Letras en su Tinta

Apagafuegos

 

SIN NINGUNA experiencia administrativa, Zoé Robledo entró de bomberito (apagafuegos) en el IMSS.

EL PRIMER damnificado del gabinete (que tuvo una estruendosa renuncia, Germán Martínez), le da la oportunidad a un chiapaneco de gozar de buena salud política.

QUIENES se dedicaron a golpearlo políticamente acá, seguramente tragaron saliva ante el empoderamiento (involuntario) que ahora toma.

EL DESAFÍO de Zoé no es poco: toma el mando de un Instituto moribundo financieramente y con el reto de dar un servicio de salud de primera.

POLÍTICAMENTE, es la oportunidad de llevar a la acción todos sus choros mareadores que siempre ha pregonado.

SE ENCARTA poderosamente a una sucesión tremendamente adelantada, como no habíamos visto en muchos sexenios.

SU VULNERABILIDAD, sin embargo, es lo que le da ventaja: es demasiado pronto para capitalizar el IMSS como espacio político por el riesgo (muy alto) de que fracase.

NO BASTARÁ patear la latita, llevársela tranquis, pues el IMSS tiene tremendos retos, como el tema de las jubilaciones, por mencionar el más apremiante y que implica un tremendo sacrificio presupuestal.

YA DEMOSTRARÁ de qué está hecho ese compa gestado en el sabinismo/alborismo, cuando recibió, por recomendación de su apá Eduardo Robledo, su primera oportunidad política como comentarista en Canal 10.

FUE EN 2009, hace apenas 10 años, cuando su padrino Juan Sabines Guerrero lo metió con calzador para ser Diputado local por la tierra “natal” de su apellido, Motozintla.

DESPUÉS, impulsado también por su otro padrino y amigo, Roberto Albores Gleason, fue catapultado al Senado en 2012, tronando a huestes perredistas con amplia trayectoria como la del ahora gobernador.

YA VEREMOS de qué está hecho el compa Zoé, a quien ojalá la humildad lo invada

 

SPAUNACH

 

EL SPAUNACH, uno de los sindicatos más sólidos de Chiapas, avanza inquietantemente a una espiral de conflictos que podría durar muchos años.

AL QUEDAR fuera dos planillas, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje determinó el pasado lunes declarar una “suspensión” del proceso interno que vive el sindicato de profesores de la UNACH.

POR SEPARADO, dos de las planillas que quedaron fuera, la de los profesores Héctor de León y Juliana Matus, acusaron anomalías y falta de parcialidad, por lo que interpusieron directamente un recurso de revisión ante la JLCA.

LA MISMA JLCA ya emplazó al SPAUNACH que lleva Indra Toledo para el próximo 31 de mayo, para que explique su proceso electoral interno y, de ser posible, llegue a un acuerdo conciliatorio con los quejosos.

OJALÁ que impere el acuerdo, se logren registrar las otras dos planillas, cubriendo los requisitos que les faltaban, si es el caso, para entonces verse en las urnas y que sean los votos de los docentes quienes decidan qué profesor quieren que los represente en el Sindicato de Profesores.

EL RIESGO que existe es que las posturas se vuelvan más radicales y pase lo que actualmente le sucede al Sindicato de Burócratas, el cual vive acéfalo y con un pleito interno, sin dirigente, que lleva casi 8 años.

SERÍA DESEABLE que Ariosto de los Santos y Mario José Gutiérrez, de las planillas azul y blanca, respectivamente, expresaran públicamente que no tienen reparo en enfrentarse con cualquier otra planilla.

POR SU PARTE, Héctor y Juliana, de las planillas “Guinda” y “Democrática Magenta”, respectivamente, le apostaran a ganar con votos entre docentes, en vez de litigios que no le hacen bien a nadie en el Sindicato de Profes de la UNACH.

AUNQUE lo más importante ahora, para Ariosto, Mario, Héctor y Juliana, es pensar en los universitarios, en lo dañino que sería para ellos, estando en clases, vivir un movidito proceso electoral sindical.

INCLUSO, al mismo rector Carlos Nandayapa le conviene un proceso tranquilo, y que llegue pronto a su fin, para no tener una universidad convulsa e inquietante cuya efusividad pudiera desbordar pasiones y provocarle ingobernabilidad.

YA VEREMOS, dijo el choroco.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

Chamba anti niñez

Trabajo infantil, reflejo de la crisis
01/Octubre/2016

» Son reclutados para “ayudar al gasto”

Chamba anti niñez
EN PELIGRO. Los niños sometidos a jornadas laborales caen en la clandestinidad y falta de medidas de protección. FOTOS: EJECENTRAL.COM.MX
Por: REDACCIÓN
@tinta_fresca

Un número alarmante de peques cambia las horas de juego y estudio por jornadas laborales.

Más de dos millones y medio de niños y adolescentes de entre cinco y 17 años se ha incorporado a una actividad laboral para ayudar al gasto familiar, ante lo cual la Organización Internacional del Trabajo (OIT) consideró al trabajo infantil como una “plaga” que debe erradicarse.

Por ello, la OIT, de acuerdo con el INEGI, lo definió como “aquel trabajo que los niños no deberían realizar porque son demasiados jóvenes, y para el caso de que no lo sean, porque el trabajo es peligroso para ellos”.

 

Números rojos

En México, el INEGI estima que 9 de cada 100 niños y adolescentes trabajan.

Los infantes generalmente se desarrollan en condiciones de vulnerabilidad, las cifras estiman que 30.5 por ciento trabaja en el sector agropecuario, 25.9 en el comercio y 24.6 en el sector servicios.

De esta manera, más de millón y medio de niños labora en actividades sin establecimiento, en el ambulantaje y plena informalidad.

Entre ellos, 15 de cada 100 tiene entre cinco y 11 años y 49 de cada 100 además estudia y simultáneamente realiza trabajos domésticos, 14.9 combina trabajo con estudios, 24.3 lo combina con quehaceres del hogar y 11.7 se dedica exclusivamente a trabajar.

De acuerdo con el Módulo de Trabajo Infantil de la ENOE, 403 mil niños laboran en jornadas de 15 a 24 horas a la semana, 173 mil de 25 a 34 horas, mientras que 172 mil trabajan 35 horas semanales o más.

 

Lejos de las aulas

Los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) reflejan que de los 32. 43 millones de menores de 18 años que hay en el país, más de 11 millones y medio no asiste a la escuela.

Respecto a la educación básica, de 11.18 millones de pichis de entre 5 y 9 años, 180 mil 577 no conoce un salón de clases, de los 4.4 millones de 10 a 11 años, 42 mil 960 también está alejado del sector educativo y 311 mil 984 de entre 12 y 14 años, tampoco pasa lista.

En total, 535 mil 916 niños en edad de acudir desde preescolar hasta secundaria, no tiene la oportunidad de estudiar.

De esa cifra, poco más de 482 mil son niñas y niños que, en la estratificación socioeconómica del INEGI, pertenecen a los hogares más pobres, lo que se traduce en una adolescencia y juventud temprana condenada a tener empleos precarios.

Así, un número alarmante de peques cambia las horas de juego y estudio por jornadas laborales. (Fuente: Mexicosocial.org)

29.5

POR CIENTO

De niños y jóvenes de entre

5 y 17 años, labora 35 o más

horas a la semana.

  • Chamba anti niñez
Chamba anti niñez
Chamba anti niñez