Letras en su Tinta

AMLO

 

HOY, Andrés Manuel López Obrador visitará Chiapas por octava vez en sus casi nueve meses como Presidente.

ESTARÁ en el corazón de la Selva, Benemérito de las Américas, y seguro será un espacio más de oportunidad para reafirmar su compromiso con su tierra, nuestra tierra.

OJALÁ que pronto el Presidente dé los detalles de lo que incluye el recién firmado Pacto de Oaxaca, “Hacia un Sur-Sureste del futuro”, en lo relativo a Chiapas.

PORQUE, la mera verdad, ya apremia que se mueva mucho más económicamente el estado, más allá de las buenas intenciones.

 

Normales

 

DE NORMALES no tienen nada, ni la Mactu ni mucho menos la Canek.

SI LA MÁXIMA juarista se aplica en el caso de estos vándalos disfrazados de “estudiantes”, lo que les toca ahora es la ley a secas pues ya han sido tratados, por sexenios enteros, como amigos: con justicia y gracia.

POR ESO es plausible la rigurosa aplicación de la ley en el operativo que implementó ayer la Secretaría de Seguridad que lleva la sheriff Gabriela Zenteno al evitar que la Tuxtla-SCLC fuera bloqueada por enésima ocasión.

SI HAY un activo sexenal que ha provocado unanimidades, ése es precisamente el de la aplicación de la ley sin distingo, el no dejarse chantajear por ningún grupo escudado en la “lucha social”.

EL GOBIERNO de Rutilio Escandón tiene todo el respaldo y la legitimidad para poner en marcha este tipo de acciones y nadie le escatimará ese esfuerzo, salvo esos insaciables chantajistas.

LOS CHIAPANECOS que nos ha tocado ver y padecer los desmanes de estos profesionales de la violencia –vividores que se creen con derecho divino para trastocar el día a día a la gente productiva–, aplaudimos sin regatear tales estrategias policíacas.

OJALÁ que estos muchachos, quienes son usados como frágil carne de cañón por sus líderes que pegan con la izquierda pero cobran con la derecha, se den cuenta de tal vileza.

A NOSOTROS, los simples mortales, nos toca respaldar las acciones gubernamentales que nos permiten el buen vivir.

ASÍ SEA.

 

Unitour

 

LA INICIATIVA de recorrer la UNACH, sea para dar el banderazo de inicio de clases o para alguna firma de convenio, le da vida, personalidad y sensibilidad al rector Carlos Natarén Nandayapa.

NUESTRA alma mater, lo he dicho desde hace muchas lunas, es un espacio político y no necesita a un académico puro y duro.

LAS GESTIONES mejor recordadas de nuestra Universidad se dieron más con políticos que con académicos (y para no herir susceptibilidades, no textearé nombres).

EL RECTOR unachense tiene una ventaja superlativa en su origen mismo: sus apellidos, que son pozoleros al extremo, tanto el paterno como el materno.

ADEMÁS, su origen académico es otra buena carta de presentación –es unachense de cuna–, lo que corona con su preparación fuera de Chiapas y del país.

CARLOS ya vivió su novatada –el enfrentamiento con el SPAUNACH–, de la cual debe aprender y trascender pues los docentes, administrativos y sus respectivos sindicatos, forman parte de la necesaria transformación de nuestra máxima casa de estudios.

NO SE PUEDE dar el lujo de cometer nuevos enfrentamientos, con quien sea, pues para un pleito siempre se necesitan dos, así que todo lo que viene para adelante, es construir acuerdos.

LA UNACH lo merece, en especial en esta coyuntura tan complicada que vive financieramente, crisis de la cual se sale adelante gracias a la sensibilidad del góber Ruti, quien instruye siempre al hombre de la paga, Javier, a evitar que la UNACH naufrague.


Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

Letras para degustar

La seducción de la alquimia, novedad literaria de Viridiana Chanona
01/Junio/2018

» Sus ensayos rescatan los sabores y olores presentes en la poesía

Letras para degustar
SABORES DEL SUR. Contempla obra de los escritores Roberto Rico, Elva Macías y poemas inéditos de Gustavo Ruiz Pascacio, entre otros.

Alquimista de palabras.

En los libreros sureños hay una novedad ensayística que aborda la poesía contemporánea desde una perspectiva sinestésica: La seducción de la alquimia. Sabor y olor de la poesía de Chiapas, de Viridiana Chanona López.

Además de abrir camino a los estudios interdisciplinarios —que transitan por la antropología, gastronomía y literatura—, las letras de la originaria de Ocozocoautla brindan al lector la posibilidad de adentrarse en el mundo de la lírica chiapaneca actual.

Siéntese a la mesa junto a Tinta Fresca para degustar de los tres tiempos preparados a fuego lento por esta alquimista de las letras.

 

Páginas en su punto

El lector que tenga en las manos La seducción de la alquimia. Sabor y olor de la poesía de Chiapas podrá degustar en tres tiempos la crítica de su creadora, Viridiana Chanona: como entrada, la representación de lo femenino; plato fuerte, representaciones de lo culinario chiapaneco, y para la sobremesa, el café.

Estos ensayos elaborados a fuego lento —desde 2010— abren camino a los estudios interdisciplinarios que contemplan la literatura y gastronomía, hasta ahora poco —o nada— explorados en el estado; a la vez que son una invitación a los interesados en acercarse a la poesía chiapaneca del siglo XX.

Este último trabajo de la ensayista originaria de Coita puede adquirirse en las librerías del Fondo de Cultura Económica, así como en las presentaciones que realiza como parte de su difusión, próximamente en Comitán y San Cristóbal de las Casas.

 

Oficio literario

La unachense de formación, egresada de la carrera de Lengua y Literatura, está interesada en el estudio de la obra de Octavio Paz, José Gorostiza y Jaime Sabines, debido a las referencias filosóficas que presentan, las cuales obligan al lector a recurrir a otras fuentes para lograr su aprehensión.

Su fina pluma ya ha ganado certámenes, el más reciente fue el concurso internacional Iber Rutas 2017, en el que participó con su ensayo “De un mar que fue llegando: saberes y haceres culinarios en el Istmo- Costa de Chiapas”.

Frente a lo efímero y lo inmediato como características de la posmodernidad, la escritora está convencida de que la disciplina, tanto en la parte creativa como en la de los lectores, es el ingrediente principal para una poesía de calidad; cualidades presentes en los tres tiempos preparados por esta alquimista de las letras.

 

Letras para degustar