Letras en su Tinta

OXCHUC: ayer, balazos; hoy, abrazos.

LA DEMOCRACIA indígena funcionó y, en asamblea municipal, eligió a sus propias autoridades.

EL INSTITUTO de Elecciones que lleva Oswaldo Chacón hizo historia al involucrarse en la organización de la asamblea y cuidar que la coyuntura política fuera positiva para la realización de esa democracia indígena.

FUE A MANO alzada, cierto, pero la asamblea municipal indígena tuvo registro de todos y cada uno de los barrios de Oxchuc, al registrar el 98 por ciento de los pobladores.

EL PLUS que tiene este ejercicio de democracia indígena es que a nadie se le negó la oportunidad de participar y los grupos políticos, los de antaño y los emergentes, no tuvieron de otra más que pactar.

AYER mismo inició funciones el nuevo ayuntamiento y pronto tendrá que dar resultados porque, mucho me temo, los paisanos son muy exigentes y al no ver que su alcalde le eche ganitas, le da cran y sube a otro.

YA VEREMOS si todo lo que hizo el Instituto de Elecciones y la Secretaría de Gobierno del ubicuo Ismael Brito habrá valido la pena para tener la gobernabilidad que tanto le hace falta a Chiapas, especialmente entre los siempre difíciles compas indígenas.

 

Infierno

 

EL INFIERNO ya tiene nombre: Tapachula.

Y EL (IR)RESPONSABLE de tan dantesco escenario es ni más ni menos que el inefable Óscar Gurría.

ENCABEZAR la ciudad más peligrosa del país es un “mérito” que cinceló día a día, con un gobierno errático y sin brújula.

EN VEZ de sumar y pactar con propios y extraños, el ex dirigente local del partido en el Poder se dedicó a enorgullecerse de su nepotismo al colocar a familiares en la nómina.

CÓMO ESTARÁN las cosas allá en Tapachula que ya hasta empiezan a extrañar a los priístas, pos los amarillos y azules han salido mucho peor que otros (Ángel Barrios y Emanuel Nivón, incluso, probaron la cárcel).

AL MENOS, con Ezequiel Orduña y Neftalí del Toro se tuvo trabajo y la demanda de tener un Tapachula seguro tuvo resultados de a poco, manteniendo a la ciudad libre de maras.

HOY, por desgracia, las caravanas migrantes han provocado una inseguridad que no se había visto en años; y lo peor es que el médico metido a político, con la arrogancia que le caracteriza a los morenos, no tiene idea de cómo enfrentar la inseguridad que vive su tierra.

ES UNA VERGÜENZA para Chiapas que se tenga a Tapachula como la ciudad más peligrosa, y más vergüenza es que Óscar Gurría se quede a contemplar cómo la inseguridad apresa nuestra frontera sur.

QUÉ TRISTEZA por Tapachula, tronco de alcalde que eligió.

 

Fiscal

 

EL FISCAL Jorge Llaven Abarca sí está construyendo un proyecto político: el del gobernador Rutilio Escandón.

ESTE compita es un servidor público que ha dejado patente su profesionalismo a grado tal que logró el brinco transexenal.

SI ALGUIEN empezó desde abajo en el ámbito judicial, ése fue el actual inquilino de la oficina más influyente del Libramiento Norte.

Y SI BIEN carga con una recomendación familiar de un destacado chiapaneco, la verdad es que todo lo demás, su trabajo, ha hablado por sí solo.

LA CHAMBOTA que ha hecho en el actual sexenio es verdaderamente relevante pues, pudiendo usar más el tolete, su éxito ha sido todo lo contrario: no usarlo.

IMPONER la ley ante rijosos embozados de luchadores sociales es la victoria más significativa del actual gobierno y ese brazo ejecutor tiene nombre y apellido.

TAL PROTAGONISMO (involuntario) le ha despertado (mal)querientes que, sin duda, se ven amenazados en un (todavía) desconocido escenario futuro.

QUIZÁ por eso se apresuran a endosarle defectos que no tiene o al menos no le han brotado en el amanecer de este sexenio.

LLAVEN es un técnico que ha aprendido a hacer política, tan amplia o reducida como las coyunturas se le presentan.

ES DECIR, no es un político al que se le ha encomendado un asunto técnico pues domina el ámbito policiaco y lo conoce al derecho y al revés.

EN SUMA, el fiscal general no tiene más proyecto que el del gobernador Rutilio Escandón. Lo demás, es lo de menos. Y sanseacabó.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

 

Toletazos recargados

Tras dos años de ausencia, regresa Lacandones de Chiapas
16/Mayo/2018

» El ‘Panchón Contreras’ vuelve a ser escenario de la Liga Tabasqueña

Toletazos recargados
Icono FotoJesús Ortega
NOVENA. Con mucho sacrificio pudo regresar a la Liga Tabasqueña de Beisbol; jóvenes chiapanecos buscan la oportunidad de mostrar su talento y ser captados para la Liga Mexicana.
Por: JESÚS ORTEGA
@tinta_chus

Cuadrangulares y ponches de vuelta al diamante tuxtleco.

La emoción del beis profesional regresa en mayo al estadio ‘Panchón Contreras’, con la resurrección de Lacandones de Chiapas, que, luego de dos años de ausencia, vuelve a entrarle a la Liga Tabasqueña de Beisbol con el fin primordial de foguear a sus talentos y, en una de ésas, ser protagonista del reñido campeonato.

Acompañe a Tinta Fresca al parque de pelota capitalino, póngase el guante y dele vuelo al brazo con curvas y rectas para recetar chocolates al por mayor.

 

Amor al beis

“Todo esto que hacemos es por el amor que le tenemos al beisbol, es parte de nuestra vida”, jimbó el presidente del club, Juan Carlos Trujillo Herrera, al anunciar en días recientes el regreso de Lacandones de Chiapas a la competencia profesional.

Antes, la novena tuxtleca se mantuvo activa en la liga amateur local y se animó de último minuto a volver a la liga profesional tabasqueña pese a no contar con amplios recursos.

Muchos de sus jugadores no cobran un sueldo e incluso sus directivos armaron la vaquita con amigos y uno que otro patrocinador para cubrir los gastos operativos mínimos de una temporada de tres meses de partidos.

“No teníamos la idea de participar porque estábamos pasando por una situación económica bastante difícil”, meneó el empresario, quien de cualquier forma espera que Lacandones logre volver a meter a la afición chiapaneca al gusto por la pelota caliente.

 

Con potencial

La base del equipo está conformada por jugadores chiapanecos: cuenta con peloteros de Arriaga, Pijijiapan, Palenque, San Cristóbal de las Casas, Tapachula y Tuxtla Gutiérrez, reforzados con jugadores de Oaxaca y otros que le fueron prestados de Durango.

No obstante, el mánager Julián Wong aclaró que aun contando con gente de fuera, “queremos que jueguen los muchachos, que empiecen a salir jóvenes de Chiapas”.

Es por esa razón que Lacandones cuenta con chavos talentosos para los punches, como el pitcher José Ramón Verdugo, de apenas 14 años, arropados por beisbolistas como Esdras Lorenzana, Eduardo Gutiérrez, Saúl González, Rolando González Jr., entre otros jugadores que cada fin de semana traerán de vuelta cuadrangulares y ponches al diamante tuxtleco.

 

Toletazos recargados