Letras en su Tinta

EL SUSPIRANTE presidencial José Antonio Meade recolocó geográficamente a nuestra entidad y decidió empezar su precampaña nacional acá en Chiapas, “donde empieza México”.

ALGO, y muy bueno, se está gestando cuando el no priísta precandidato del PRI decidió arrancar en el sur, y no en el norte, su camino hacia Los Pinos, en señal de un “reencuentro por nuestra grandeza del norte y del sur”.

PEPE, como le dicen sus amigos, llegó anoche a Tuxtla Gutiérrez, en el vuelo comercial de las 18:40 horas, acompañado de su esposa Juana Cuevas.

CENARON con el Güero-Lek y de inmediato se fueron a San Juan Chamula a un multitudinario evento, al cual acudió el gobernador en calidad de “un militante más” del PVEM, por lo cual pidió se le descontara el día.

AHÍ, ante indígenas tzotziles y ataviado con la indumentaria indígena, refrendó por qué quiere ser candidato presidencial: “para cerrar las brechas que nos separan entre el México que somos y el que soñamos”.

CON SEIS grados centígrados de frío, Pepe Mid se puso hasta metafórico y aludió a la hora de arranque de su precampaña: “Elegimos esta hora para decir claro y fuerte que no hay un solo minuto que perder en la tarea de hacer a México más grande y más justo”.

EL SUSPIRANTE presidencial tendrá hoy un desayuno con empresarios y, al medio día, un encuentro con la militancia del PRI y del PVEM.

 

Los símbolos

 

SI LA POLÍTICA está llena de símbolos, Pepe Mid lanzó varios con su presencia acá en Chiapas:

SU RECONCILIACIÓN con el sur, su compromiso con las etnias, su implícita vocación del combate a la pobreza y, parafraseando el himno a Chiapas, el hacer retornar las horas serenas entre el PRI y Verde.

ARRIBA, en el templete colocado justo enfrente de la emblemática iglesia de San Juan Chamula, además del anfitrión, el Güero-Lek ataviado también con su vestimenta Chamula, lo mismo estuvo Roberto Albores que Luis Armando Melgar, Neftalí del Toro que Emilio Salazar; y antes, en el aeropuerto, Meade fue recibido por Eduardo Ramírez.

DIAMETRAL perspectiva conceptual al dejar a Chiapas como “la última frontera” y recolocarlo en el mapa “donde empieza México”.

ES MUY PROBABLE incluso que, teniendo a un rival sureño, hasta su arranque de precampaña sea estratégico para competirle territorialmente.

SERÁ INTERESANTÍSIMO saber si vendrá de nuevo, si cerrará acá el proceso interno del PRI así como lo empezó; o bien, qué otras sorpresas tiene preparadas para establecer novedosos códigos políticos.

Y LO MÁS importante: si su discurso resulta tan innovador como su candidatura para convencer a priístas, y sobre todo no priístas, de otorgarle su voto el año entrante.

 

Limpio

 

LA SECRETARÍA de Salud que lleva el doc Paco Ortega pasó la prueba del añejo en eso de la fiscalización y así lo avalan sendos memorandos de la Secretaría de la Función Pública, la Contraloría General del Estado y la federal Secretaría de Hacienda.

PARA TALES dependencias, luego de una exhaustiva revisión de cómo se aplicaron los quinquirrines en todo 2017, las conclusiones fueron que “el control de los recursos fue adecuado” y “sin irregularidades detectadas”.

UNOS CUANTOS oficios no revelan el rigor y la limpieza con la que se trabajó en la SS, cuando Paco tomó el mando, sobre todo, con el antecedente de apechugar observaciones de errores administrativos ajenos a su gestión.

Y MIRE que las tres dependencias que auditaron a la casi siempre convulsa Secretaría de Salud no son, en absoluto, un día de campo, pues sus estándares de fiscalización son notablemente altos lo mismo en la SFP, Contraloría o la SHCP (imagínese las tres juntas).

LA MORALEJA del asunto es que si hay cuentas claras, también habrá amistades largas, buen sueño transexenal y, en una de ésas, hasta futuro político.


CACHIVACHES: “EN POLÍTICA, lo importante no es tener la razón sino que se la den a uno”. Lo dijo Konrad Adenauer

Rabanales, ídolo en desgracia

El campeón chiapaneco que encumbró Beristáin y que lo perdió todo
01/Octubre/2017
Rabanales, ídolo en desgracia
Icono FotoEspecial TF
TRAGEDIA. De la gloria como boxeador en las décadas de los 80´s y 90´s, poco queda del gran campeón chiapaneco Peso Gallo
Por: JESÚS ORTEGA
@tinta_chus

De la gloria al olvido.

Así se puede resumir la historia del campeón chiapaneco de boxeo, Víctor Manuel Rabanales, a quien Nacho Beristáin logró llevar a lo más alto como campeón mundial Gallo (1992) pero presa de los vicios, su inocencia y las malas compañías, hoy vive en condiciones lamentables.

Tinta Fresca le presenta un recuento de la cruda realidad del “Rústico” Rabanales, contada por la persona que lo llevó a las máximas alturas como pugilista.

 

Sus inicios

“Un compañeros de él, que era un excelente boxeador, le puso El Rústico porque era muy fuerte pero técnicamente estaba en el suelo”, recuerda don Nacho al recordar algunas anécdotas sobre Rabanales, quien actualmente radica en el centro del país.

Con mucho trabajo, de estarle mecanizando sus movimientos lograron hacerlo un boxeador más defensivo y técnico “porque era muy fuerte, aguantaba golpes pero recibía muchos golpes.”

“Logramos increíblemente que fuera un boxeador ultra defensivo, él no sé cómo le hacía pero se quitaba muchos golpes”, ataja su ex entrenador.

Rabanales logró ser campeón mundial interino porque el absoluto estaba lastimado de la mano, cuando se alivió hicieron la pelea de unificación y los obligaron ir a Japón y ahí le ganó al nipón Joichiro Tatsuyoshi y se convirtió en campeón absoluto e hizo su primera defensa en Tuxtla Gutiérrez en la Plaza de Toros San Roque. “Ahí hizo su defensa con un argentino y fue un entradón”, reseña el manager de oro.

A lo largo de su carrera, Rabanales obtuvo 49 triunfos -26 por KO- además de sumar 21 derrotas y 3 empates.

Beristáin recuerda como Carlos Monzón bromeaba sobre su pupilo chiapaneco y alguna vez le dijo: “Si logras que este muchacho sea campeón del mundo de Peso Gallo los otros campeones que han muerto se van a revolver en su tumba porque está muy feo.”

 

La familia

A decir de don Nacho, lo que pasó con Rabanales fue estar rodeado de una familia difícil, pues su mamá lo abandonó cuando era niña para irse a los Yunaites para buscar el sueño americano.

Cuando Gilberto Román lo invitó a Los Ángeles para pasar su examen psicológico (que en California es obligatorio para que un boxeador pueda pelear ahí) fue cuando su madre lo fue a buscar, tras 20 de haberlo dejado en Ciudad Hidalgo. 

Tras ganar títulos mundiales y jugosas bolsas de decenas de miles de dólares y hasta carros último modelo, Rabanales vive un triste presente: ha sido franelero, limpia vidrios y actualmente labora como velador en un centro de esparcimiento propiedad del ex boxeador Humberto La Chiquita González.

Don Nacho vio precisamente a Víctor Manuel hace pocas semanas, ya sin algunos dientes y en ese mal estado que ha sido documentado ya por muchos medios, que han dado cuenta cómo su poca lanita que le quedó se la gasta en trago.

Se sabe que actualmente recibe una beca de Telmex y tenía otra del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), misma que le retiraron por su reincidencia en el alcohol, el cual sigue consumiendo con los miembros de El Escuadrón de la Muerte, como se conoce por aquellos rumbos a los teporochitos que están a punto de morir por alcoholismo.

“Anda muy mal, sus hermanos ya tomaron posesión de su casa, lo sacaron a la calle, es una familia muy desordenada”, lamenta don Nacho de su antiguo pupilo, un campeón que pasó de la gloria al olvido.

  • Rabanales, ídolo en desgracia
  • Rabanales, ídolo en desgracia
  • Rabanales, ídolo en desgracia
  • Rabanales, ídolo en desgracia
  • Rabanales, ídolo en desgracia
Rabanales, ídolo en desgraciaRabanales, ídolo en desgraciaRabanales, ídolo en desgraciaRabanales, ídolo en desgraciaRabanales, ídolo en desgracia
Rabanales, ídolo en desgracia