más grandes ha sido trabajar para el Centro de Desarrollo Infantil (CENDI) y el colegio Emilio Rosenblueth, estando a cargo de los uniformes de docentes y alumnado, lo que hace que vaya ganando terreno en el arte de la sastrería.

“Quiero que mis hijos tengan su profesión pero también que aprendan este oficio”, puntea, por ello le ha inculcado a cada uno de ellos la dedicación por servir, siendo el mayor, Kevin, quien empieza a dar sus primeros pasos en el oficio para seguir ofertando trabajos a la medida exacta de tus bolsillos.}

Hilando historias