Letras en su Tinta

Peso

 

LOS APOCALÍPTICOS vaticinaron catástrofe financiera si AMLO llegara a la presidencia y el dólar cerró ayer a su mínimo histórico: $18.60

EN BUEN cashlán, eso significa que el mundo veía con ansiedad un relevo democrático, un cambio de régimen.

OSÉASE que el presidente Andrés Manuel no sólo es la esperanza de México sino del mundo para que México le vaya más mejor de como le ha ido.

 

Diferente

 

GOBERNAR diferente, con austeridad, sin lujos ni privilegios, es la línea que les mandó el futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a sus correligionarios morenistas.

CON EL AMLO Style, al citar a todos sus compas electos de todo el país en la mismísma Ciudad de México, corazón político del país, se advierte una clara refundación del presidencialismo.

NO SÉ si esté mal o no, lo cierto es que a muchos mexicanos les encanta que le digan qué hacer e incluso cómo hacerlo, antes que preguntarle qué piensa o propone acerca de tal o cual asunto.

LOS PSICOHISTORIADORES advierten que la obediencia está en el ADN del mexicano, primero fue un Tlatoani, luego un Virrey y ahora un Presidente al que se le sigue, de tal manera que acatamos y hasta nos gusta la línea.

SI TAL APRECIACIÓN es correcta, se advierte un triunfo por adelantado del tabasqueño, quien ha decidido todo lo que sucederá en MORENA y su protagonismo ha sido tal que ha borrado prácticamente al aún Presidente.

SU AGENDA es la agenda del país y hay algo que pocos han notado y es muy bueno para la transparencia: todos los días dialoga con reporteros, sin boletines de por medio ni voceros que hagan traducciones.

EL BLINDAJE democrático a favor de AMLO es alto y le perdonará todo tipo de echadas para atrás o malas interpretaciones de campaña, así que sus detractores pierden tiempo en insultarlo.

LO MUY CURIOSO será ver, en el futuro inmediato, cómo aterrizarán los alcaldes, diputados y senadores esa línea del presidente AMLO: si la creen a piejuntillas o van matizando para llevársela traquis, leve, relax.

YA VEREMOS qué tipo de presidencialismo se refunda en México.

 

Huerfanitos

 

CASI una decena de compitas sexenales están a punto de quedar en el olvido luego del tsunami que fue MORENA, debido a la franca incompetencia de los cerebros electorales.

[EL NEFASTO entre nefastos es, sin duda alguna, Óscar Muñoz, un fuereño a quien también se le debe que se haya colado un traidor y desleal al Senado, desplazando a verdaderos cuadros güeristas.]

NO POCOS se preguntan, en la burbuja sexenal, qué va a pasar con Fernando Castellanos, Raciel López Salazar, Jorge Luis LLaven, Juan Carlos Gómez Aranda, Jorge Betancourt, Nacho Avendaño, Paco Ortega y Roberto Rubio.

LOS AHORA descalabrados aspiraban a una posición legislativa que los (re)compensara por sus servicios políticos prestados durante el sexenio pero se les apareció la ola morena y se los llevó la corriente.

LA PREOCUPACIÓN es innecesaria, confían algunos, pues el gobierno actual aún no se acaba y serán reacomodados en estratégicas posiciones como para lograr ser transexenal.

SOBRE todo, porque la mayoría de ellos necesitan cierto blindaje al pasar por espacios de mucho cuidado, como dependencias que están hundidas en francos números rojos; o bien, porque fueron operadores de temas muy especiales que pudieran traerles broncas transexenales.

YA VEREMOS en dónde (re)colocan a estos compitas que se la han jugado, desde el principio y hasta el final, con el Número Uno, quien dicho sea de paso se ha convertido en la pieza nacional de la transición y su talento político es la envidia de no pocos egos en la vida nacional.

 

Toño

 

ANÓTELO en su diccionario: José Antonio Aguilar Castillejos, un hombre que de ahora en adelante será muuuuuy poderoso.

TOÑO, como le dicen sus amigos al aún dirigente estatal de Morena, fue nombrado ayer por AMLO como Coordinador de Programas Sociales en Chiapas, algo así como un “embajador” todopoderoso del gobierno federal.

OSÉASE que a partir del 1 de diciembre próximo, al desaparecer todas las delegaciones federales, al actual Senador suplente (de Lalo Ramírez) le van a salir más amigos que a ningún otro morenazo.

SERÁ INTERESANTE ver, eso sí, cómo configura esa megaoficina del supremo gobierno: si, por ejemplo, nombra a coordinadores de programas sociales y él sólo supervisa; o de plano, él solito controla toditos los padrones electorales, digo, a los padrones de beneficiarios.

POR OTRO lado, este moreno tendrá que cambiarse el chip pues de aventar grito y sombrerazo, como estaban acostumbrados los de izquierda radical, vendrá ahora el sabroso momento de dar respuesta a reclamos sociales.

O BIEN, para decirle en sabias y finas palabras del (malogrado) priísta Julián Nazar cuando fue nombrado secretario del Campo: “No es lo mismo ser borracho que cantinero”.

02/Agosto/2017
*Fer y calles. Muertitos que no mató
*Un operativo sorpresa a policías
*El ‘secretito’ de Morena-Chiapas

*Fer y calles. Muertitos que no mató

*Un operativo sorpresa a policías

*El ‘secretito’ de Morena-Chiapas

Por: VÍCTOR CARRILLO CALOCA
@tinta_fresca

COLGARLE muertitos que no “mató” a Fernando Castellanos, como el asunto de las calles, no sólo es injusto sino hasta inverosímil.

NO HABRÍA gobierno de la capirucha en rehabilitar una mayoría de 45 mil calles que tiene Tuxtla.

EL FER ya hizo demasiado con su programa de rehabilitaciones de calles –de concreto– y otras tantas de asfalto, que en cuatro gobiernos sabinistas (Juan, Jaime, Yassir y Samuel –y otros tantos panistas –Enoch, Paco y Vicky– nomás no lograron.

RECUÉRDESE el mote de Bache Valls y Bachir Vázquez, nomás para recordar el lamentable estado de las calles de Tuxtla en esa década, cuya memoria colectiva ya no se acuerda o no quiere acordarse.

DE LOS PANISTAS, que tanto se rasgan las vestiduras por jurarse más eficaces de lo que fueron, habrá que recordar que las calles que asfaltó Paco, como la Novena Sur, se hicieron con las patas y a las primeras lluvias chafearon.

SIN LOS RECURSOS gestionados por el Güero-Lek para darle un rostro decoroso y renovado a la capital chiapaneca, que en más de 40 años no se hacía, Fernando Castellanos hubiese pasado desapercibido.

AFORTUNADAMENTE para él, y para los moradores de la capital de nuestro rancho amado, hubo esa gestión (millonaria, dicho sea de paso) la cual permite ahora tener a un Tuxtla muy diferente.

NADA MAL estaría que se hiciera un inventario de las calles recibidas en estado de emergencia (recuérdese la 16 Poniente cuando se “tragó” autos estacionados) y la tuxtlecada verá que se ha invertido en serio en ese pendiente urbano que, cada trienio, es cada vez más grande.

FALTA mucho por hacerse, claro, pero mucho ayudaría la conejada en ayudarle a su alcalde a decirle qué calles pueden ser rehabilitadas para beneficiar a la mayoría, en vez de andarle colgando muertitos que definitivamente no “mató”.

 

Desfajados

 

CON EL UNIFORME desfajado quedó más de un poli tuxtleco cuando ayer, más de uno, fue bajado de la patrulla para ser llevado directito al Centro Estatal de Control de Confianza.

EL OPERATIVO sorpresa consistió en hacerle uno de los cuatro exámenes que aplica dicho Centro desde hace varias lunas: el toxicológico.

LOS MUCHACHOS de Moisés Grajales hicieron filita para que les tomaran sus muestras, a fin de identificar a personal policíaco (y administrativo, de pasada) con aficiones pachecas.

MÁS DE UNO hizo muecas pero al final tuvieron que apechugar pues el propósito de la medida es garantizarle al respetable que haya uniformados en su sano juicio (al menos) y si nos van a aplicar una multa (de lo que sea), lo hagan en sus cinco sentidos.

Y LO MÁS MEJOR, es que la aplicación de exámenes se hizo en presencia de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, con los visitadores de Juan Trinidad, así como los enviados de Raciel López Salazar, de la Contraloría Interna de la Fiscalía General del Estado.

TODO fue, como dicen los gringos, un ganar-ganar: la ciudadanía gana en confianza, el uniformado se conduce sanamente y, si fuera el caso, la Policía de Tuxtla logra una limpia al interior de la corporación.

 

Secretito

 

NO SE LO DIGA a nadie, pero la encuesta de Morena tiene un secretito: aunque la reciente asamblea estatal definió a una terna, la dirigencia nacional puede incluir, discrecionalmente, otros dos nombres.

OSÉASE que si pensaba que esa encuesta iba a ser definitiva en cuanto a nombres, anda con la brújula extraviada pues los estatutos facultan al Comité Nacional de Morena incluir “mínimo 3 y máximo 5”.

OBVIO, esos otros dos nombres podrían ser nominados por AMLO el próximo 3 de Septiembre, cuando MORENA lleve a cabo su Consejo Nacional y revise que acá en Chiapas no hubo unanimidad.

TONS ya lo sabe: nadie puede cantar victoria todavía entre los morenos, y esos dos tapados, digo, “externos” a Morena, son los que han de estar requetecontentos de no estar expuestos aún a la grilla mediática.

CHAN, chan, chaaannn…


CACHIVACHES: EL PESO del apellidazo se notó con Manuela del Carmen Obrador Narváez, palencana que fue nominada al Senado en la reciente asamblea de Morena; el nombre de Manuelita es nomás una probadita de la influencia que tiene su tío don AMLO en su partido, especialmente en Chiapas…