Letras en su Tinta

Apagafuegos

 

SIN NINGUNA experiencia administrativa, Zoé Robledo entró de bomberito (apagafuegos) en el IMSS.

EL PRIMER damnificado del gabinete (que tuvo una estruendosa renuncia, Germán Martínez), le da la oportunidad a un chiapaneco de gozar de buena salud política.

QUIENES se dedicaron a golpearlo políticamente acá, seguramente tragaron saliva ante el empoderamiento (involuntario) que ahora toma.

EL DESAFÍO de Zoé no es poco: toma el mando de un Instituto moribundo financieramente y con el reto de dar un servicio de salud de primera.

POLÍTICAMENTE, es la oportunidad de llevar a la acción todos sus choros mareadores que siempre ha pregonado.

SE ENCARTA poderosamente a una sucesión tremendamente adelantada, como no habíamos visto en muchos sexenios.

SU VULNERABILIDAD, sin embargo, es lo que le da ventaja: es demasiado pronto para capitalizar el IMSS como espacio político por el riesgo (muy alto) de que fracase.

NO BASTARÁ patear la latita, llevársela tranquis, pues el IMSS tiene tremendos retos, como el tema de las jubilaciones, por mencionar el más apremiante y que implica un tremendo sacrificio presupuestal.

YA DEMOSTRARÁ de qué está hecho ese compa gestado en el sabinismo/alborismo, cuando recibió, por recomendación de su apá Eduardo Robledo, su primera oportunidad política como comentarista en Canal 10.

FUE EN 2009, hace apenas 10 años, cuando su padrino Juan Sabines Guerrero lo metió con calzador para ser Diputado local por la tierra “natal” de su apellido, Motozintla.

DESPUÉS, impulsado también por su otro padrino y amigo, Roberto Albores Gleason, fue catapultado al Senado en 2012, tronando a huestes perredistas con amplia trayectoria como la del ahora gobernador.

YA VEREMOS de qué está hecho el compa Zoé, a quien ojalá la humildad lo invada

 

SPAUNACH

 

EL SPAUNACH, uno de los sindicatos más sólidos de Chiapas, avanza inquietantemente a una espiral de conflictos que podría durar muchos años.

AL QUEDAR fuera dos planillas, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje determinó el pasado lunes declarar una “suspensión” del proceso interno que vive el sindicato de profesores de la UNACH.

POR SEPARADO, dos de las planillas que quedaron fuera, la de los profesores Héctor de León y Juliana Matus, acusaron anomalías y falta de parcialidad, por lo que interpusieron directamente un recurso de revisión ante la JLCA.

LA MISMA JLCA ya emplazó al SPAUNACH que lleva Indra Toledo para el próximo 31 de mayo, para que explique su proceso electoral interno y, de ser posible, llegue a un acuerdo conciliatorio con los quejosos.

OJALÁ que impere el acuerdo, se logren registrar las otras dos planillas, cubriendo los requisitos que les faltaban, si es el caso, para entonces verse en las urnas y que sean los votos de los docentes quienes decidan qué profesor quieren que los represente en el Sindicato de Profesores.

EL RIESGO que existe es que las posturas se vuelvan más radicales y pase lo que actualmente le sucede al Sindicato de Burócratas, el cual vive acéfalo y con un pleito interno, sin dirigente, que lleva casi 8 años.

SERÍA DESEABLE que Ariosto de los Santos y Mario José Gutiérrez, de las planillas azul y blanca, respectivamente, expresaran públicamente que no tienen reparo en enfrentarse con cualquier otra planilla.

POR SU PARTE, Héctor y Juliana, de las planillas “Guinda” y “Democrática Magenta”, respectivamente, le apostaran a ganar con votos entre docentes, en vez de litigios que no le hacen bien a nadie en el Sindicato de Profes de la UNACH.

AUNQUE lo más importante ahora, para Ariosto, Mario, Héctor y Juliana, es pensar en los universitarios, en lo dañino que sería para ellos, estando en clases, vivir un movidito proceso electoral sindical.

INCLUSO, al mismo rector Carlos Nandayapa le conviene un proceso tranquilo, y que llegue pronto a su fin, para no tener una universidad convulsa e inquietante cuya efusividad pudiera desbordar pasiones y provocarle ingobernabilidad.

YA VEREMOS, dijo el choroco.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

Narrador multifacético

Saúl Trejo, de la anécdota a la ficción con novelas, cuentos y teatro
01/Mayo/2018

» En el estudio Sapeto, da voz a sus textos y materializa sueños

Narrador multifacético
Por: ROMEO SOLÍS
@tinta_romeo

‘Y Dios lo hizo feliz’.

¿Ya ha pensado qué hará cuando se jubile del trabajo y sus hijos partan del nido? Saúl de Jesús Trejo Gordillo decidió no quedarse sentado “a esperar que llegue la Catrina”, así que aplicó reingeniería en su vida y se transformó en uno de los pilares de las letras contemporáneas en Chiapas.

Tras recorrer el país durante 27 años como parte de su desempeño profesional en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en 2003 regresó a Tuxtla, su tierra natal, para desenvolverse en su nueva pasión.

Acompañe a Tinta Fresca a conocer la otra piel de quien ahora produce audiocuentos, poesía, música, efectos y ensambles, además de escribir y producir obras de teatro y cuentos infantiles.

 

Constructor de proyectos

Luego de desempeñarse casi tres décadas como ingeniero civil en el Área de Construcción de Proyectos Hidroeléctricos de la CFE, Saúl Trejo cambió la mecánica de trabajo y modificó su rutina al jubilarse en 2003 y retornar a Chiapas.

Ana María Ruiz, su esposa, le sugirió tomar un taller de poesía junto a su prima Socorro Trejo Sirvent. Desde entonces, el autor nada más ha escrito un poema —relata alegremente— pues brincó a la narrativa.

“Escribí un cuento para niños, Sapito Sapeto, que le contaba a mi nieta cada noche, y mi esposa me animó a editarlo”, suelta al contar su aventura dentro de las letras, que incluye 150 cuentos cortos hasta antes de empezar a escribir novelas y obras de teatro.

Fue precisamente la historia del sapito la primera que escenificó, en 2014; también llevó a los escenarios una comedia llamada El ropero alcahuete, un montaje de 50 minutos acerca de un mueble heredado por una abuela a su nieta, el cual siempre salta una generación.

 

Herencia

“Mi abuelo materno fue de los pioneros del teatro en Chiapas, a mediados del siglo pasado”, reseña Saúl Trejo, quien además tiene un fuerte lazo familiar con el compositor Carlos Trejo Zambrano y con las poetas Marisa y Socorro Trejo.

Ya dentro de la Asociación de Escritores y Poetas de Chiapas, en 2016 creó su primera novela, Seducción, ambientada en París y que aborda el tema de la adopción. Además, a petición de su señora, escribió Tango para tres, una obra musical con tragedia amorosa que transformó en obra teatral y que presentó a finales de 2017.

Así, con la inspiración de su esposa —quien le da el punch para emprender—, de los relatos de la infancia, así como de las anécdotas de sus viajes familiares y de trabajo por todo el país, procedió también a dejar un legado auditivo, luego de curiosear en clases de grabación y doblaje, haciendo que sus letras impresas pegaran un brinco del papel para encantar el oído del público.

Narrador multifacético