Letras en su Tinta

A UN PAR de semanas de iniciar el proceso de registro para nuevo Rector, la UNACH puede definirse en negativo: en lo que NO necesita.

Y NO ES JUSTO que perviva la prebenda, transformada en promesa de hueso (llámese plaza o recategorización), a cambio de alguna firma “de apoyo”.

LA UNACH no necesita más recomendados para la colina universitaria, sea por amiguismos o compadrazgos.

CUALQUIER aspirante a Rector no debe cobijarse más en eventuales grupos de choque que son una velada amenaza de tácito chantaje.

MUCHO menos en la pleitesía al Poder, sea del color que sea, quemándole incienso un día y soplando las cenizas mañana.

PRIVILEGIAR el espíritu académico, por encima del influyentismo, y plantear mecanismos de rigurosa evaluación, es lo que debe prevalecer en el aula, tanto para la chaviza como para la maestrada.

LA UNACH no puede ser ya reducto de fósiles suspirantes, anclados en el pasado y su más dinosáurico andar.

[EL BOTÓN de muestra de que sí se puede ser diferente la dio el rector de la UNAM, Enrique Graue, quien encabezó la reciente y muy digna lucha contra los porros.]

DEFINIDA la exclusión –de todo lo malo que pervive en la UNACH–, ahora incluya a todo nombre que sí puede oxigenar a nuestra máxima casa de estudios.

OJALÁ que la venidera sucesión nos sorprenda con un nuevo espíritu y convicción en la comunidad universitaria, especialmente incluida su Junta de Gobierno, ésta tan mermada en su credibilidad.

SEGURO que los vientos de cambio del país soplarán también en la UNACH.

 

MVC-Ruti

 

“MIENTRAS una nueva historia sexenal empieza a forjarse acá en Chiapas, el próximo 9 de diciembre un ex gobernador construirá (hasta ahora sólidamente) una propia.

“EL GÜERO-Lek regresará al Senado, en un empoderamiento inédito en un mandatario saliente, típicamente mermado y con camino directo al ostracismo.

“MANUEL Velasco Coello supo forjar su salida sexenal y se volvió no sólo útil sino indispensable políticamente, al ser el puente entre los opuestos Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto.

“Y COMO en México la vida se mide en sexenios, al menos en el que viene, el de las siglas MVC seguirá teniendo oxígeno político.

“NO SERÁ una pieza de museo ni un patético estorbo del pasado, como los dos últimos ex’s; más bien, será un aliado fundamental pues si alguien creyó en Ruti, ése fue precisamente MVC al nombrarlo Magistrado Presidente, lo cual le dio la catapulta política necesaria para llegar a Palacio.

SI QUIERE saber qué sigue, córrale por su Tintota impresa, donde podrá leer un análisis prospectivo de los escenarios políticos que tendrá Chiapas en el venidero sexenio de AMLO.


CACHIVACHES: POS QUE sí, sí y sí, el junior Noé Castañón le dice a todos sus cuates que sí tomará protesta como Senador, aunque ayer MORENA bajó el tema del “Orden del día” porque insiste en que el susodicho concluya los procesos jurídicos pendientes…

08/Marzo/2018
*Chiapas 2018: Ruti, Rocko y Jósean
*Rojos y tucanes, ‘amigos y rivales’ 
*El factor ERA. ¿En ‘casa’ o fuera?
 

*Chiapas 2018: Ruti, Rocko y Jósean

*Rojos y tucanes, ‘amigos y rivales’

*El factor ERA. ¿En ‘casa’ o fuera?

 

Por: VÍCTOR CARRILLO CALOCA
@tinta_fresca

CON LOS CHIQUIPARTIDOS de vuelta al nido sexenal, queda claro que en la boleta sólo habrá tres jugadores para el relevo en Palacio: Rutilio Escandón Cadenas, Roberto Albores Gleason y José Antonio Aguilar Bodegas.

LAS OPCIONES se redujeron finalmente a tres, aunque el PRD y MC se sigan cotizando alto para finalmente acuerpar a Jósean.

TODO VOLVERÁ a su lugar, incluso para el espontáneo del morado, quien luego de su personalísima emoción terminará declinando a favor del originalmente destapado.

LA PELEA entre Ruti, Rocko y Jósean arranca favorable para el morenista, quien no tuvo que sortear tantas rupturas y fracturas como sí le pasó a sus adversarios.

LO QUE viene será una ardua tarea de reconciliación política, un desafío enorme de Operación Cicatriz entre liderazgos que, allá abajo, se dieron con todo y sin medida.

YA VEREMOS quién será aquel capaz de sanar las heridas y, en una de ésas, jalar a desesperanzados.

NO PUEDE haber altanería ni egos en juego antes de la contienda, mucho menos con un avasallador Efecto Peje que (man)tiene en la lona a sus adversarios, especialmente al PRI en el sótano.

YA VEREMOS quién es capaz –Ruti, Rocko o Jósean– de sumar el mayor número de insatisfechos a su causa política.

 

La lucha “abajo”

 

Mover a Chiapas y Chiapas Unido competirán con el PRI, PANAL y Verde hasta en 30 ayuntamientos con candidatos comunes, en tanto que para diputados locales quedarán de la mano con el Verde.

EN BUEN castilla, eso significa que los verdes o rojos que quieran reelegirse lo podrán hacer sin ningún problema, en sintonía con la alianza federal, para mantener al estado rojiverde.

[DOS casos que podrían ser excepción por sus profundas divisiones: Marco Cancino, tucán coleto quien en 2015 hundió a los rojos hasta el quinto lugar; y Mario Fox, el rojo alcalde de Comiranch, quien es invisible a los verdes cositías (porque nomás no lo pueden ver).]

EN DONDE “pelearán” es abajo, en las diputaciones locales, donde el PRI prácticamente irá solo –de la mano del inexistente PANAL–, en contra del Verde y sus dos hijitos, Mover a Chiapas y Chiapas Unido.

OSÉASE que hay tiro entre verdes y rojos, en congruencia con el fuego amigo que se vive casi desde que arrancó el sexenio, rivalizados los de Santo Domingo con los tucanes.

PRI y Verde seguirán siendo amigos y rivales: amigos cuando les convenga y rivales cuando no, para mantener la plaza rojiverde (o verdirroja, si lo prefiere).

 

El factor ERA

 

EL GIRO de 180 grados que dio el panorama político tiene un pendiente: el factor ERA.

SI LALO se queda en casa, y al final logra la candidatura al Senado, se formalizará de facto la permanencia de la alianza Verde-PRI (aunque ahora será PRI-Verde pues será encabezada por un rojo).

PERO si no amachina ese espacio, sus huestes serán valoradas por grupos contrarios y enfrentados que, nomás por resentimiento, podrían ser muy peligrosos.

NO SERÍA bueno desestimar su trabajo político durante seis años pues, en elecciones de alta competencia, como las que se viven ahora, esos puntos que da el Jaguar negro podrían hacer la diferencia entre ganar y perder.

EL MISMO Rocko ha dicho, porque así lo ha confiado a sus cercanos, que le gustaría ver a Lalo de su lado pues construye “con humildad”.

[Y EL COMPA ERA es un profesional de la política, con colmillo desarrollado durante varios sexenios, capaz incluso de levantarle la mano a su paisano.]

YA VEREMOS si el factor ERA se convierte en un aliado o adversario del proyecto sexenal que viene.

CHAN, chan, chaaaannnn…