Letras en su Tinta

A compa Mario Gómez, víctima de la cobarde irracionalidad, en su memoria…



Sinvergüenzas

 

LARGA es la lista de compitas que han de andar sintiendo escalofríos, y algunos hasta rezando, tras las declaraciones del góber electo, Rutilio Escandón.

“NO HABRÁ sinvergüenzas en Chiapas… Ya basta de corrupción, de moches, de complicidades y de negocios ilícitos, esto se va a terminar”, soltó en reunión con el alcalde electo de Tuxtla, Carlos Morales.

[LOS FUTUROS mandamases mandaron una excelente señal política al unir fuerzas por la capirucha, a la cual tanta falta le hacen proyectos y gestiones entre los gobiernos estatal y municipal.]

LUEGO, sentado con sus compas morenos, también electos como él, Ruti advirtió/amenazó que nadie en su gobierno escapará a la ley si comete un delito, empezando por su familia.

OSÉASE que la línea es clara y aquellos ilusos que creían tener cabida en el futuro sexenio de Ruti, será mejor que agarren sus sueños (guajiros) y los dejen reposando en su almohada.

NI DUDA cabe que la nueva historia que se escribirá a partir del próximo 8 de diciembre dará mucho de qué hablar.

 

Emergente

 

EL BATEADOR emergente de Conejolandia, Carlos Molano, no pierde ni un minuto de su tiempo al frente de nuestra malherida Tuxtla.

UN DÍA, que llegué de improviso a realizar un trámite, me percaté de la tremenda agenda que tiene: una reunión cada 20 minutos y, a la par, una previa entre regidores.

ESE COMPITA no puede negar la cruz de su parroquia: su origen empresarial, espacio donde uno, si alarga el tiempo, pierde quinquirrines.

Y VAYA que a nuestra capirucha le urgen los nuevos de Benito Juárez pues ya sabemos que tiene todo tipo de deudas que están asfixiando a los gobiernos que, en tres años, no les queda de otra más que administrar la pobreza.

AYER, se dio una vueltecita por la última Tuxtla recreativa, ese tapazón de calles que sirve para que la gente tome las vialidades y se distraiga en domingo.

HAY MUCHOS pendientes en nuestra capirucha, sí, pero es ofensivo que se le culpen de todos los males cuando Carlos Molano apenas estuvo 90 días al frente de la comuna tuxtleca.

SU NOTABLE chambota, por hacer mucho con tan poco (días y paga) le ha dado un involuntario protagonismo del que, a lo mejor, hasta capitaliza.

EL POLÉMICO trienio 2015-2018, que arrancó Fernando Castellanos, llega a su fin esta semana con un muy movidito Carlos Molano.

 

Protagonista

 

LUGAR donde se para, Emilio Salazar es protagonista.

SU EXPERIENCIA profesional, y su reputación sin tacha, además de su bonhomía en el trato, lo han catapultado políticamente.

SURGIDO de la empresa –una educativa y muy exitosa–, brincó a la política pero en los últimos años floreció con su madurez personal.

EN CIUDAD de México, en la Cámara de Diputados, forjó amigos como nunca nadie lo hubiera pensado: de todos color y no sólo verde.

AHORA, como diputado local por tercera vez, sin ni siquiera tomar protesta aún, ya está siendo atacado.

Y CLARO que es fuego amigo porque saben de su capacidad (y responsabilidad) políticas, trayectoria que a nadie le alcanza para competirle en la coyuntura que viene.

EMILIO tiene tanto punch que aún genera muchos temblores entre correligionarios, pese a que a sus adversarios (políticos, no personales) sólo les provoca respeto.

AUN CON la ola morena, a Emilio no será un levantadedos (nunca lo ha sido), un diputado más; será muy protagonista.

Y POR ESO le temen: por su notable capacidad profesional, por su talento político para juntar a tirios y troyanos, para generar acuerdos en bien de la nación.

EMILIO Salazar es ya un imprescindible de la política chiapaneca.


CACHIVACHES: UN ABRAZO solidario a todos los familiares de don Miguel López Camacho, un profesional del servicio público cuyo legado es notable y ya ha quedado indeleble… ANOTE el nombre de Marcelo Toledo Cruz, un sindicalista de largas batallas quien ahora dará mucho de qué hablar como diputado local de MORENA pues se perfila como futuro coordinador parlamentario del rebaño sagrado acá en el Congreso local, dejando en el camino a un par de querendones a quienes nomás no les alcanzó el power… “LA GENTE ya no cree en los hechos”. Lo dijo el lúcido Noam Chomsky

Campeón de los derribes

Manuelito Gómez, la nueva estrella del judo
01/Marzo/2018

» Apenas en su segunda Olimpiada Nacional alcanzó el oro

Campeón de los derribes
Icono FotoEduardo Reyna
PREPARACIÓN. Su primera sesión es de 7:00 a 9:00 de la mañana, de ahí se va a la escuela y regresa a entrenar de 4:00 a 6:00 de la tarde.
Por: JESÚS ORTEGA
@tinta_chus

Pequeño gigante de los derribes.

Su menudita figura contrasta con su gran potencial: es Manuel Gómez, campeón chiapaneco del judo, cuyos derribes y proyecciones están encaminados a grandes alturas pues la mentalidad del chavito está por los cielos.

Tinta Fresca le presenta al jovencito deportista de 13 años —nacido en Houston, Texas, y de madre chiapaneca—, que se prepara para nuevos combates y más podios.

 

Americano

Sus papás tenían familia en los Yunaites, por ello nació y vivió allá hasta los 3 años, cuando su familia se regresó a estos rumbos.

Tiene la doble nacionalidad pero ya con 7 años de vuelta en Chiapas, reconoce que no recuerda mucho de su vida en los Estados Unidos, aunque en su casa le cuentan que su primera palabra fue en inglish.

Lleva casi 4 años practicando judo, disciplina en la que fue encaminado por su tía, quien —cuenta— lo trajo para que entrenara un deporte y esa fue la elección después de investigar con conocidos.

“No sabía a qué deporte me iba a meter mi tía, nada más me dijo: ve y agarra tu short y tu ropita y se van a entrenar y yo como niño chiquito era muy travieso… corre y corre de arriba para abajo”, proyecta Manuel, a quien desde un principio le gustó lo que se hacía en las clases.

Incluso —revela— se inspiró a competir viendo los posters de otros niños campeones del judo chiapaneco, colgados en las paredes del gimnasio, a quienes quería no sólo emular, sino superar.

“No podía dormir todas las noches pensando en lo que podría lograr, poder competir fuera del país”, ataja el aguerrido judoka.

 

Alta expectativa

Bajo la guía del entrenador cubano Luis Alberto Olmo Pacheco, Manuel consiguió en 2017 la medalla dorada en la Olimpiada Nacional de Cancún, Quintana Roo, en la categoría Sub 15 de la división de los 36 kilogramos.

Un año antes, había quedado quinto en el mismo evento nacional pero desde entonces se planteó la meta de ser campeón y lo logró un ciclo después.

“No me gusta lo fácil, siempre quiero algo que me cueste más”, derriba el máster del tatami, quien también agradece la alta exigencia del profe Olmo en los entrenamientos pues su deseo es superarse y “ganar un mundial, pero ya que tenga edad”.

Entre tanto, ya está acostumbrado a la alta exigencia del deporte, pues todos los días entrena a doble turno, con sólo el tiempo suficiente para ir a la escuela, comer, hacer tareas y dormir.

“Con el judo tienes una forma distinta de pensar, empiezas a sentir nuevas experiencias”, remata el pequeño gigante de los derribes.

Campeón de los derribes