Letras en su Tinta

Saludo

 

FUE UN SALUDO seco, de esos peculiares entre políticos, como para que los comensales no pensaran mal.

AHÍ ESTABAN Roberto Albores Gleason y José Antonio Aguilar Bodegas, en el restaurante Mi Viejo Pueblito de Tuxtla.

DOS ESTIRPES que, luego de colaborar estrechamente en el ya distante gobierno de RAG apá, éste terminó traicionándolo en 2006 al levantarle la mano a su opositor; en respuesta, el tapachulteco lo expulsó del PRI.

POR ESO es que, aunque para unos fue un saludo más entre un par de políticos, lo cierto es que hubo muchas tripas retorcidas detrás de ese hipócrita apretón de manos.

 

Sótano

 

SI ALGUIEN debería estar inquieto con los recientes movimientos políticos, ese debería ser el PRI, quien se coloca ya en el sótano de las preferencias electorales.

UNA RECIENTE encuesta, la medición semanal que hace Massive Caller, mantiene a MORENA y a su candidato Rutilio Escandón en el primer lugar de las simpatías del electorado (aunque con dos puntos menos: 29.90%).

SU MÁS CERCANO perseguidor, en un lejano segundo lugar, se coloca José Antonio Aguilar Bodegas, con el 15.78% de la intención de voto; en tercer lugar, apenas debajo con el 14.51%, aparece la preferencia por un independiente, que en este caso es Jesús Orantes.

HASTA el cuarto y último lugar, con un punto y medio abajo –el 13.04%–, se ubica Roberto Albores Gleason, abanderado del PRI que recién sufrió la desbandada de tres siglas de su coalición Todos por Chiapas.

“LA ENCUESTADORA más acertada de México”, tal y como se publicita, hizo su medición de preferencias electorales con fecha 20 de febrero y tanto la empresa como su gerente, Carlos Campos Riojas, se ufanan de haber pronosticado el resultado en las 12 elecciones de 2016 y las cuatro de la jornada electoral del año pasado, en 2017.

YA VEREMOS si los rojos siguen (man)teniendo esa caída (libre) pues por un lado falta saber quién será el candidato común del nuevo Frente partidista y por otro cómo se reparte el No Sabe/No Contestó (que alcanza el 21.37%).

 

Descalabrado

 

DE TRES COMPITAS descalabrados al pulverizarse el Frente en Chiapas –un traidor, otro loco y un ex priísta– sólo uno vale la pena mencionar.

TRAS el manotazo en la mesa que soltó la mano que mece la cuna sexenal, lo sensato para Jósean sería retirarse sin mayores aspavientos.

NADA volverá a ser igual en el reacomodo político, tras la implosión de las alianzas y con la irrupción de la inminente (y ganadora) candidatura común opositora.

LO QUE VIENE será una lucha fratricida, repleta de fake news, lodo y en donde los trapitos sucios (y percudidos) saldrán a relucir.

QUIZÁ por eso Noé Castañón León, hijo de Noé Castañón León, éste quien fuera titular del Tribunal en los tiempos de Roberto Albores Guillén, confía a quien quiera oírlo que el tapachulteco tiene un (tremendo) expediente con la PGR por el delito de lavado de dinero.

HABRÁ que resignarse a que, a veces, también corriendo se gana, como sucede en la vida misma, para evitar una desgastante confrontación.

LA MADUREZ deberá anteponerse a ese ímpetu político que, por ahora, ya se ha caído.

FALTA ver si, para Jósean, impera la razón antes que la emoción.

 

Hándicap

 

LAS TENDENCIAS de las últimas tres elecciones presidenciales nos dieron la lección de que en los últimos cinco meses previo a los comicios, las cifras pueden cambiar pues falta tiempo, debates, campaña y errores por cometer.

EN 2006, por ejemplo, un poderosísimo AMLO, pasó de ser puntero en las encuestas a “un peligro para México”, cuya lengua lo traicionó y, finalmente, lo sepultó a una cerradísima elección que finalmente perdió.

EN EL ACTUAL proceso, el 2018, el recuento de los daños por las precampañas dejó algo claro: Andrés Manuel López Obrador es primer lugar en preferencias presidenciales, incluso, creciendo un par de puntos en simpatías ciudadanas.

EL HANDICAP por los Los Pinos –en tres encuestas: El Universal, El Financiero y Reforma– ubicó en el segundo lugar a Ricardo Anaya, como el suspirante de más crecimiento (hasta cinco puntos porcentuales).

AL TERCER lugar, cayendo en vez de subir, se colocó al candidato priísta que no es del P RI, José Antonio Meade, quien se fue en picada hasta en tres puntos.

AHORA, habrá que considerar la polémica lista de candidatos a Senadores por parte de MORENA, con el impresentable Napoleón Gómez Urrutia, además de la polémica desatada por la “Constitución moral” de tío AMLO.

QUIZÁ por eso, Pepe YoMero Meade incluirá, ahora sí, a verdaderos (aunque polémicos) operadores político-electorales, como Manlio Fabio Beltrones, Beatriz Paredes, Carolina Viggiano, René Juárez y Mariano González Zarur, todos priístas de viejo cuño, colmilludos para eso de ganar votos.

YA VEREMOS, en esta psicosis de las encuestas, a ver quién pierde votos y quién los cacha, una vez terminado el periodo de intercampañas, pues falta tiempo, debates, campaña y errores por cometer.

29/Enero/2018
*PVEM. ¿Adiós a su alianza con PRI?
*¿Querrá Pepe desechar votos?

*PVEM. ¿Adiós a su alianza con PRI?

*¿Querrá Pepe desechar votos?

Por: VÍCTOR CARRILLO CALOCA
@tinta_fresca

EL VERDE podría decirle adiós al PRI en un tris.

BUENO, en menos de 72 horas, para ser exactos, si los rojos no le informan al Instituto de Elecciones de Oswaldo Chacón cuál es el método interno de selección del candidato de ese montón llamado Todos por Chiapas.

Y SI A ESO le sumamos la rebeldía tucanesca de Eduardo Ramírez Aguilar, con una nueva concentración masiva de ayer domingo que puso a temblar a más de uno, los del PRI deberían serenarse.  

TODO este despiporre no tendrá fin en lo inmediato pues aún faltan dos meses, el 30 de marzo, para que cada partido registre a su candidato, si la alianza de Todos… revienta, como todo indica que así será.

LOS CEREBROS que maquinaron el dedazo jamás calcularon que el rebelde verde, el compa ERA, sacara las garras y su estruendosa voz encontrara eco en las primeras planas nacionales.

EL JAGUAR negro, un fenómeno político netamente local, catapultó a nivel nacional con el agandalle tricolor; y peor, cuando el acoso y la intimidación pasó a mayores, incluso al poner en riesgo su integridad.

LA PEOR forma del autoritarismo, un regreso al pasado, al jurásico tricolor, se hizo presente con la persecución de una averiguación previa y la irrupción policíaca, con las claras miras de aquietarlo y silenciarlo.

EL EFECTO fue contraproducente, desde luego, pues el susodicho convocó a sus seguidores a una “Marcha por la Dignidad”, en domingo, y la sorpresota fue la convocatoria de miles.

LA AMENAZA de encierro, que finalmente se frustró a juzgar por lo evidente, terminará por el entierro del dedazo y, por supuesto, el destierro de las formas más autoritarias de hacer política.

 

***

 

¿ESTÁ el candidato presidencial no priísta del PRI como para desperdiciar votos e imponer su ley (bueno, sus afectos) y desestimar a su aliado el Verde?

QUIZÁ Enrique Ochoa Reza tenga en su escritorio un diagnóstico que acá nadie comparte pues si insisten en la imposición, las cuentas no cuadran.

ES MÁS, hasta la dirigencia nacional del PVEM debería reflexionar la espalda que le dio al PVEM Chiapas pues hasta su registro nacional estaría en riesgo ante una inminente fractura en el tucán.

DESECHAR un millón de votos, que es lo que sacó el Verde en 2015, no creo que deba ningunearse, sobre todo, cuando el diagnóstico en nueve gubernaturas en juego no es alentador.

MIRE usted:

INDEPENDIENTEMENTE de si Morena gana o no la presidencial, es claro que al menos en tres estados lleva la de ganar: Ciudad de México, Morelos y Tabasco.

AHORA bien, de las seis que restan, quite a Jalisco, que es indiscutiblemente para Movimiento Ciudadano, así como Puebla, Veracruz y muy probablemente Guanajuato, que serán para el PAN.

OSÉASE que, como la canción de los perritos, nomás me quedan dos, dos, dos: Yucatán y Chiapas, la primera segura para el PRI y, nuestro rancho amado, puesta en riesgo por el propio tricolor.

VUELVE entonces la pregunta: ¿En verdad quieren poner en riesgo los votos de Chiapas en torno al candidato presidencial?

LA FÓRMULA está fácil:

SI QUIEREN a su candidato rojo, va, que compita; y que se respete al tucán y dejen a su respectivo gallo que compita solo; al final, los dos van a sumarle a un candidato presidencial que no está para despreciar votos.

SI PREVALECE la razón, por encima de la cerrazón y sinrazón, Chiapas tendrá un final electoral sino feliz, menos complicado, ante el avance de una franquicia MORENA que, cada día, despierta más simpatías.