Letras en su Tinta

Pic

 

Y PA’ todos lo que (no) la pidieron, les adjunto la foto de cajón con el personaje mexiquense de quien ayer le tecleaba.

AUNQUE más allá del registro gráfico, lo relevante fue conocer el agudo pulso de un actor político que, justo ahora, está en la primera línea de combate electoral.

YA VEREMOS dónde y cómo se encarga la historia de colocar al aún góber Eruviel Ávila.

 

Fe de (er)rata

 

DISCULPEME asté pero ayer, al reseñar el adeudo que tiene Mario Fox con la CFE, cometí un “pequeño” error.

MAYITO no debe 100 mil pesos, como tecleé gachamente; en realidad, el adeudo de Comiranch es de 100, sí, ¡pero millones! (de pesos).

PA’ SER MÁS específico, el adeudo “al 17 de abril del 2017” es de “$102’142,429.50”, sin contar lo que la propia CFE aclara: “no ha aplicado multa alguna”.

LO ANTERIOR se desprende de una anónima solicitud de información ciudadana, cuyo expediente, le contaba ayer, circuló galán vía Whats en esa lengüita tan peculiar de los cositías.

 

Encarte

 

SI EL HÁBITO hace al monje, los resultados perfilan al suspirante, como es el caso del fiscal Raciel López Salazar, quien se encarta ahora al 2018.

EL INQUILINO más influyente del Libramiento Norte entra a la baraja sucesoria por su trabajo en el combate a la inseguridad.

Y ES QUE, de acuerdo a los últimos datos oficiales, las vecinas entidades de Veracruz y Tabasco registraron cinco más veces más delitos que Chiapas.

LAS ESTADÍSTICAS del INEGI precisan además que nuestro rancho amado está registrado en el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) como uno de los tres estados más seguros del país.

ADEMÁS, si le sumamos el reciente espaldarazo que le dio el general secretario de la Defensa, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, pues ello le reviste de un blindaje especial al ser el único fiscal del país con amplio reconocimiento de la SEDENA.

OSÉASE que Raciel López Salazar entra al hándicap del 2018, enarbolando la bandera de seguridad, tema en el cual nadie, ningún otro suspirante, real o potencial, le compite.

VAYA que, como decía Pedro Navajas, la vida te da sorpresas, especialmente en política…

 

Galardón

 

EL REDISEÑO arquitectónico del Museo de la Ciudad de San Cristóbal de las Casas (MUSAC) se llevó ni más ni menos que palmas internacionales.

RESULTA que el proyecto impulsado y concretado por el Güero-Lek fue uno de los 16 que a nivel mundial recibieron la distinción Charter Award 2016 durante el Congress For The New Urbanism.

EL JURADO resolvió que ese inmueble no sólo fue remozado en total espíritu a su arquitectura colonial original sino en la adaptación al entorno de nuestro Sancris, el más emblemático de nuestros pueblos mágicos.

EL SECRE del ramo, Jorge Betancourt, destacó la visión de su mero jefazo y, por supuesto, de la chambota con visión que se hace en materia de obra pública, donde no nomás se piensa en poner ladrillitos y cemento.

ES MÁS DESTACABLE el galardón porque se trata del único otorgado a México, lo cual ha distinguido a Chiapas, tal y como sucedió hace un par de años, cuando el Parque Caña Hueca de Tuxtla recibió un premio similar.

AHORA, ya nomás falta que no sólo la coletada sino la chiapanecada en general valore ese renovado tesoro arquitectónico que está ahí nomasito, al alcance de la mano y de nuestro ojo en el día a día.

APLAUSOS, aplausos, como decía el simpático Memo Ríos

 

Litros

 

RATO hace que la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) balconea a los expendedores de gasolina al hacer públicas sus verificaciones.

EN TUXTLA, varios gasolineros han estado en la mira de la encargada de calibrar los despachadores de combustible.

NO ESTARÍA mal que la propia dependencia, y cada estación de servicio, publicaran sus mediciones para que los que tenemos algún patas de hule supiéramos a qué le tiramos.

[DENTRO de esas ordeñas, jamás he visto a la Gasolinera La Fuente estar en esa lista negra que no dan litros de a litro, cuantimás con el prestigio que tiene el empresario que encabeza esa red de gasolineras.]

EN BUEN castilla, lo que le quiero decir es que, por más estridente que sea una denuncia en redes sociales, se debería tomar con reserva.

NADA MAL estaría, insisto, que la PROFECO publicara a esos reinventados chupaductos, modernos huachicoleros de nosotros los ciudadanos.

A VER si alguien cacha tan tremendo desafío en estos castigados tiempos de gasolinazos.

 

CACHIVACHES: SI ASTÉ es no sólo mi agudo lector, sino también mi mero bro, le ruego me mande un mensajito para darlo de alta nuevamente en mi tamagochi pues ayer le contaba que colapsó y desapareció algunos de mis más contactos… CON MARIACHI y muy abrazado por los coletos de a pie, así celebró ayer su cumple número 45 el alcalde Marco Cancino, demostrándole a sus malquerientes que su cercanía es con los que menos tienen y no con los compas de pedigrí… NO PIERDA de vista la Procuraduría Ambiental que lleva el cositía Jesús Guillén pues, a diferencia del pasado, ahora el compa Chus, volando bajito, hace un trabajo técnico con más rigor que bulla mediática…

Juanga, ¿por qué me haces llorar?

Si Pedro Infante no ha muerto, Juan Gabriel siempre volverá, una y otra vez…
16/Septiembre/2016
Juanga, ¿por qué me haces llorar?
Icono FotoJuan Alarcón
Por: VICC
@tinta_fresca

Yo nunca, nunca había llorado, y menos, por un amor musical…

Si fue un placer conocerle, es porque Juan Gabriel representó ese lado hipersensible que lo mismo le cantó a un palomo, al amor eterno de nuestras mamás o un antro juarense que ya inmortalizó, el Noa Noa.

Juanga fue ese lado femenino del macho mexicano que se refirió con sorna a la homosexualidad confesa del cantautor pero que en las fiestas era (y es) el inocente pobre amigo que tatarea no tengo dinero pero que Dios te bendiga mi amor pues le nace del corazón que Juanga sí vale la pena.

Alberto Aguilera Valadez nació en un pueblito de Michoacán, creció en Ciudad Juárez, tuvo su éxito en la Ciudad de México y vivía en Estados Unidos, lo que lo convirtió en un divo cosmopolita, una estampa musical universal, el ícono más grande de la música popular mexicana del Siglo 21.

El cantautor estará siempre en mi mente y en la de millones de mexicanos y latinos que se abrazaron muy fuerte a esas canciones que le salieron desde esa linda guitarra que nos ha dado tanta alegría, nos ha dado todo.

Si Pedro Infante no ha muerto y trascendió el siglo 20, Juan Gabriel siempre volverá, una y otra vez en nuestro Siglo 21: en cada grito de ¡Arriba Juárez!, en esos bailecitos cadenciosos de sus conciertos, en su peculiar gritito al cantar y, definitivamente, en el ulular de millones de gargantas que lo vitorearon.

Su popularidad lo rebasó a sí mismo y sólo se entiende porque representó prácticamente todas las discriminaciones posibles en este México desigual: huérfano de padre, abandonado por su madre, homosexual y, sobre todo, pobre.

Nadie puede exclamar un ay de dolor por Juanga pues volvió a ver la luz en su propia invención/redención musical que le dio ese pobre corazón tan lleno de amor que se detuvo un triste domingo de agosto y, con él, su abrumadora inspiración: más de mil 800 canciones.

Juanga, ya lo sé que tú te vas, que nunca volverás palomo pero me nace del corazón que te perseguirá ese amor eterno de todo mexicano que hiciste llorar de sentimiento, cantar de júbilo y reír de tus ocurrencias.

No sé por qué pero presiento que será mañana, o pasado mañana, cuando vuelva a reprocharle a todo el mundo que yo nunca, nunca había llorado, y menos, por un amor musical: Juan Gabriel.

Juanga, ¿por qué me haces llorar?