Letras en su Tinta

A UN PAR de semanas de iniciar el proceso de registro para nuevo Rector, la UNACH puede definirse en negativo: en lo que NO necesita.

Y NO ES JUSTO que perviva la prebenda, transformada en promesa de hueso (llámese plaza o recategorización), a cambio de alguna firma “de apoyo”.

LA UNACH no necesita más recomendados para la colina universitaria, sea por amiguismos o compadrazgos.

CUALQUIER aspirante a Rector no debe cobijarse más en eventuales grupos de choque que son una velada amenaza de tácito chantaje.

MUCHO menos en la pleitesía al Poder, sea del color que sea, quemándole incienso un día y soplando las cenizas mañana.

PRIVILEGIAR el espíritu académico, por encima del influyentismo, y plantear mecanismos de rigurosa evaluación, es lo que debe prevalecer en el aula, tanto para la chaviza como para la maestrada.

LA UNACH no puede ser ya reducto de fósiles suspirantes, anclados en el pasado y su más dinosáurico andar.

[EL BOTÓN de muestra de que sí se puede ser diferente la dio el rector de la UNAM, Enrique Graue, quien encabezó la reciente y muy digna lucha contra los porros.]

DEFINIDA la exclusión –de todo lo malo que pervive en la UNACH–, ahora incluya a todo nombre que sí puede oxigenar a nuestra máxima casa de estudios.

OJALÁ que la venidera sucesión nos sorprenda con un nuevo espíritu y convicción en la comunidad universitaria, especialmente incluida su Junta de Gobierno, ésta tan mermada en su credibilidad.

SEGURO que los vientos de cambio del país soplarán también en la UNACH.

 

MVC-Ruti

 

“MIENTRAS una nueva historia sexenal empieza a forjarse acá en Chiapas, el próximo 9 de diciembre un ex gobernador construirá (hasta ahora sólidamente) una propia.

“EL GÜERO-Lek regresará al Senado, en un empoderamiento inédito en un mandatario saliente, típicamente mermado y con camino directo al ostracismo.

“MANUEL Velasco Coello supo forjar su salida sexenal y se volvió no sólo útil sino indispensable políticamente, al ser el puente entre los opuestos Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto.

“Y COMO en México la vida se mide en sexenios, al menos en el que viene, el de las siglas MVC seguirá teniendo oxígeno político.

“NO SERÁ una pieza de museo ni un patético estorbo del pasado, como los dos últimos ex’s; más bien, será un aliado fundamental pues si alguien creyó en Ruti, ése fue precisamente MVC al nombrarlo Magistrado Presidente, lo cual le dio la catapulta política necesaria para llegar a Palacio.

SI QUIERE saber qué sigue, córrale por su Tintota impresa, donde podrá leer un análisis prospectivo de los escenarios políticos que tendrá Chiapas en el venidero sexenio de AMLO.


CACHIVACHES: POS QUE sí, sí y sí, el junior Noé Castañón le dice a todos sus cuates que sí tomará protesta como Senador, aunque ayer MORENA bajó el tema del “Orden del día” porque insiste en que el susodicho concluya los procesos jurídicos pendientes…

01/Marzo/2018
*Un moreno vs MORENA, el ‘tiro’
*Al final, habrá una lucha de dos
*¿Campaña hará la diferencia?

*Un moreno vs MORENA, el ‘tiro’

*Al final, habrá una lucha de dos

*¿Campaña hará la diferencia?

Por: VÍCTOR CARRILLO CALOCA
@tinta_fresca

PRI VS VERDE BIZARRO

EL RIVAL a vencer no será el PRI sino el Verde bizarro, esas conversas siglas que ahora podrían denominarse Todos Unidos con Lalo.

LUEGO de que al final el Verde cupular se impuso al Verde rebelde, regresando a su nido con el PRI, el desenlace político de este #Chiapas2018 se antoja de pronóstico reservado.

NUNCA nadie entendió que no se trataba de un moreno caprichoso, sino de un desafío del centro, de una camarilla sexenal que quiso atropellar la voluntad de quien aún manda acá en el rancho amado.

COLOCADO sólidamente en un tercer lugar, el PRI no es rival a vencer, especialmente si en este fenómeno político estatal, el compa ERA –cobijado por supuesto por su padrino político– se arropa ahora de cinco siglas variopintas.

DE PASADITA, este nuevo frente de batalla política le servirá a Eduardo Ramírez Aguilar a expiar sus pecados políticos, a su propia redención, una limpia que mucho le hacía falta.

EL (INMINENTE) COBIJO del PRD, PAN, Movimiento Ciudadano, además de los chiquipartidos Mover a Chiapas y Chiapas Unido, le permitirá al (casi) ex Verde la congruencia de su voz a la izquierda.

NO ES GRATIS que el poderoso hombre del sexenio –ex alcalde de Comitán, ex diputado federal, ex secre de Gobierno, ex presidente del PVEM en Chiapas y ex mandamás del Congreso– se mantenga vigente con un discurso de ruptura.

LO QUE VIENE será confeccionar una entronización verdaderamente democrática, sin imposiciones, cuidando a los dignos perfiles de los partidos que le cederán el lugar.

 

***

 

SIN CONTAR las siglas, la del 1 de julio de 2018 será una lucha de tercias que, a juzgar por las encuestas, terminará en una lucha entre dos.

ES DECIR, si cada suspirante no alcanza siquiera el 30 por ciento en su popularidad, Ruti, Lalo y Rocko, lo demás lo harán –ya lo están haciendo– las siglas.

[VEA por ejemplo al (muy) potenciado Rutilio Escandón, a quien la franquicia MORENA lo catapultó a las nubes en las más recientes encuestas.]

EL APUÑUSCADO de siglas opositoras, que cobijarán a un cantado gallo común como lo es el Jaguar negro, es previsible que le subirá puntos.

LAS SIGLAS del tricolor no le sumarán al cachorro de apá RAG, tal y como le ha sucedido al suspirante del PRI –no priísta–, José Antonio Meade.

A DIFERENCIA de hace seis años, cuando nadie le disputaba la plaza a ese torbellino político que fue el Güero-Lek, quien estaba más allá de siglas, ahora es otro cantar.

[RECUÉRDESE que tanto el Efecto Peña como el Efecto Güero tenían un discurso de choque, de oposición, pues el PRI llevaba dos sexenios fuera de Los Pinos, con un PAN errático y la imagen de fracaso como alternancia.]

ESA RONCHITA con la que arrancaron Ruti, Lalo y Rocko –30, 30 y 30– va a subir o bajar en menos de cuatro meses, en una torrencial vorágine de acontecimientos políticos marcados por la sucesión presidencial.

YA VEREMOS el talento y la capacidad de cada uno de los suspirantes para allegarse de buena tropa, colaboradores y, por supuesto, una atinada campaña que, ahora sí, puede hacer la diferencia.

 

***

 

¿LA CLAVE estará en la campaña política, ante un cerrado escenario del convulsamente esperado domingo 1 de julio?

EL PROSELITISMO puede dar esos tres o cinco puntos porcentuales que pueden hacer la diferencia, lo que evite caer en un litigio poselectoral, el de voto por voto y casilla por casilla.

HABRÁ una movilización espeluznante, altamente cotizable, por parte de liderazgos que muy probablemente se verán en la orfandad política y se venderán al mejor postor.

El SECRETO, sin embargo, está en esos indecisos que pueden inclinar la balanza con su participación (casi un 30 por ciento del electorado, según encuestas serias).

EN LA HISTORIA política-electoral, de Chiapas y del país, no hay Fuerza de Estado que resista los votos ciudadanos contantes y sonantes.

[RECUÉRDESE apenas en 2012 cómo, en el mismísimo War Room del Güero-Lek, no creían la abrumadora mayoría que registraban pues la participación en las urnas alcanzó un histórico 67 por ciento.]

A VER si a la mafia de las siglas, la de los partidos políticos, no les mete un buen calambre a aquellos que ya se presumen winners sin ni siquiera empezar el primer round.