Letras en su Tinta

A UN PASITO nomás está Cafetaleros de ungirse como el equipo que disputará el ascenso del fut mexicano.

SU VICTORIA de ayer, en un emocionante 3-2 donde se impuso el equipo de nuestra casa, le da muy buena ventaja.

SI ALLÁ en Sinaloa juegan como echaron patada ayer en el flamante estadio de Tapachula, no dude usted que el nuevo equipo de Chiapas estará en la final de la Liga de Ascenso.

EL CLUB que lleva el jovenazo José Luis Orantes demostró que está a la altura de su afición, unos compitas que literalmente se desbordan en echar grito  para abarrotar el Estadio de la Perla del Soconusco.

ALLÁ EN SINALOA, en el partido de vuelta, el equipo del Cafetal está obligado a ir con todo en su ofensiva.

NO HAY fueras de lugar ni tiempos extra para Cafetaleros, tiene que ir con todo y para todo.

O PARA decirlo en voz del mítico Pelé: “Cuanto más difícil es la victoria, mayor es la felicidad de ganar”.

OJALÁ así sea.

 

Suspirantes

 

AL FIN, los candidatos a Diputados Federales por la alianza PRI-Verde fueron registrados ayer y hoy serán avalados por el INE para iniciar campaña.

LA ALIANZA “Todos por México”, que tiene todo en contra a nivel nacional y se ubica en el tercer lugar de las preferencias, deberá mostrar su punch con los cuadros palomeados.

SALVO una que otra sorpresa, los nombres son, entre otros, los de: Isaías Aguilar, Roberto Aquiles, Jorge Betancourt, Jorge Luis Llaven, Raciel López Salazar, Juan Carlos Gómez Aranda.

[EL COMPA Fer Castellanos se cuece aparte porque va como diputado plurinominal, aunque también podrá hacer campaña.]

LOS SUSPIRANTES a ocupar una curul en la Cámara de Diputados están obligados a hacer una campaña diferente, creativa, original, alejada del clásico acarreo y reparto de despensas.  

SOBRE TODO, en zonas urbanas donde la animadversión a los partidos al poder son una constante, según revelan todas las encuestas publicadas hasta ahora.

HOY, pesará más que nunca el prestigio, el apellido, la trayectoria, el por qué un (buen) nombre es mucho mejor que una sigla.

A PARTIR de mañana, Chiapas amanecerá con bardas pintadas por todos lados pero lo que deberá promocionarse es la reputación de los suspirantes que aspiran a representarnos.

OJALÁ entienda, y asuman, que México y Chiapas están cambiando pues no es factible, ni decoroso, hacer lo mismo de siempre.

YA VEREMOS la capacidad que tendrán los suspirantes para reinventarse a sí mismos.

 

Tuxtla

 

“EL MORENISTA Carlos Morales podría convertirse en el fiel de la balanza en la elección de Chiapas, con los votos que saque en Tuxtla.

“Y ES QUE si de por sí la capirucha Tuxtla tiene una tendencia antisistémica, contreras, la buena estampa del político de izquierda lo catapulta aún más.

“PARA el morenazo candidato a góber, Rutilio Escandón, los sufragios de la capital podrían hacer la diferencia entre una victoria holgada o no.

“SOBRE todo, si a los tuxtlecos les da por salir a votar, donde el candidato ganador podría obtener, por puritito voto de castigo, hasta 100 mil votos.

“Y ES QUE, aunque Ruti encabece las preferencias de voto, en una clara inercia del Efecto Peje, lo que necesita abajo es concretar y asegurarse que esos votos opositores lleguen a las urnas.

“TUXTLA es siempre una plaza electoralmente perdida para el gobierno en turno, como tradicionalmente lo es, por eso su importancia mayúscula en elecciones contemporáneas donde cada voto cuenta.”

SI QUIERE saber qué sigue, váyase corriendito a comprar la nueva Tinta Fresca impresa, ya disponible con voceadores y locales cerrados.

YA SABE: la Tintota trae siempre nuevas revelaciones, escenarios inéditos y las mejores experiencias e historias que Chiapas tiene qué contar.

NOS LEEMOS luego…

Lessons de amor

Estela Castro y César Zuarth, teachers para descubrir el mundo
16/Marzo/2018

» Peques y chavos con ceguera o debilidad visual son beneficiados

Lessons de amor
Icono FotoEduardo Reyna
Por: ROMEO SOLÍS
@tinta_romeo

Ellos llenan de color y love el panorama de niños y jóvenes.

Estela Castro y César Zuarth se preparan para la vida profesional y, como parte de su servicio social, imparten y reciben la mejor lección de sus estudiantes: peques y chavos invidentes o con debilidad visual.

Estos unachenses de la Facultad de Lenguas emprendieron el objetivo de dar clases gratuitas, amenas y con material didáctico adecuado, hecho por sus propias manos.

Read junto a Tinta Fresca la historia de estos profes que dedican sus tardes a enseñar inglés de una manera poco convencional: mediante el braille, con imágenes muy grandes y ante unos alumnos con hambre de sentirse plenos y sin ninguna diferencia.

 

Al tacto

La oaxaqueña Estela Castro llegó a Tuxtla para estudiar la Licenciatura en Enseñanza del Inglés. En las vueltas de la vida, tomó clases de braille en la biblioteca del Centro Cultural Jaime Sabines; en tan sólo un mes aprendió este sistema de escritura.

A la par, para la selección de su servicio social se planteó, junto con la catedrática Ana María Eliza Díaz, la posibilidad de expandir el panorama de la docencia y enfocarse en un sector excluido: el de las personas con ceguera o debilidad visual.

“La clase fluye, no es complicada”; relata que para empezar se debe conocer la problemática que enfrenta el alumno y a partir de ésta crear el material que utilizará para enseñar el vocabulario básico, los pronombres, los verbos y las frases.

“Personalmente estoy muy contenta de la manera en que hemos trabajado, ellos han aprendido de mí y yo con ellos”, narra al recordar que, aunque habían escuchado el inglés, los peques a los que enseña jamás habían tenido oportunidad de leerlo.

 

Lucha de inclusión

César Zuarth, quien no puede ver con el ojo derecho, se sumó a la iniciativa y por su experiencia sabe que cada 

niño tiene una necesidad diferente, “entonces, lidias y en la clase detectas qué es lo que requiere”.

Afirma que al empezar los cursos se topó con que lo indicado era usar el sentido común para la elaboración del material didáctico: letras e imágenes más grandes, contraste de colores entre el texto y el fondo, a lo cual añade audio-juegos.

Cuenta que va adecuando el material “a prueba y error”. A partir del alumno con menor capacidad visual elabora el material, así por ejemplo, identifica el tamaño, el color y el tipo de papel que facilitaría el aprendizaje a un peque que apenas tiene 10 por ciento de capacidad visual, y de él parte para el resto.

“Trato de enfocarme con el que tiene más necesidad, si funciona con él, lo normal es que funcione para los demás chicos”, señala.

Por último, además de otorgar a los peques constancias de participación emitidas por la UNACH, junto con Estela pretende crear guías didácticas para que el proyecto se mantenga, incremente y llene de color y love el panorama.

 

 

 

Lessons de amor