Letras en su Tinta

¿ES LA EMOCIÓN de este 2018 el mismo que hace seis años?

A DIFERENCIA de la sucesión pasada, cuando no había ninguna duda de que sólo un candidato era el mero bueno, ahora la pelea es entre dos (o tres, si se es un rojo optimista).

EN 2012, había un deseo ferviente de cambiar un modelo sexenal repleto de excesos etílicos y financieros (no se dimensionaba siquiera el quebranto a las arcas públicas que hoy padecemos).

POR ESO la participación ciudadana rompió todo pronóstico, al lograr un 68%, sólo comparable con el convulso 1994, cuando sorprendió la irrupción de una guerrilla que puso en jaque al gobierno en ese histórico año.

AHORA, la pelea política-electoral se perfila en dos:

POR UN LADO, el compa Rutilio Escandón, abanderado de MORENA, ese fenómeno político partidista que ha capitalizado muy bien el enojo social con Andrés Manuel López Obrador a la cabeza.

RUTI ha aprovechado también su siempre congruente trayectoria de izquierda, además de honrar su prestigio como un tranquilo padre de familia ajeno a todo tipo de excesos, lo cual lo ha colocado como puntero de las preferencias electorales.

DEL OTRO lado se encuentra Fernando Castellanos, abanderado del Partido Verde y los otros dos partidos locales que han sorprendido con su irrupción en el mercado electoral y sólida militancia.

[EN CONTRA, Fernando tiene a medio Tuxtla que no votó por él; y la otra mitad que no está nada satisfecho por su gestión en la capirucha, aunque más allá de La Pochota, Castellanos tiene química entre la militancia tucanesca y de sus hermanitos.]

EL CRECIMIENTO del compa Fer, quien llegó un mes tarde al escenario sucesorio, radica en mantener un discurso de enfrentamiento, sin decirlo de manera directa, con el abanderado rojo, Roberto Albores Gleason.

“GOBERNARÉ con chiapanecos”, suelta una y otra vez el alcalde de Tuxtla con licencia, pues sabe que esas punzadas calan duro al heredero del ex góber, quien nació en Ciudad de México y ahí creció gran parte de su vida.

TAL ES EL DILEMA de la chiapanecada: optar por el heredero del “cambio verdadero”, y cruzar la boleta morena también acá; o bien, apostarle a un joven impetuoso que genera por igual simpatías que antipatías.

 

Voto silencioso

 

SI SEIS de cada 10 no se interesan en política, y en una encuesta el 30 por ciento es todavía caudal de indecisos, eso está claramente reflejado en el ánimo de este Chiapas 2018.

NO PROLIFERAN pendones ni volantes, mucho menos gente en semáforos con playeras, compas con gorritas o paraguas.

EN CONTRASTE, pervive un voto silencioso que, por supuesto, es rebelde y disruptivo, no forma parte de “la mafia en el poder”; y es el que determinará al triunfador, consolidándolo. Tanto a nivel nacional como estatal.

SE TRATA de una rabia ciudadana que no se manifiesta en redes sociales pero que no está nadita de acuerdo con las cosas como están y lo manifiesta en la combi, el Conejobus o la ranchería.

AQUEL ciudadano que le dio un voto de confianza al PRI en 2012 y cuyo partido no supo ni pudo mantener el respaldo que le dio la gente, luego de dos sexenios azules que también defraudaron porque incurrieron en la corrupción de siempre.

ES EN LAS CIUDADES donde más se manifestará ese voto subversivo, insumiso e insurrecto, que votará en contra de las otrora fórmulas ganadoras; el que no sabe de despensas ni billetazos el día de la elección; que no se deja acarrear ni vota por consigna.

CONTRA ese sufragio turbulento se enfrentará la aristocracia partidista, la misma que no pudo contrarrestar el Efecto Fox en el 2000, ni en el 2012 con el Efecto Peña.

EL VOTO desobediente ya se refleja en las encuestas, y se coronará en 11 días más, llevando al Poder una tercera opción que, espera, ahora sí será la vencida.

¿APOSTAMOS?


CACHIVACHES: SE VE, y se siente, que hay alcalde de Tuxtla, pues Carlos Molano lo mismo tiene una reunión de seguridad, que revisa pendientes en SMAPA o lleva a cabo un cónclave de empresarios; sin duda, la mejor noticia del mes es haberle tomado protesta a este ciudadano tuxtleco con ganas de trabajar y total vocación en el servicio público… DE LAS POCAS campañas que emocionan, una de ellas es la de Carlos Morales, quien genera unanimidades (positivas) lo mismo entre sectores vulnerables que hombres de la paga, comerciantes, académicos y una larga lista de etcéteras, lo cual no deja ninguna duda que encabezará el próximo trienio 2018-201 en la capirucha

Sazón a discoteque

’Rodmyx’, el lugar idóneo para degustar buena música
01/Octubre/2017

» Botanas con gusto retro en Tuxtla

Sazón a discoteque
Icono FotoEduardo Reyna
CIBERNÉTICO. Rodmi tiene un canal de Youtube en el que comparte el amplio catálogo musical recopilado.
Por: ADRIANA SANTOS
@tinta_adri

En este lugar, la compañía adecuada es una buena rola con su botana.

‘Rodmyx’ es un bar ubicado al poniente de la cuidad, lleno de buena vibra ochentera y de los noventa, ideal para recordar los viejos tiempos, además de ofrecer una atmosfera sin igual para disfrutar la tarde con los amigos.

Acompañe a Tinta Fresca a degustar del ambiente sonoro que convida y conozca a detalle su temática retro, haciendo que los clientes mantengan en su paladar el sabor del buen trato y lo recomienden entre sus cuates.

 

Espacio con onda

Rodmi Ramiro Chávez Albarrán, es oriundo de Acapulco, Guerrero, pero de sangre 100 por ciento coneja; desde hace un año emprendió el local en su propia casa, lo que le brinda la posibilidad de atenderlo sin problemas.

Las ganas de compartir sus gustos musicales con los demás y la amplia colección en material discográfico adquirido por su afición de antaño, fue pilar importante para que decidiera dedicar gran parte de su vida a la música, siendo DJ profesional.

“Muchos años he trabajado en discotecas, me encanta mucho la música”, destaca Rodmi al relatar cómo incursionó en el giro de los restaurantes para que los comensales disfruten de buenas rolas y engalanen su paladar con la típica botana tuxtleca.

 

Servicio y calidad

Tras haber puesto cuatro bares en distintas locaciones de Tuxtla, se enfocó en Rodmyx, al que le ha dedicado “mucho esmero”, acondicionándolo con pantallas y equipo de sonido para poder mostrarle a sus comensales un poco del material musical que con los años recopiló.

“Todavía me falta mucho”, relata, sin embargo, el lugar ha sido rentado para eventos o reuniones privadas, ya que cuenta con un aforo aproximado de 50 personas, todas ellas arriban al conocer la atención que lo caracteriza.

“El servicio es lo primordial”, por lo que Rodmi piensa ir extendiendo la variedad de platillos que ofrece conforme la demanda de los clientes, quienes siempre llegan a su restaurant buscando una buena rola con su respectiva botana.

  • Sazón a discoteque
  • Sazón a discoteque
Sazón a discotequeSazón a discoteque
Sazón a discoteque