Letras en su Tinta

LUIS Armando Melgar se perfila como el macizo suspirante en la sucesión 2018, ante el inminente destape presidencial de José Antonio Meade.

EL COMPA LAM resultará ser el tercero en discordia de una férrea disputa entre Roberto Albores Gleason y Eduardo Ramírez Aguilar, quienes no tendrán de otra que alinearse a refrendar la alianza Verde-PRI.

LA CLAVE mayor de su (aún soterrada) unción habrá sido el poder de TV Azteca que lo acuerpa, pero está lejos de ser su único activo.

EL TAPACHULTECO rato hace que tiene estrechos y sólidos enlaces con grupos empresariales del país, pesos muy pesados capaces de pasar (o retirar) la charola.

LUIS ARMANDO es tan cercano al (casi) destapado Pepe Meade que sería, de menos, secretario de Economía, pero optó por aguantar y tejer, en los últimos meses, el cierre de filas a su favor para ubicarse solo en el hándicap a Palacio.

LAM replicará el “modelo Meade”: no es tan conocido pero sí quien menos negativos tiene y cero escándalos por corrupción; lo demás, se lo dará la cargada, tanto del PRI como del Verde, para hacerlo el futuro gobernador del sexenio 2018-2024.

EN EL CAMINO, Luis Armando deberá tejer fino para (re)conciliar los intereses de un Rocko que indudablemente aún soltará pataleos (por el grupo de Aurelio Nuño que lo acuerpa) y un ERA quien, por sobrevivencia política y por disciplina, no tendrá más opción que alinearse.

A LAM le tocará, eso sí, el tremendo desafío de demostrar, desde ahora y en la venidera campaña, por qué es la mejor opción política y evitar repetir lo sucedido hace casi veinte años, en el 2000, con una imposición sin carnita como fue la de Sami David y, en la presidencial, con Francisco Labastida.

YA VEREMOS cómo se reinventa Luis Armando Melgar, a quien sólo le falta el sprint final de la carrera a Palacio de Gobierno.

 

“Todos”

 

SI ALGUIEN ha compartido una mesa donde haya estado Julián Nazar, diputado federal y mandamás del PRI aldeano, habrá escuchado no sólo sus chistes picantes sino su presunción de sumar a todos... o casi.

TÍO JULIÁN, quien dará una dura pelea para lograr la candidatura al Senado, dice para todo aquel que quiera oírlo que al PRI llegó a escuchar a todos y abrirles las puertas a todos.

“PERO LA PUERTA está abierta también para aquellos que ya están afuera pero que se quieren hacer los falsos mártires, bandidos disfrazados de redentores”, dicen que dice el personajazo.

FIEL a su estilo, suelta mordaz con clara dedicatoria: “Esos Quejitas sufren de demencia senil pues se quejan ahora de no ser beneficiarios de métodos que antes sí les favorecieron”

Y REMATA: “Nada tienen qué hacer ya en el partido, han sido expulsados del paraíso tricolor por su negro historial, por una ficha roja que los mantiene a raya y los volverá a hundir”.

TÍO JULIÁN sale luego en defensa extrema de su ex archirrival Roberto Albores Gleason, con quien selló una alianza política para cumplir uno de sus sueños: ser presidente del PRI-Chiapas.

EL OTRO anhelo del mero mero de la CNC del PRI es llegar al Senado, en su tercer (¿y último?) intento, pero aclara que, si no lo logra, “no me pandeo” y se alineará para hacer ganador a quien sea su candidato presidencial y a góber para el 2018.

EN FIN, para quien conoce a Julián Nazar, aún habrá muchas (re)mesas por escucharle, de aquí al histórico 1 de Julio de 2018.


CACHIVACHES: LA PRIMERA fórmula al Senado será, de manera inédita, no para el descalabrado a la gubernatura sino, (también) para un tercero en discordia que por ahora vive en un destierro político pero que volverá (recargado) por sus purititos fueros (y, obvio, por ser mero cunca de Pepe Toño Meade)… QUESQUE el Frente Opositor va a terminar divorciándose del PRD, a quien dejarán solo, reveló el experimentado e informadísimo periodista Raymundo Riva Palacio, lo cual se traducirá en que Miguel Mancera será el candidato presidencial del PRD…

Diseñador de nocauts

Entre el taller y el ring, las batallas más recias de El Pumpo Silva
01/Noviembre/2017

» Fuerte promesa del box chiapaneco, según sus entrenadores

Diseñador de nocauts
Icono FotoEduardo Reyna
HUMILDAD. Antes de sus virtudes en el pugilismo, para él es más importante ser humilde y “siempre echarle ganas a todo”.
Por: FREDI FIGUEROA
@el_fredinho

En el ring, el taller y el hogar, siempre está listo para noquear a los adversarios.

La vida le ha dado golpes bajos como perder a un hijo o ver a sus hermanos partir de mojados al extranjero, pero con los músculos llenos de esfuerzo, ha sabido levantarse de la lona con un nuevo bebé, negocio propio y un campeonato estatal.

Sergio El Pumpo Silva tiene 23 años y es considerado una de las grandes promesas del boxeo chiapaneco por sus entrenadores, aunque él, con una sonrisa que irradia humildad, destaca: “No me lo creo, porque si no, voy a dejar de esforzarme”.

Tinta Fresca se metió a la guarida de este campeón talachero, quien además de ser figura en el pugilismo, domina el oficio del diseño y la enmarcación de fotos para sustentar a su familia.

 

Ni idea del box

Antes de los 15 años, su único conocimiento del deporte era el futbol, hasta que un día, buscando un equipo para entrenar en la Secretaría del Deporte de Tuxtla, se topó con unos chicos que se agarraban a moquetazos con guantes.

“No sabía que existía el box”, suelta Checo, pero con el empuje de sus entrenadores Juan Aguilar y el cubano Guillermo Vázquez, en apenas un mes subió a su primera pelea en una eliminatoria estatal.

Sin embargo, al llegar al nivel regional, sufrió su primera derrota en el primer round, algo que lo motivó a prepararse mejor para los próximos eventos, pese a que “mi papá decía que no iba a aguantar en este deporte”.

 

De la lona al podio

Después de aquella primera caída, Sergio decidió tomarse en serio el box y cambió la rutina de su vida: cambió las parrandas y las gorditas por el gimnasio y se convirtió, por cinco años seguidos, en campeón estatal previo a las Olimpiadas Nacionales.

A nivel regional (Sureste), ganó dos bronces, dos platas y un oro en 2013, año en el que visores del Centro Nacional de Desarrollo de Talentos y Alto Rendimiento (CNAR) quisieron reclutarlo en Chilangolandia, pero él prefirió trabajar en Tuxtla, su ciudad natal.

Contemporáneo de Pablo Benjamín Rodríguez y César Jaguar Márquez, Checo ostenta 19 peleas profesionales con un récord de 16 triunfos, 1 empate y dos derrotas, además de su mayor éxito hasta el momento: el campeonato estatal peso gallo en 2016.

 

Hombre de familia

Fuera del ring, El Pumpo, como le apodan “porque era gordito”, heredó el oficio del diseño y retoque de fotografías, además de la fabricación de marcos, una chamba de la que se empapó junto a su padre y sus hermanos desde que tenía 6 años.

“No es un trabajo que te vaya a sacar de pobre, pero me gusta y siempre le echo muchas ganas”, cuenta, mientras muestra una fotografía de su bebé de tres meses, a quien le envía un mensaje: “lo amo y lo que me falta hacer va a ser por él, para darle una vida mejor que la mía”.

Agradecido con sus padres y esposa por acompañarlo —aunque su mamá siempre se voltea cuando pelea—, sueña con continuar en el boxeo y llegar a la esfera nacional, además de levantar su changarro e incluso viajar a Estados Unidos, pero de manera legal.

Y es que, en el ring, el taller y el hogar, Checo siempre está listo para noquear a los adversarios.

Diseñador de nocauts