Letras en su Tinta

¿ES LA EMOCIÓN de este 2018 el mismo que hace seis años?

A DIFERENCIA de la sucesión pasada, cuando no había ninguna duda de que sólo un candidato era el mero bueno, ahora la pelea es entre dos (o tres, si se es un rojo optimista).

EN 2012, había un deseo ferviente de cambiar un modelo sexenal repleto de excesos etílicos y financieros (no se dimensionaba siquiera el quebranto a las arcas públicas que hoy padecemos).

POR ESO la participación ciudadana rompió todo pronóstico, al lograr un 68%, sólo comparable con el convulso 1994, cuando sorprendió la irrupción de una guerrilla que puso en jaque al gobierno en ese histórico año.

AHORA, la pelea política-electoral se perfila en dos:

POR UN LADO, el compa Rutilio Escandón, abanderado de MORENA, ese fenómeno político partidista que ha capitalizado muy bien el enojo social con Andrés Manuel López Obrador a la cabeza.

RUTI ha aprovechado también su siempre congruente trayectoria de izquierda, además de honrar su prestigio como un tranquilo padre de familia ajeno a todo tipo de excesos, lo cual lo ha colocado como puntero de las preferencias electorales.

DEL OTRO lado se encuentra Fernando Castellanos, abanderado del Partido Verde y los otros dos partidos locales que han sorprendido con su irrupción en el mercado electoral y sólida militancia.

[EN CONTRA, Fernando tiene a medio Tuxtla que no votó por él; y la otra mitad que no está nada satisfecho por su gestión en la capirucha, aunque más allá de La Pochota, Castellanos tiene química entre la militancia tucanesca y de sus hermanitos.]

EL CRECIMIENTO del compa Fer, quien llegó un mes tarde al escenario sucesorio, radica en mantener un discurso de enfrentamiento, sin decirlo de manera directa, con el abanderado rojo, Roberto Albores Gleason.

“GOBERNARÉ con chiapanecos”, suelta una y otra vez el alcalde de Tuxtla con licencia, pues sabe que esas punzadas calan duro al heredero del ex góber, quien nació en Ciudad de México y ahí creció gran parte de su vida.

TAL ES EL DILEMA de la chiapanecada: optar por el heredero del “cambio verdadero”, y cruzar la boleta morena también acá; o bien, apostarle a un joven impetuoso que genera por igual simpatías que antipatías.

 

Voto silencioso

 

SI SEIS de cada 10 no se interesan en política, y en una encuesta el 30 por ciento es todavía caudal de indecisos, eso está claramente reflejado en el ánimo de este Chiapas 2018.

NO PROLIFERAN pendones ni volantes, mucho menos gente en semáforos con playeras, compas con gorritas o paraguas.

EN CONTRASTE, pervive un voto silencioso que, por supuesto, es rebelde y disruptivo, no forma parte de “la mafia en el poder”; y es el que determinará al triunfador, consolidándolo. Tanto a nivel nacional como estatal.

SE TRATA de una rabia ciudadana que no se manifiesta en redes sociales pero que no está nadita de acuerdo con las cosas como están y lo manifiesta en la combi, el Conejobus o la ranchería.

AQUEL ciudadano que le dio un voto de confianza al PRI en 2012 y cuyo partido no supo ni pudo mantener el respaldo que le dio la gente, luego de dos sexenios azules que también defraudaron porque incurrieron en la corrupción de siempre.

ES EN LAS CIUDADES donde más se manifestará ese voto subversivo, insumiso e insurrecto, que votará en contra de las otrora fórmulas ganadoras; el que no sabe de despensas ni billetazos el día de la elección; que no se deja acarrear ni vota por consigna.

CONTRA ese sufragio turbulento se enfrentará la aristocracia partidista, la misma que no pudo contrarrestar el Efecto Fox en el 2000, ni en el 2012 con el Efecto Peña.

EL VOTO desobediente ya se refleja en las encuestas, y se coronará en 11 días más, llevando al Poder una tercera opción que, espera, ahora sí será la vencida.

¿APOSTAMOS?


CACHIVACHES: SE VE, y se siente, que hay alcalde de Tuxtla, pues Carlos Molano lo mismo tiene una reunión de seguridad, que revisa pendientes en SMAPA o lleva a cabo un cónclave de empresarios; sin duda, la mejor noticia del mes es haberle tomado protesta a este ciudadano tuxtleco con ganas de trabajar y total vocación en el servicio público… DE LAS POCAS campañas que emocionan, una de ellas es la de Carlos Morales, quien genera unanimidades (positivas) lo mismo entre sectores vulnerables que hombres de la paga, comerciantes, académicos y una larga lista de etcéteras, lo cual no deja ninguna duda que encabezará el próximo trienio 2018-201 en la capirucha

10/Octubre/2017
*Sin distingo, apoyos de gobierno
*AMLO, en las nubes electorales
*La mochada nuestra de cada día

*Sin distingo, apoyos de gobierno

*AMLO, en las nubes electorales

*La mochada nuestra de cada día

Por: VÍCTOR CARRILLO CALOCA
@tinta_fresca

Apoyos

 

TAJANTE, el Güero-Lek aclaró paradas ayer en Comitán: “Los apoyos que se dan, son para ayudar a todos sin distinción alguna”.

EN LA ENTREGA del programa Bienestar rosa, el gobernador fue más allá: “No es para fortalecer a ningún partido político, ¡ni a ningún líder político!”

OSÉASE que si alguno ya se sentía muy muy por andar en cuanta pasarela se le ocurra transitar, ya recibió su buena dosis de Ubicatex.

 

Peje power

 

EL RIVAL a vencer en Chiapas para el 2018 tiene nombre y apellido: Andrés Manuel López Obrador.

EL TABASQUEÑO anda por las nubes, con un 46 por ciento de simpatías efectivas (o sea, libre de indecisos y sin partido), según la prestigiada encuestadora Buendía & Laredo.

ESTE PEJE power no es de sorprender porque en la elección del 2006 apabulló a Felipe Calderón, incluso en contra de toda la operación estatal que maquinó Pablo Salazar a favor de los azules.

[INCLUSO EN 2012, ya mermado por su autoproclamación de Presidente legítimo, se quedó no tan lejos de Enrique Peña, apenas a seis por ciento de diferencia.]

Y ES QUE acá en el rancho amado hay convicción opositora desdenantes pues en 1999, en la primera (e histórica) elección interna del PRI, otro tabasqueño, Roberto el del apellidazo le dio un Madrazo al dedazo de Francisco Labastida, ganando ¡los 12 distritos! aun en contra de la línea del viejo RAG con todo y su entonces operador estrella José Antonio Aguilar Bodegas.

OSÉASE que, para el 2018, cualquier suspirante que no sea de Morena tendrá un doble desafío: primero, ganar la candidatura de su casa; y después, remar (a muy) contracorriente del Peje power.

NO ESTARÁ fácil para ninguno que suspire el año entrante pues el tabasqueño lleva ya tres sexenios de andar del tingo al tango, con una buena reputación en esa franquicia que le cuelgan a las blindadas siglas AMLO.

LOS ANTIPEJES no tienen de otra más que asumir que el 2018 será la madre de todas las batallas electorales, no sólo por la elección propia, la estatal, sino que también deberán cranearle cómo ganar también la presidencial y derrotar al todopoderoso Andrés Manuel.

 

Mochadas

 

LA REVELACIÓN de que México es el más corrupto de América Latina no se debe exclusivamente a sus gobiernos sino también a sus ciudadanos.

UN ESTUDIO realizado por Transparencia Internacional precisa que la mitad de los mexicanos ha confesado el haber soltado una mochada para obtener un servicio escolar u hospitalario.

Y LA VERDAD es que la corrupción no viene sólo de arriba sino que también de abajo, desde que nos pasamos un alto o nos estacionamos donde no debemos.

SER CORRUPTO es también tirar basura donde no debes, aceptar una promoción laboral que no mereces salvo el caerle bien a tu jefe.

MUCHO menos, recibir un sobresueldo que no has desquitado o viáticos que no usaste, en caso de que trabajes en una oficina de gobierno.

LA DESHONESTIDAD va más allá de agenciarse un bille a la mala, de obtener un favor a cambio de un regalo; se trata de obtener un beneficio sin que se tenga derecho a él o a ellos.

“LA CORRUPCIÓN somos todos”, solía decir el presidente Miguel de la Madrid al justificar su campaña de renovación moral tras el manchado sexenio de José López Portillo con su escándalo caso de El Negro Durazo.

SI LOS MEXICANOS adultos no tenemos remedio, y hasta confesamos los moches para obtener ventajas, el futuro para que nuestro país cambie deberá empezar con nuestros pichitos.

SÓLO ASÍ, quizá en un futuro cercano, nuestros hijos podrán leernos, ya cuando ellos sean adultos y nosotros tíos, que México es el país menos corrupto de América Latina y del mundo.


CACHIVACHES: TODOS LOS DÍAS, en los horarios libres de su carga laboral, Rutilio Escandón se reúne con su equipo cercano para implementar la estrategia de organización en favor de su dirigente moreno Andrés Manuel López Obrador… NOMÁS el pelito se le ve a Sasil de León, movidita delegada de Prospera en Chiapas, quien se ha olvidado incluso de su agenda social y está volcada a rendir buenas cuentas políticas de aquí y hasta el cierre del sexenio… “SI LE VA bien al campo, a Tapachula le va mejor”, soltó Neftalí del Toro al entregar plantas de café, tomate y diversos insumos agrícolas, beneficiando a más de 500 familias del Soconusco…