Letras en su Tinta

OXCHUC: ayer, balazos; hoy, abrazos.

LA DEMOCRACIA indígena funcionó y, en asamblea municipal, eligió a sus propias autoridades.

EL INSTITUTO de Elecciones que lleva Oswaldo Chacón hizo historia al involucrarse en la organización de la asamblea y cuidar que la coyuntura política fuera positiva para la realización de esa democracia indígena.

FUE A MANO alzada, cierto, pero la asamblea municipal indígena tuvo registro de todos y cada uno de los barrios de Oxchuc, al registrar el 98 por ciento de los pobladores.

EL PLUS que tiene este ejercicio de democracia indígena es que a nadie se le negó la oportunidad de participar y los grupos políticos, los de antaño y los emergentes, no tuvieron de otra más que pactar.

AYER mismo inició funciones el nuevo ayuntamiento y pronto tendrá que dar resultados porque, mucho me temo, los paisanos son muy exigentes y al no ver que su alcalde le eche ganitas, le da cran y sube a otro.

YA VEREMOS si todo lo que hizo el Instituto de Elecciones y la Secretaría de Gobierno del ubicuo Ismael Brito habrá valido la pena para tener la gobernabilidad que tanto le hace falta a Chiapas, especialmente entre los siempre difíciles compas indígenas.

 

Infierno

 

EL INFIERNO ya tiene nombre: Tapachula.

Y EL (IR)RESPONSABLE de tan dantesco escenario es ni más ni menos que el inefable Óscar Gurría.

ENCABEZAR la ciudad más peligrosa del país es un “mérito” que cinceló día a día, con un gobierno errático y sin brújula.

EN VEZ de sumar y pactar con propios y extraños, el ex dirigente local del partido en el Poder se dedicó a enorgullecerse de su nepotismo al colocar a familiares en la nómina.

CÓMO ESTARÁN las cosas allá en Tapachula que ya hasta empiezan a extrañar a los priístas, pos los amarillos y azules han salido mucho peor que otros (Ángel Barrios y Emanuel Nivón, incluso, probaron la cárcel).

AL MENOS, con Ezequiel Orduña y Neftalí del Toro se tuvo trabajo y la demanda de tener un Tapachula seguro tuvo resultados de a poco, manteniendo a la ciudad libre de maras.

HOY, por desgracia, las caravanas migrantes han provocado una inseguridad que no se había visto en años; y lo peor es que el médico metido a político, con la arrogancia que le caracteriza a los morenos, no tiene idea de cómo enfrentar la inseguridad que vive su tierra.

ES UNA VERGÜENZA para Chiapas que se tenga a Tapachula como la ciudad más peligrosa, y más vergüenza es que Óscar Gurría se quede a contemplar cómo la inseguridad apresa nuestra frontera sur.

QUÉ TRISTEZA por Tapachula, tronco de alcalde que eligió.

 

Fiscal

 

EL FISCAL Jorge Llaven Abarca sí está construyendo un proyecto político: el del gobernador Rutilio Escandón.

ESTE compita es un servidor público que ha dejado patente su profesionalismo a grado tal que logró el brinco transexenal.

SI ALGUIEN empezó desde abajo en el ámbito judicial, ése fue el actual inquilino de la oficina más influyente del Libramiento Norte.

Y SI BIEN carga con una recomendación familiar de un destacado chiapaneco, la verdad es que todo lo demás, su trabajo, ha hablado por sí solo.

LA CHAMBOTA que ha hecho en el actual sexenio es verdaderamente relevante pues, pudiendo usar más el tolete, su éxito ha sido todo lo contrario: no usarlo.

IMPONER la ley ante rijosos embozados de luchadores sociales es la victoria más significativa del actual gobierno y ese brazo ejecutor tiene nombre y apellido.

TAL PROTAGONISMO (involuntario) le ha despertado (mal)querientes que, sin duda, se ven amenazados en un (todavía) desconocido escenario futuro.

QUIZÁ por eso se apresuran a endosarle defectos que no tiene o al menos no le han brotado en el amanecer de este sexenio.

LLAVEN es un técnico que ha aprendido a hacer política, tan amplia o reducida como las coyunturas se le presentan.

ES DECIR, no es un político al que se le ha encomendado un asunto técnico pues domina el ámbito policiaco y lo conoce al derecho y al revés.

EN SUMA, el fiscal general no tiene más proyecto que el del gobernador Rutilio Escandón. Lo demás, es lo de menos. Y sanseacabó.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

 

‘No es necedad, es convicción’

#DESAFÍO2018
01/Junio/2018

» Apuesta por una reingeniería en el modelo social

‘No es necedad, es convicción’
PRECISO. La única forma de combatir la pobreza son el empleo y la generación de créditos, afirmó.
Por: ROMEO SOLÍS
@tinta_romeo

JÓSEAN, POR UNA ‘RESPONSABILIDAD HISTÓRICA’ CON CHIAPAS

 

“Estoy limpio, soy una persona que no pretendo ni ha pretendido nunca la riqueza”.

Así se definió José Antonio Aguilar Bodegas, candidato de la coalición ‘Por Chiapas al Frente’ (PAN-PRD-MC), durante su visita en el estudio de Tinta Fresca, donde aseguró que va en segundo lugar de las preferencias y remontará al abanderado de MORENA, mientras que al candidato del PRI lo desecha “definitivamente”.

Afirmó que trabajará contra la corrupción; en este sentido, se desligó de personajes como Manuel de la Torre, por quien “no meto las manos al fuego”. Además, ante su experiencia política –ha sido alcalde, diputado local y federal, senador y secretario del Campo–, fue tajante: “todos vivimos luchando por alcanzar un ideal, el mío siempre ha sido servir”.

 

Confianza

Un Jósean sereno declaró que Chiapas es un estado maravilloso por su gente y su naturaleza, el cual no tiene por qué tener como destino la pobreza.

Señaló que posee la mejor propuesta y formación para lograrla: “tenemos el mejor sustento para respaldarla: experiencia, el conocimiento que tengo del estado —probado en programas llevados a cabo—, y confío en que la sociedad haga este análisis”.

Añadió que, aunque las encuestas lo ubican en el tercer lugar de las preferencias, se encuentra en el segundo, pues ese ejercicio descuida a los indecisos.

En este sentido, declaró que, por su conocimiento del estado y de sus recursos, es mejor que Rutilio Escandón, quien hasta ahora es el mejor posicionado; sobre Roberto Albores Gleason, afirmó: “no tiene siquiera un recorrido en el estado”.

—Para usted, ¿RAG está fuera?

—Definitivamente.

 

Convicción

Respecto a su candidatura —de la que aseguró “no es necedad, es convicción”—, indicó que recibió muestras de apoyo para participar en el proceso porque “tengo el ánimo y el anhelo fundamental de servir a Chiapas”.

No busca tener el poder para sí, sino para servir, “para transformar una realidad que ha sido muy frustrante” desde tiempo atrás por “una interrupción de los esfuerzos, de las visiones y de los modelos que hay que apretar”, precisó.

Como Secretario del Campo logró resolver una crisis y transparentar la entrega de insumos, pero a su juicio “sería incorrecto decir que avanzamos, cumplimos”, dijo.

Jósean consideró que para progresar hace falta transformar el modelo y priorizar un sentido integral que coordine la federación y las organizaciones. En cuanto a los programas sociales, señaló que no están mal ni se necesitan más, sino aplicarlos bien; se requiere “una reingeniería” para que no haya crisis.

Finalmente, replicó la propuesta de Ricardo Anaya, candidato presidencial, respecto al ingreso universal y formuló crear un programa de fomento a la producción.

Así, ante sus detractores, Jósean plantea propuestas y afirma categóricamente: “Estoy limpio”.

 

‘No es necedad, es convicción’