Letras en su Tinta

-Laaarga transición

 

A DIFERENCIA de otras transiciones, la actual de MVC-Ruti no tiene visos de concreción de acuerdos aunque haya una evidente cordialidad.

LAS DOS ANTERIOS, las del 2012 y 2006 –la de MVC con Sabines y la de Sabines con Pablo–, carecieron siquiera de la más mínima cortesía política por parte del góber saliente.

LA DEL 2000 sí, pero Roberto Albores Guillén se equivocó, aceptando el equipo de transición que le impuso Pablo Salazar, donde este último se documentó lo suficiente para integrar los expedientes que después usaría para meter a la cárcel a los alboristas.

[EL DOCUMENTO clave con el que obligó PSM al viejo RAG a entambar a sus funcionarios fue un expediente del DIF en contra de María Gleason, la presidenta honoraria, y su hijo, el entonces desconocido Roberto Albores Gleason, quien representaba a la comercializadora Abasto Global en un claro conflicto de interés.]

EL EX PRIÍSTA adelantó la pérdida de poder que se da en la transición, lo cual Albores aceptó al pensar que habría una madurez política pues nunca imaginó tal cacería de brujas para los suyos.

PARADÓJICAMENTE, el propio Pablo tuvo que pactar luego con el Diablo mayor para atajar seis años después a su archirrival, el entonces senador José Antonio Aguilar Bodegas, permitiéndole un activismo en contra del PRI y a favor del candidato pablista, Juan Sabines.

 

***

 

EN EL 2006, al imponerse el candidato oficial, Juan Sabines, donde hubo todo tipo de argucias político-electorales que Jósean calificó como “Elección de Estado”, la transición simplemente no existió.

EL PROTAGONISMO y arrogancia del góber saliente desterró a su lacayo político, el entonces joven Sabines, quien se fue a Acapulco, una vieja casona que fue la única herencia de su padre y que en un par de años transformaría en una lujosa residencia con sistemas computarizados.

LA TRANSICIÓN, que está reglamentada y tiene incluso recursos públicos etiquetados para ello, se dio a la distancia, por lo que los vuelos Tuxtla-México-Acapulco se hicieron frecuentes entre la clase política aldeana.

EL AUTORITARIO Pablo pecó siempre de soberbia pues nunca supo que abonó a inyectarle a Sabines la semilla del rencor por no permitirle gobernar a su manera, empezando por el medio gabinete que le heredó, lo que a la postre el propio colocho transformó en cárcel para su ex padrino.

LO FUNDAMENTAL es que la transición se dio en el sometimiento del saliente hacia el entrante, quien hasta mitad del sexenio metió a los suyos, conformando un gabinete que no podía desterrar el pasado ni darle la bienvenida al presente.

 

***

 

LA TRANSICIÓN del 2012 fue todavía peor debido al amor a los flashazos del saliente Juan Sabines, quien se impuso –literal– hasta el último minuto del 8 de diciembre, con una ridícula entrega del bastón de mando.

EN PLENA transición, el ex góber usó en eventos oficiales al electo como si éste le debiera algo pero, ante la histórica votación, no sólo él sino nadie podría abogarse la paternidad de los tumultuosos votos que logró Manuel Velasco en aquel ya legendario 2012.

EL GÜERO-Lek aguantó todo tipo de ocurrencias del colocho, obligado incluso a declarar banalidades a la prensa, lo que le valió deslizar un recado político al saliente a través del memorable Pepe Figueroa, quien publicó: “Una cosa es que aplauda el circo y otra que sea el payaso”.

AHORA, en la actual transición, el saliente, forjado en ligas nacionales, le ha dado la suficiente cancha a su ex magistrado, el morenista Rutilio Escandón, quien puede pasearse como pocos entrantes lo han hecho en las transiciones de la era moderna.

RUTI tiene a su favor el arraigo que le permite además tener su vida propia, con sus dos hijos adolescentes, a quienes aún lleva a la escuela todas las mañanas que está en Tuxtla Gutiérrez.

SUS ENCUENTROS con sectores productivos y sociales, que tienen su riesgo al tratar de imponérseles rémoras del pasado que ahora dicen que se la jugaron con él, le permiten tener una visión global de las urgencias de Chiapas.

FALTA ver, sin embargo, a qué acuerdos políticos se llegan para lograr un brinco sexenal que promete ser terso, entre el saliente y el entrante, unidos no sólo por amistad familiar sino por lazos políticos estrechos.

ESA LAAARGA transición tiene el agregado de tener a un nuevo régimen en lo nacional, con un presidente como AMLO, tremendamente protagónico que ha inaugurado, de facto, un nuevo presidencialismo mexicano al volver invisible al actual mandamás, el menguado EPN.

POR AHORA, falta por saber qué piezas se heredan, si es que quedan, del actual sexenio; y cómo Rutilio empieza a nombrar a su gabinete, desdibujando desde hoy su manera de gobernar en el futuro.

 

01/Junio/2018
*¿Podrá remontar a Rutilio en un mes? 
*Castellanos y su total identidad sexenal 
*El PRI, descalabrado. ¿Irá al 4o lugar?

*¿Podrá remontar a Rutilio en un mes?

*Castellanos y su total identidad sexenal

*El PRI, descalabrado. ¿Irá al 4o lugar?

Por: VÍCTOR CARRILLO CALOCA
@tinta_fresca

HOMBRE fuerte del sexenio, Fernando Castellanos se convirtió, tras muchos sobresaltos electorales, en el quinto candidato a góber en este #Chiapas2018.

EL NUEVO nombre en la boleta reconfigura el escenario estatal y obliga al suspirante Verde a recuperar lo perdido en un mes de campaña.

SU NOMBRE, por lo pronto, ya causó un daño (no tan) colateral, con la ruptura del PRI-Verde, pues el descalabro directo es para el rojo Roberto Albores Gleason.

[SI ROCKO se ubica en tercer lugar, después del moreno Rutilio y el frentista Jósean, queda la duda de si el priísta se desfonda y se va al cuarto lugar.]

EL VERDADERO reto para Fernando es alcanzar al lopezobradorista Rutilio Escandón, quien desde el arranque de las campañas a góbers, aventaja con cinco, once y dieciséis puntos (Mitofsky, El Heraldo y El Universal, respectivamente).

NO ESTÁ nada fácil para el compa Fer pues el Efecto Peje en este 2018 es extremo y, además, el tácito voto de castigo en contra de la franquicia del tucán por el natural desgaste de gobierno, aflorará en la saliente elección.

SÓLO para poner un botón de muestra: sus propios correligionarios y aliados le han confesado, de su propia voz e incluso en su presencia, que van con él pero que, en la presidencial, votarán por AMLO.

[LOS ESCÁNDALOS más sonados fueron los de José Miguel Córdova, de Chiapas Unido, y el abanderado del tucán en Villaflores, Mariano Rosales, expresiones tucanescas-propejistas que se volvieron virales.]

FER tiene en contra el tiempo, pues remontar diez puntos en apenas un mes suena a verdadera proeza, además de sortear su permanencia jurídica como candidato ante la mismísima Sala Superior del Tribunal Electoral.

YA VEREMOS si el chamaco del sexenio, que tantos malquerientes provoca, casi en la misma medida en que sintoniza con la militancia, sale avante de la batalla jurídica y, después, si es competitivo en este #2018.

 

***

 

FER tiene todo su capital en la cantera del tucán, donde fue diputado local, presidente del Congreso, dirigente estatal y presidente municipal de Tuxtla.

SU CONTROVERTIDA personalidad le ha atraído reflectores, aunque su apretadísima forma de ganar en Tuxtla es lo que más malquerientes le ha traído.

SIN EMBARGO, más allá de La Pochota, sobre todo entre la militancia tucanesca, su personalidad le ha ganado adeptos.

ESA FUERZA del tucán, precisamente, es a la que le apuesta el compa Fer, claro, siempre y cuando jale parejo para conquistar el brinco sexenal y coronarse como el segundo góber del tucán.

PARADÓJICAMENTE, Fer tiene en su principal capital político –su absoluta identidad sexenal–, el principal lastre.

LE TOCÓ llegar muy complicadamente a Tuxtla, en un apretadísimo triunfo que incluso fue definido por el propio Tribunal Electoral en la madrugada del día en que tomaría posesión del cargo.

DESPUÉS, al ser la capirucha de Chiapas el primer y más rudo observador político, la primera misión del alcalde Fernando Castellanos fue convencer a la otra mitad de Tuxtla que no votó por él.

[LOS RETOS de la capital son enormes, especialmente con una deuda histórica y problemas heredados por al menos cinco administraciones antes –las de Samuel Toledo, Yassir Vázquez, Jaime Valls, Juan Sabines y Vicky Rincón.]

EL TIEMPO lo alcanzó y, obviamente, muchos pendientes dejó, aunque, en su incursión ahora como quinto candidato a góber, entra a la competencia.

 

***

 

LA RUPTURA del PRI-Verde, donde el poder del tucán retoma el control de la sucesión con su gallo Fernando Castellanos, tiene un damnificado: Roberto Albores Gleason.

AUNQUE él no lo expresa públicamente, pues ya sintió el poder de Palacio reventándole una coalición de cinco partidos, sus correligionarios lanzan todo tipo de improperios en contra de sus ex aliados verdes.

[EL TUIT más emblemático es de un compita que es su brazo derecho, Julio Herrera, un fuereño (mi compañero) que lo ha acompañado en todas sus batallas políticas, endilgándoles el epíteto de “desleales” a sus otrora aliados.]

EL HEREDERO de las siglas RAG sabe que su elección se le complica tremendamente al irse tres partidos políticos con estructura propia.

[INCLUSO, trascendió que hasta tiraría la toalla como suspirante, versión que recogió el influyente periodista Joaquín López Dóriga en un tuit nocturno que se volvió viral.]

POR AHORA, no tiene de otra más que ni asustarse ni rajarse y seguirle de lleno, con un mermado PRI y un ornamental PANAL, confiado en que su candidatura no se desfonde y el tricolor quede en una anécdota histórica.

YA VEREMOS qué otras sorpresas nos depara este #Chiapas2018 porque, en las elecciones, como en el fut, esto no se acaba hasta que se acaba.

CHAN, chan, chaaaannnn…