Letras en su Tinta

¿ES LA EMOCIÓN de este 2018 el mismo que hace seis años?

A DIFERENCIA de la sucesión pasada, cuando no había ninguna duda de que sólo un candidato era el mero bueno, ahora la pelea es entre dos (o tres, si se es un rojo optimista).

EN 2012, había un deseo ferviente de cambiar un modelo sexenal repleto de excesos etílicos y financieros (no se dimensionaba siquiera el quebranto a las arcas públicas que hoy padecemos).

POR ESO la participación ciudadana rompió todo pronóstico, al lograr un 68%, sólo comparable con el convulso 1994, cuando sorprendió la irrupción de una guerrilla que puso en jaque al gobierno en ese histórico año.

AHORA, la pelea política-electoral se perfila en dos:

POR UN LADO, el compa Rutilio Escandón, abanderado de MORENA, ese fenómeno político partidista que ha capitalizado muy bien el enojo social con Andrés Manuel López Obrador a la cabeza.

RUTI ha aprovechado también su siempre congruente trayectoria de izquierda, además de honrar su prestigio como un tranquilo padre de familia ajeno a todo tipo de excesos, lo cual lo ha colocado como puntero de las preferencias electorales.

DEL OTRO lado se encuentra Fernando Castellanos, abanderado del Partido Verde y los otros dos partidos locales que han sorprendido con su irrupción en el mercado electoral y sólida militancia.

[EN CONTRA, Fernando tiene a medio Tuxtla que no votó por él; y la otra mitad que no está nada satisfecho por su gestión en la capirucha, aunque más allá de La Pochota, Castellanos tiene química entre la militancia tucanesca y de sus hermanitos.]

EL CRECIMIENTO del compa Fer, quien llegó un mes tarde al escenario sucesorio, radica en mantener un discurso de enfrentamiento, sin decirlo de manera directa, con el abanderado rojo, Roberto Albores Gleason.

“GOBERNARÉ con chiapanecos”, suelta una y otra vez el alcalde de Tuxtla con licencia, pues sabe que esas punzadas calan duro al heredero del ex góber, quien nació en Ciudad de México y ahí creció gran parte de su vida.

TAL ES EL DILEMA de la chiapanecada: optar por el heredero del “cambio verdadero”, y cruzar la boleta morena también acá; o bien, apostarle a un joven impetuoso que genera por igual simpatías que antipatías.

 

Voto silencioso

 

SI SEIS de cada 10 no se interesan en política, y en una encuesta el 30 por ciento es todavía caudal de indecisos, eso está claramente reflejado en el ánimo de este Chiapas 2018.

NO PROLIFERAN pendones ni volantes, mucho menos gente en semáforos con playeras, compas con gorritas o paraguas.

EN CONTRASTE, pervive un voto silencioso que, por supuesto, es rebelde y disruptivo, no forma parte de “la mafia en el poder”; y es el que determinará al triunfador, consolidándolo. Tanto a nivel nacional como estatal.

SE TRATA de una rabia ciudadana que no se manifiesta en redes sociales pero que no está nadita de acuerdo con las cosas como están y lo manifiesta en la combi, el Conejobus o la ranchería.

AQUEL ciudadano que le dio un voto de confianza al PRI en 2012 y cuyo partido no supo ni pudo mantener el respaldo que le dio la gente, luego de dos sexenios azules que también defraudaron porque incurrieron en la corrupción de siempre.

ES EN LAS CIUDADES donde más se manifestará ese voto subversivo, insumiso e insurrecto, que votará en contra de las otrora fórmulas ganadoras; el que no sabe de despensas ni billetazos el día de la elección; que no se deja acarrear ni vota por consigna.

CONTRA ese sufragio turbulento se enfrentará la aristocracia partidista, la misma que no pudo contrarrestar el Efecto Fox en el 2000, ni en el 2012 con el Efecto Peña.

EL VOTO desobediente ya se refleja en las encuestas, y se coronará en 11 días más, llevando al Poder una tercera opción que, espera, ahora sí será la vencida.

¿APOSTAMOS?


CACHIVACHES: SE VE, y se siente, que hay alcalde de Tuxtla, pues Carlos Molano lo mismo tiene una reunión de seguridad, que revisa pendientes en SMAPA o lleva a cabo un cónclave de empresarios; sin duda, la mejor noticia del mes es haberle tomado protesta a este ciudadano tuxtleco con ganas de trabajar y total vocación en el servicio público… DE LAS POCAS campañas que emocionan, una de ellas es la de Carlos Morales, quien genera unanimidades (positivas) lo mismo entre sectores vulnerables que hombres de la paga, comerciantes, académicos y una larga lista de etcéteras, lo cual no deja ninguna duda que encabezará el próximo trienio 2018-201 en la capirucha

12/Junio/2018
*Chiapas, ejemplo de unión: AMLO
*Fer Castellanos: quinto malo, no

*Chiapas, ejemplo de unión: AMLO

*Fer Castellanos: quinto malo, no

Por: VÍCTOR CARRILLO CALOCA
@tinta_fresca

LA GIRA de Andrés Manuel en Chiapas se coronó con una peculiar característica de su movimiento: la unión de todos color… y también Verde.

LA DECLARACIÓN pasó en Villaflores, cuando AMLO presentó al (ex) rebelde Eduardo Ramírez Aguilar como su candidato al Senado.

ASÍ LO DIJO:

“CHIAPAS está dando el ejemplo a nivel nacional… Aunque hayan votado en la pasada elección por el PRI, por el PAN, por el PRD, por cualquier partido... ¡Ya lo pasado, pasado! Ahora juntos todos a hacer historia, a transformar el país; en este movimiento hay de todos los partidos, de todas las clases sociales”.

LA GIRA del puntero presidencial fue todo un éxito pues prácticamente barrió las localidades donde necesitaba hacer ajustes electorales y levantar (más) expectativas para, obvio, sumar más voluntades.

[EL PEJETOUR sirvió también para que algunos morenos de clóset salieran a la luz, como Mauricio Mendoza, diputado del tucán, quien se tomó su selfie con el tabasqueño, lo cual generó harta bulla en redes.]

Y SI EN CHIAPAS varios tucanes ya habían cantado públicamente su apoyo al compa AMLO, no sorprenderá que en esta recta final presidencial surjan espontáneos que, con la casaca de cualquier color, se declaren totalmente pejistas.

[POR SI AMLO no tuviera pocos positivos, el ser sureño es una ventaja superlativa por encima de los otros candidatos, sobre todo (y especialmente) por la imagen de fifís que tienen esos compas.]

NI DUDA cabe que el Efecto Peje de este 2018 dará muchísimo más de qué hablar, especialmente en Chiapas, donde compitas de todo color, y también Verdes, le están entrando con todo a respaldarlo.

 

Quinto

 

EL QUINTO candidato, Fernando Castellanos, no ha salido tan malo como lo esperaban sus malquerientes pues en apenas 9 días de campaña se colocó en la primera encuesta pública con 12 por ciento de simpatías.

[ES CUARTO lugar, sí, y aunque está a 30 puntos de distancia del puntero, lo sorprendente es que este apenas a punto y medio de Jósean y a cuatro más de alcanzar a Rocko.]

EL AVANCE del compa Fer fue de más o menos 1.2 por ciento por día, lo cual confirma mi hipótesis que acá le plantee: aunque en Tuxtla tiene la mitad en contra, en otros municipios es visto como un candidato competitivo.

TECLEÉ hace algunas lunas en la Tintota impresa:

“EL VERDADERO reto para Fernando es alcanzar al lopezobradorista Rutilio Escandón, quien desde el arranque de las campañas a góbers, aventaja con cinco, 11 y 16 puntos en las encuestas (Mitofsky/El Heraldo/El Universal).”

EL CRECIMIENTO del abanderado de La Fuerza de Chiapas, aunque aún lejos, pudiera resultar muy inquietante para más de uno pues avanza firmemente.

LA MEDICIÓN a la que hago referencia, de la empresa Massive Caller, es un muy interesante punto de partida del compa Fer, por lo que quizá los rojos tengan un nuevo dolor de cabeza.

[LOS QUE pregonan en público que no se asustan ni se rajan, en cortito están requeteespantados y a punto de tirar la toalla por el avance moreno y ahora, de pilón, por el activismo del “forzudo” suspirante verde.]

AÚN FALTAN sorpresas por ver en los restantes 20 días de campaña y, por más que los rojos le apuesten a reventar la elección, a juzgar por sus incendiarias declaraciones, la coyuntura los está sepultando.

¿SERÁ que un chamaco se impondrá a rucos y desarraigados? Chan, chan, chaaaannnn


CACHIVACHES: LA MORALEJA detrás de lo que hoy anuncia el OFSCE, al dar a conocer un nuevo sistema de denuncia ciudadana para el combate a la corrupción, es que alguien los observa y el todopoderoso es quien da o quita oportunidad de tener vida transexenal… NO SE LO CUENTEN a nadie pero la causa pejista ya fichó a un operador electoral ex estrella del sexenio anterior, Ernesto Gutiérrez Villanueva, quien anda por ahí, fiel a su estilo, moviéndose en la sombra, pero con mucha convicción de sumar voluntades, bajo el cobijo del fiel lugarteniente del candidato a la gubernatura…