Letras en su Tinta

“POR SUPUESTO que vamos a tener un mejor México y un mejor Chiapas con el Presidente”, apunta Sasil de León Villard, senadora de la República.

DESDE su cubículo del Partido Encuentro Social, donde es coordinadora, revela a Tinta Fresca lo agradecida que está por el voto de todos los chiapanecos y lanza: “No les voy a fallar”.

ADELANTA sentirse muy contenta por haber presentado ya 9 de las 12 iniciativas de ley que el PES ha presentado en el Senado.

OTRA iniciativa que tiene pendiente, adelanta, tiene que ver “sobre el exceso de las líneas aéreas”, de sus tarifas que en todo el mundo está regulado pero en México no.

EN LA SEDE del Senado, en el cruce de Insurgentes y Reforma, Sasil de León está en el pleno y lo mismo atiende una llamada que, en la confidencia, acuerda con un compañero o saluda al coordinador de los senadores del PRI, Miguel Ángel Osorio.

TIENE dos oficinas, la de coordinadora del PES y propiamente la suya, del PES, dos pisos abajo, donde conversa con Tinta Fresca: “En el gobernador Rutilio Escandón, Chiapas tiene a una persona sensible que va a poder contribuir en este equipo del licenciado Andrés Manuel López Obrador, para que a Chiapas le vaya bien, para poder sacar a Chiapas adelante”.

–¿Va a convenir a Chiapas una Guardia Nacional?

–Nos va a convenir a todo el país.

–¿Es lo viable?

–Sí, y sobre todo en los estados donde existe mayor número de crimen organizado: el norte, el centro del país. Necesitamos una Guardia Nacional para poder combatir realmente al crimen organizado.

RECHAZA luego que el desgaste de ser gobierno afecte a MORENA en las elecciones intermedias, las de 2021, lo cual se refleja en el apoyo de la gente a las medidas impulsadas por el Presidente.

–¿Se cansa, gansa, que no van a fallar?

–Yo creo que no. Yo creo que no. México necesita mucho y con estos 90 días que lleva ya el Presidente de la República está demostrando que así va a ser. Es un hombre que no se cansa, que está a las 6 de la mañana ahí. Es, la verdad, admirable.

–¿Cómo se ve Sasil de León en el futuro?

Me veo trabajando por Chiapas. Me veo aportando en lo que humildemente pueda yo hacer por mi estado. Y lo que mi corazón me indica: que siempre es el estar del lado de la gente que más lo necesita. Vamos a dar toda la batalla que sea necesaria para que a mi estado le vaya bien.

EL VIDEO de la entrevista a la senadora Sasil de León la verá hoy mismo, en un par de horas, en las redes sociales de Tinta Fresca.

 

¿Arreglo o pleito?

 

EN UNACH, más vale un mal arreglo que un buen pleito.

DIMES y diretes no resolverán nada en nuestra máxima casa de estudios, mientras ronde amenazante el fantasma de gises caídos.

EN LA ACTUAL coyuntura de confrontación entre Rectoría y el Sindicato de Personal Académico de la UNACH (SPAUNACH), hay que atender la filosofía presidencial: “Serénense”.

ME NIEGO a creer que haya dolo entre las partes, pues tanto Carlos Natarén como Indra Toledo, estoy segurísimo, quieren lo mejor para la UNACH.

LA BRONCA es que no han encontrado las coincidencias y, en ese maremágnum de noticias, los eternos mafiosos de la universidad aprovechan para alentar la insidia y el rencor.

EN UNA NEGOCIACIÓN, siempre hay algo qué ceder: que si tu pareja quiere ir al parque y tú al cine, mejor optamos por echar café.

EL MUY BÁSICO ejemplo puede ser extrapolado a los intereses que tengan el capitán de la colina universitaria y la mandamasa del SPAUNACH.

SON ÁMBITOS diferentes y por eso uno no se puede encimar en el otro; y también viceversa, diría el poeta.

EL SPAUNACH tiene, además, la ventaja de no ser como otros sindicatos: avasallador, antidemocrático, gandalla.

NADIE le apuesta a que rueden cabezas, de parte de ningún lado, sino que impere la sensatez y todos vuelvan a platicar para evitar una huelga de labores que lo único que dañaría es la calidad educativa de por sí complicada que tiene la Universidad.

HAY QUE cranearle para que haya una tercera vía, ni la de Rectoría ni la del SPAUNACH, porque allá en la colina más vale un mal arreglo que un buen pleito.

 

‘Apoyos’

 

“EN LA ERA de la Cuarta Transformación en Chiapas, los grupos sociales que tradicionalmente se movilizan tendrán que decir adiós a los ‘apoyos’.

“LA NUEVA (y correcta) visión de gobierno sufrirá (sufre ya) un choque de trenes con compas acostumbrados a que les paguen para no pegar.

“EL SECTOR que más resentirá el peso de la austeridad republicana de AMLO es, sin duda, el magisterial. En buen castilla: se acabaron los bonos.

“LA BRONCA es que acá en Chiapas, la maestrada se volcó en la defensa del proyecto lopezobradorista, haciendo el 1-2 con AMLO y Rutilio.

“Y LOS PROFES, que son expertos en causar caos, no se tocarán el corazón para poner patas arriba el estado, como ha sucedido en Michoacán, en aras de sentirse con “derecho” por haber depositado su voto en “la esperanza de México”.

“OJALÁ que el diálogo y el acuerdo, la mística del nuevo gobierno austero, permee en la aspiración democrática de los profes, así como de todos los grupos sociales.

“LA ALTURA de miras tendrá que ser prioridad pues ahora, por más grito y sombrerazo que avienten, no los voltearán a ver.”

SI QUIERE saber qué sigue, córrale por su Tintota de esta quincena; no se puede perder este análisis de una coyuntura política muy especial en la que vivimos.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

Juanga, ¿por qué me haces llorar?

Si Pedro Infante no ha muerto, Juan Gabriel siempre volverá, una y otra vez…
16/Septiembre/2016
Juanga, ¿por qué me haces llorar?
Icono FotoJuan Alarcón
Por: VICC
@tinta_fresca

Yo nunca, nunca había llorado, y menos, por un amor musical…

Si fue un placer conocerle, es porque Juan Gabriel representó ese lado hipersensible que lo mismo le cantó a un palomo, al amor eterno de nuestras mamás o un antro juarense que ya inmortalizó, el Noa Noa.

Juanga fue ese lado femenino del macho mexicano que se refirió con sorna a la homosexualidad confesa del cantautor pero que en las fiestas era (y es) el inocente pobre amigo que tatarea no tengo dinero pero que Dios te bendiga mi amor pues le nace del corazón que Juanga sí vale la pena.

Alberto Aguilera Valadez nació en un pueblito de Michoacán, creció en Ciudad Juárez, tuvo su éxito en la Ciudad de México y vivía en Estados Unidos, lo que lo convirtió en un divo cosmopolita, una estampa musical universal, el ícono más grande de la música popular mexicana del Siglo 21.

El cantautor estará siempre en mi mente y en la de millones de mexicanos y latinos que se abrazaron muy fuerte a esas canciones que le salieron desde esa linda guitarra que nos ha dado tanta alegría, nos ha dado todo.

Si Pedro Infante no ha muerto y trascendió el siglo 20, Juan Gabriel siempre volverá, una y otra vez en nuestro Siglo 21: en cada grito de ¡Arriba Juárez!, en esos bailecitos cadenciosos de sus conciertos, en su peculiar gritito al cantar y, definitivamente, en el ulular de millones de gargantas que lo vitorearon.

Su popularidad lo rebasó a sí mismo y sólo se entiende porque representó prácticamente todas las discriminaciones posibles en este México desigual: huérfano de padre, abandonado por su madre, homosexual y, sobre todo, pobre.

Nadie puede exclamar un ay de dolor por Juanga pues volvió a ver la luz en su propia invención/redención musical que le dio ese pobre corazón tan lleno de amor que se detuvo un triste domingo de agosto y, con él, su abrumadora inspiración: más de mil 800 canciones.

Juanga, ya lo sé que tú te vas, que nunca volverás palomo pero me nace del corazón que te perseguirá ese amor eterno de todo mexicano que hiciste llorar de sentimiento, cantar de júbilo y reír de tus ocurrencias.

No sé por qué pero presiento que será mañana, o pasado mañana, cuando vuelva a reprocharle a todo el mundo que yo nunca, nunca había llorado, y menos, por un amor musical: Juan Gabriel.

Juanga, ¿por qué me haces llorar?