Letras en su Tinta

OXCHUC: ayer, balazos; hoy, abrazos.

LA DEMOCRACIA indígena funcionó y, en asamblea municipal, eligió a sus propias autoridades.

EL INSTITUTO de Elecciones que lleva Oswaldo Chacón hizo historia al involucrarse en la organización de la asamblea y cuidar que la coyuntura política fuera positiva para la realización de esa democracia indígena.

FUE A MANO alzada, cierto, pero la asamblea municipal indígena tuvo registro de todos y cada uno de los barrios de Oxchuc, al registrar el 98 por ciento de los pobladores.

EL PLUS que tiene este ejercicio de democracia indígena es que a nadie se le negó la oportunidad de participar y los grupos políticos, los de antaño y los emergentes, no tuvieron de otra más que pactar.

AYER mismo inició funciones el nuevo ayuntamiento y pronto tendrá que dar resultados porque, mucho me temo, los paisanos son muy exigentes y al no ver que su alcalde le eche ganitas, le da cran y sube a otro.

YA VEREMOS si todo lo que hizo el Instituto de Elecciones y la Secretaría de Gobierno del ubicuo Ismael Brito habrá valido la pena para tener la gobernabilidad que tanto le hace falta a Chiapas, especialmente entre los siempre difíciles compas indígenas.

 

Infierno

 

EL INFIERNO ya tiene nombre: Tapachula.

Y EL (IR)RESPONSABLE de tan dantesco escenario es ni más ni menos que el inefable Óscar Gurría.

ENCABEZAR la ciudad más peligrosa del país es un “mérito” que cinceló día a día, con un gobierno errático y sin brújula.

EN VEZ de sumar y pactar con propios y extraños, el ex dirigente local del partido en el Poder se dedicó a enorgullecerse de su nepotismo al colocar a familiares en la nómina.

CÓMO ESTARÁN las cosas allá en Tapachula que ya hasta empiezan a extrañar a los priístas, pos los amarillos y azules han salido mucho peor que otros (Ángel Barrios y Emanuel Nivón, incluso, probaron la cárcel).

AL MENOS, con Ezequiel Orduña y Neftalí del Toro se tuvo trabajo y la demanda de tener un Tapachula seguro tuvo resultados de a poco, manteniendo a la ciudad libre de maras.

HOY, por desgracia, las caravanas migrantes han provocado una inseguridad que no se había visto en años; y lo peor es que el médico metido a político, con la arrogancia que le caracteriza a los morenos, no tiene idea de cómo enfrentar la inseguridad que vive su tierra.

ES UNA VERGÜENZA para Chiapas que se tenga a Tapachula como la ciudad más peligrosa, y más vergüenza es que Óscar Gurría se quede a contemplar cómo la inseguridad apresa nuestra frontera sur.

QUÉ TRISTEZA por Tapachula, tronco de alcalde que eligió.

 

Fiscal

 

EL FISCAL Jorge Llaven Abarca sí está construyendo un proyecto político: el del gobernador Rutilio Escandón.

ESTE compita es un servidor público que ha dejado patente su profesionalismo a grado tal que logró el brinco transexenal.

SI ALGUIEN empezó desde abajo en el ámbito judicial, ése fue el actual inquilino de la oficina más influyente del Libramiento Norte.

Y SI BIEN carga con una recomendación familiar de un destacado chiapaneco, la verdad es que todo lo demás, su trabajo, ha hablado por sí solo.

LA CHAMBOTA que ha hecho en el actual sexenio es verdaderamente relevante pues, pudiendo usar más el tolete, su éxito ha sido todo lo contrario: no usarlo.

IMPONER la ley ante rijosos embozados de luchadores sociales es la victoria más significativa del actual gobierno y ese brazo ejecutor tiene nombre y apellido.

TAL PROTAGONISMO (involuntario) le ha despertado (mal)querientes que, sin duda, se ven amenazados en un (todavía) desconocido escenario futuro.

QUIZÁ por eso se apresuran a endosarle defectos que no tiene o al menos no le han brotado en el amanecer de este sexenio.

LLAVEN es un técnico que ha aprendido a hacer política, tan amplia o reducida como las coyunturas se le presentan.

ES DECIR, no es un político al que se le ha encomendado un asunto técnico pues domina el ámbito policiaco y lo conoce al derecho y al revés.

EN SUMA, el fiscal general no tiene más proyecto que el del gobernador Rutilio Escandón. Lo demás, es lo de menos. Y sanseacabó.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

 

03/Septiembre/2018
*Magistrados. ¿Hay que sospechar?
*Otra negra historia de box en Tuxtla

*Magistrados. ¿Hay que sospechar?

*Otra negra historia de box en Tuxtla

Por: VÍCTOR CARRILLO CALOCA
@tinta_fresca

ALGO RARO está pasando en el Tribunal Electoral de Chiapas pues en 20 años se habían anulado apenas dos elecciones y en este 2018 ya llevan tirados 10 municipios.

EL MAGISTRADO presidente del TEECH, Mauricio Gordillo Hernández, así como sus otros dos pares –Guillermo Asseburg Archila y Angélica Karina Ballinas Alfaro–, deben explicar el por qué esta atípica situación.

HÁGAMOS un recuento de elecciones anuladas:

1998: Cero.

2000: Cero.

2001: Cero.

2004: Cero.

2006: Cero.

2010: Chamula.

2012: Cero.

2015: Tapilula.

2018: Santiago El Pinar, Solosuchiapa, Chalchihuitán, Amatenango del Valle, Catazajá, Tapilula, Chicoasén, Ixtapa, El Porvenir y Ocozocoautla.

UNA DE DOS: los Tribunales del pasado fueron tremendamente barcos y las elecciones muy limpias; o bien, estas elecciones fueron un cochinero y ahora tenemos al justo juez salvador de la democracia aldeana.

SEGURITO nada tienen que ver los antecedentes de uno de estos tres personajes con un historial de hondo sospechosismo desde que llegó a ese tribunal y abundaron los bonos de productividad.

NI MUCHO menos que, de repente, compitas que hablan en su nombre, reciban a emisarios en estratégicos lugares cercanos a ese honorable Tribunal.

LO BUENO es que la probidad de esta triada de juristas no está a discusión, por eso mejor que nos expliquen qué pasó con las 10 elecciones municipales que reventaron.



Peine

 

LA COMISIÓN de Box de Tuxtla, cuya mano invisible es un brasileño prófugo de la justicia mexicana llamado Fabiano Pena o Fabiano Soares Piquet, tiene muchas más historias negras qué contar.

DICHA instancia, cuyo títere es Julio César Betanzos y quien se hace llamar “Presidente”, peina a toditos los boxeadores (ganadores) por subir el resultado de su pelea a un registro internacional, el afamado Box Rec.

AQUÍ le he informado del titipuchal de trapacerías que ha hecho la Comisión de Box de Tuxtla, la cual, según el Artículo 12 de su propio Reglamento, debería recaer en “personas de reconocida honorabilidad y de amplia capacidad en la materia”.

LE CUENTO:

HASTA esta Tinta han llegado dos testimonios de boxeadores que fueron extorsionados por la propia Comisión (sin recibo de por medio, por supuesto), para que los resultados de sus peleas fueran subidas a Box Rec.

AUNQUE el registro de una pelea de box es el derecho de cualquier boxeador y la obligación de cualquier comisión en el mundo, acá en Tuxtla, “según el sapo, es la pedrada”.

ME EXPLICO: decenas de muchachos se mueren por pelear; y después, ya que tienen la oportunidad, que su pelea se registre; así que entregan desde tres mil hasta cinco mil pesos por el registro en Box Rec de su pelea (la cuota depende del estatus del boxeador: entre más humilde es el atleta, es mayor el peine).

DE ESTE tamaño es la corrupción que se vive al interior de la Comisión de Box de Tuxtla, donde entrenadores y promotores también se amafian con el “Presidente” y sus secuaces extranjeros que los controlan, para dañar a los boxeadores y perjudicar a este honorable deporte.

EN LA PRÓXIMA entrega de este “Nocaut de corrupción” al boxeo chiapaneco le daré detalles de la ínfima preparación que tienen jueces, referees y demás “honorables” miembros de esa amafiada Comisión.


CACHIVACHES: El prófugo Noé Castañón León sigue ganando tiempo, ahora argumentando una incapacidad por enfermedad; aunque no dude que, de repente, aparezca en la cajuela de algún senador amigo suyo y tome protesta para presumir esa podersoa charola que le daría un peligroso rosario de privilegios… EL “HONORABLE” IAP fichó a tremendas fichitas especialistas en el peine mayor, así que los alcaldes entrantes deberán cuidarse muy bien de ser trasquilados con el cuento de cursos y capacitaciones que no sirven para nada más que para engordarle el bolsillo a unos vivales del pasado redivivos…