Letras en su Tinta

EL GÜERO-Lek se puso (muy) moreno.

JUSTO cuando una nueva consulta lopezobradorista, ahora por el Tren Maya, era otra vez blanco de dardos venenosos, el chiapaneco salió a defenderla.

Y NO SÓLO eso, Manuel Velasco llamó a votar a favor de este proyecto sexenal, el más ambicioso en muchas décadas.

EN UN VIDEO que irrumpió en redes por su contundencia de estar a favor de ese megaproyecto, el góber citó un dato revelador: el 89% de los mexicanos está de acuerdo en que se haga el Tren Maya, según una encuesta de la prestigiada firma De las Heras.

OSÉASE que el Güero-Lek se puso más lopezobradorista que muchos morenos, pues nadie, absolutamente nadie, se había rasgado las vestiduras por AMLO y el Tren Maya, siendo no-moreno, como la firme postura de MVC.

A MANUEL Velasco no tiritó de frío al dar tremendo espaldarazo al presidente electo, quien vaya que aguantó en solitario una lluvia de críticas con su primera (y muy polémica) consulta sobre el Aeropuerto de Texcoco.

AHORA, cuando vuelven a arreciar los improperios contra las consultas que organiza AMLO, es relevante que un güero se ponga muy moreno y no deje solito al futuro mandamás de Palacio Nacional.

O PA’ DECIRLO como lo hacen las porras: ese-apoyo-sí-se-ve, sí-se-ve...

 

Chusa

 

LOS PROMOTORES invisibles de La Chusa engendran el huevo de la serpiente.

SI LA SECRETARÍA de Salud no tuviera pocos problemas financieros, la pedidera de estos chupapresupuestos no tiene fin.

LOS AUTORES intelectuales de estos reventadores profesionales, que lo que menos les importa es la salud de l@s chiapanec@s, no deben confiarse porque esa catapulta puede volverse hacia ellos.

EL EFECTO boomerang está inmerso en su “protesta” pues mientras no haya cash para sus “conquistas” sindicales, nomás no se irán de oficinas centrales ni siquiera el 8 de diciembre.

EL GOBERNADOR Rutilio Escandón nada le debe a las estructuras sindicales que, aunque simpatizaron y algunos trabajaron por Morena, no lo hicieron precisamente por el futuro mandamás de Palacio.

[TAMBIÉN, cabe la posibilidad que el (poderoso) encuerdador de ese conflicto se haya impuesto la misión de administrarlo unas semanas más, para después salir como el “salvador” de las causas populares del nuevo gobierno.]

EL PROBLEMA es que el ala radical del Sindicato de Salud, donde el verdadero poder radica en Víctor Hugo Zavaleta Ruiz, tiene el interés por todo, menos en pensar en la salud pública.

OJALÁ que los promotores invisibles de La Chusa no engendren el huevo de una serpiente que, luego, les lance una picadura mortal.

 

Zozobra

 

SALVO los morenos, nadie está que se muerde las uñas por el cambio de gobierno.

EN REALIDAD, deberían respirar muy tranquilos pues existen 82 dependencias para repartir huesos, así sean menores.

A LOS QUE se la juegan por un proyecto político, especialmente de izquierda, rara vez les hace justicia la robolución.

DE HECHO, a los demócratas aldeanos se les da muy poco el trabajar pero sí les late (y mucho) cobrar.

NO PASARÁ mucho tiempo para que esos apoyadores irredentos lancen improperios contra el gobernador electo, una vez que se hayan quedado fuera de la nómina.

POR AHORA, la zozobra de quienes no ven claro si Ruti los va a meter en la nómina, aunque es verdadera, es injustificada.

NI MODOS: a morderse (más) las uñas.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

 

Diseñador de nocauts

Entre el taller y el ring, las batallas más recias de El Pumpo Silva
01/Noviembre/2017

» Fuerte promesa del box chiapaneco, según sus entrenadores

Diseñador de nocauts
Icono FotoEduardo Reyna
HUMILDAD. Antes de sus virtudes en el pugilismo, para él es más importante ser humilde y “siempre echarle ganas a todo”.
Por: FREDI FIGUEROA
@el_fredinho

En el ring, el taller y el hogar, siempre está listo para noquear a los adversarios.

La vida le ha dado golpes bajos como perder a un hijo o ver a sus hermanos partir de mojados al extranjero, pero con los músculos llenos de esfuerzo, ha sabido levantarse de la lona con un nuevo bebé, negocio propio y un campeonato estatal.

Sergio El Pumpo Silva tiene 23 años y es considerado una de las grandes promesas del boxeo chiapaneco por sus entrenadores, aunque él, con una sonrisa que irradia humildad, destaca: “No me lo creo, porque si no, voy a dejar de esforzarme”.

Tinta Fresca se metió a la guarida de este campeón talachero, quien además de ser figura en el pugilismo, domina el oficio del diseño y la enmarcación de fotos para sustentar a su familia.

 

Ni idea del box

Antes de los 15 años, su único conocimiento del deporte era el futbol, hasta que un día, buscando un equipo para entrenar en la Secretaría del Deporte de Tuxtla, se topó con unos chicos que se agarraban a moquetazos con guantes.

“No sabía que existía el box”, suelta Checo, pero con el empuje de sus entrenadores Juan Aguilar y el cubano Guillermo Vázquez, en apenas un mes subió a su primera pelea en una eliminatoria estatal.

Sin embargo, al llegar al nivel regional, sufrió su primera derrota en el primer round, algo que lo motivó a prepararse mejor para los próximos eventos, pese a que “mi papá decía que no iba a aguantar en este deporte”.

 

De la lona al podio

Después de aquella primera caída, Sergio decidió tomarse en serio el box y cambió la rutina de su vida: cambió las parrandas y las gorditas por el gimnasio y se convirtió, por cinco años seguidos, en campeón estatal previo a las Olimpiadas Nacionales.

A nivel regional (Sureste), ganó dos bronces, dos platas y un oro en 2013, año en el que visores del Centro Nacional de Desarrollo de Talentos y Alto Rendimiento (CNAR) quisieron reclutarlo en Chilangolandia, pero él prefirió trabajar en Tuxtla, su ciudad natal.

Contemporáneo de Pablo Benjamín Rodríguez y César Jaguar Márquez, Checo ostenta 19 peleas profesionales con un récord de 16 triunfos, 1 empate y dos derrotas, además de su mayor éxito hasta el momento: el campeonato estatal peso gallo en 2016.

 

Hombre de familia

Fuera del ring, El Pumpo, como le apodan “porque era gordito”, heredó el oficio del diseño y retoque de fotografías, además de la fabricación de marcos, una chamba de la que se empapó junto a su padre y sus hermanos desde que tenía 6 años.

“No es un trabajo que te vaya a sacar de pobre, pero me gusta y siempre le echo muchas ganas”, cuenta, mientras muestra una fotografía de su bebé de tres meses, a quien le envía un mensaje: “lo amo y lo que me falta hacer va a ser por él, para darle una vida mejor que la mía”.

Agradecido con sus padres y esposa por acompañarlo —aunque su mamá siempre se voltea cuando pelea—, sueña con continuar en el boxeo y llegar a la esfera nacional, además de levantar su changarro e incluso viajar a Estados Unidos, pero de manera legal.

Y es que, en el ring, el taller y el hogar, Checo siempre está listo para noquear a los adversarios.

Diseñador de nocauts