Letras en su Tinta

PENSAR transexenalmente debería ser el espíritu de todo político y es de celebrar que Carlos Morales tenga esa nueva sangre.

AYER, el alcalde tuxtleco dio a conocer la rehabilitación del Parque Chiapasiónate, funcionando de nuevo sus fuentes y luminarias.

DESDE ahí, además, anunció una reforestación de 50 mil árboles nativos para los libramientos Norte y Sur, que antes estaban así, con harta plantita.

[SÓLO a un alcalde sin identidad ni arraigo, como lo fue Jaime Valls, se le pudo ocurrir tumbar las plantas que ahora se replantarán en esas importantes vías de la ciudad.]

HAY QUE APLAUDIR, de verdad, esta medida, en un país que pareciera se reinventa cada seis años.

POR POLÍTICOS como Carlos Morales, es que el Parque de la Marimba existe, éste craneado originalmente por Patrocinio González Garrido.

O BIEN, el Polyforum y Centro de Convenciones, creados por Juan Sabines Gutiérrez, inmuebles que han trascendido al paso de los sexenios venideros.

SE NOTA la madurez de este político, ya de largo colmillo, quien en su carrera política ha tenido duros tropiezos y no menos descalabros que, gracias a ellos, le han forjado la sensatez.

BIEN por esa nueva sangre política que está de(mostrando) Carlos Morales.

 

La ley a secas

 

NI DURA ni blanda, lo que se necesita en Chiapas sólo es la aplicación de la ley; “la ley a secas”, como decía Benito Juárez, lo cual quedó demostrado al liberar la vía Tuxtla-SCLC el pasado lunes.

EL AMANECER de esta semana nos sorprendió con un bloqueo a la carretera más importante de Chiapas, que conecta a la capital con la zona Altos y Fronteriza, que paralizó la vida interna del estado.

ESTA VÍA es, también, la puerta de entrada al corredor turístico de nuestro estado, pues lleva a los Lagos de Montebello, Toniná y Palenque, por decir lo más destacable.

LOS BLOQUEADORES, habitantes de Ixtapa, estuvieron lejos de la honorabilidad pues, cuando los fueron a levantar, sacaron el cobre: desenfundaron las fuscas y echaron bala por todos lados.

OBVIAMENTE, luego se hicieron las víctimas, acusando excesos policíacos, algo que, obviamente, iban a recoger los medios de comunicación que no investigan, como esos corresponsales “nacionales” que llevan años reporteando el radio y la tv locales (y ahora las redes sociales).

AFORTUNADAMENTE, los chicos de Gabriela Zepeda, comandanta de la Secretaría de Seguridad, no se arrugaron y pepenaron a estos rijosos que disfrazan sus asuntos personales y políticos de lucha social.

NADIE se inconformó con la aplicación de la ley, en un sexenio que seguramente pasará a la historia por no dejarse chantajear, lo cual ya le reditúa en una popularidad que mantiene el góber Ruti.

AL CONTRARIO, toditos aplaudimos que hayan aplicado la ley, lo cual es preciso que se aplique: no dura ni blanca, sino “la ley a secas”.

 

Frontera

 

NUESTRA frontera sur está empezando a dejar de ser tan porosa.

AUNQUE sea por regaños del imperialismo yanqui, representado por el órate ese pelos de elote, como le dicen a Donald ‘Trun’, lo cierto es que ya hacía falta presencia militar acá en Tapachula.

LA REUNIÓN que tendrá el presidente Andrés Manuel López Obrador con su homólogo de El Salvador, Nayib Ukele, un publicista de origen árabe recién electo presidente de aquel país, va en ese sentido.

LE LLAMAN “Desarrollo para Centroamérica”, el programa que están pensando para contener a los migrantes de esa región que quieren irse a los yunaites y que ahora se espera contener acá, sin que brinquen el charco.

EL CASO es que la Guardia Nacional ya opera en la Perla del Soconusco, que lejos estaba ya de brillar como perla por tanto malandrín que ha llegado con las famosas “caravanas”.

MILITARES, marinos policías federales les están echando montón a los centroamericanos, lo cual es positivo para que, si quedan en territorio mexicano, al menos se porten bien.

PARA BENEPLÁCITO del inefable Óscar Gurría, un tipo desahuciado ya políticamente por los inútiles procederes que ha tenido, la Guardia Nacional no tiene ni para cuándo agarrar sus mochilas e irse.

MÁS VALE que nos vayamos acostumbrando a la presencia de la superpolicía pejista, y ojalá que sean efectivos, porque para fantochadas, ya hemos visto muchas en muchos sexenios.


CACHIVACHES: VAYA activismo de Lorenzo Córdova y toditos los consejeros presidentes de los estados, pues es evidente que MORENA quiere desaparecerlos con el cuento ese de la austeridad; el voto es caro, sí, por supuesto, por la desconfianza que los propios partidos se han empeñado en mantener; recién, Oswaldo Chacón le puso el dedo en la llaga: la respuesta está en disminuir el financiamiento a los partidos políticos… ALGO, y muy serio, está pasando en Bochil, aquella región (casi) olvidada porque cuando no hay balacera, secuestran a funcionarios; seguramente, allá, en aquella comunidad, estaba pensando José Alfredo cuando compuso aquella rola de “vámonos, donde no haya justicia, ni leyes ni nada, nomás nuestro amooooor”… Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com

Guantes con dinamita

Margarita Dionicio Alvarado, primera campeona nacional chiapaneca de boxeo
01/Junio/2018

» Con la guía de Fernando Cruz, se coronó en la Universiada Nacional 2018

Guantes con dinamita
Icono FotoJesús Ortega
ATRIBUTOS. Boxeadora muy perseverante y, sin duda, disciplinada, fortalezas que afianzan su talento para los guamazos, destaca Fernando Cruz, su entrenador.
Por: JESÚS ORTEGA
@tinta_chus

Campeona de puños explosivos.

Con apenas 20 años de edad, Margarita Dionicio Alvarado puede presumir el ser la primera pugilista en ganar una medalla dorada para Chiapas en un evento de carácter nacional: la Universiada, que tuvo lugar hace unas semanas en Toluca, Estado de México.

Tinta Fresca le presenta a la peleadora que está pegando fuerte en el escenario boxístico estudiantil y cuyo futuro es aún más promisorio tras su reciente éxito.

 

Buenas hechuras

Entre costales, peras y cuerdas, Margarita hace gala de un efectivo juego de piernas para esquivar los mandarriazos y contratacar con el clásico 1-2. La joven ha aprendido bien de su maestro, el ex boxeador Fernando ‘Dinamita’ Cruz, quien es actualmente el encargado del club de peleadores de la Secretaría de la Juventud, Recreación y Deporte, y en cuyas manos se están formando varios de los actuales talentos de las trompadas, como Harvey Arévalo y Jamir Tzab.

“Ésta fue mi primera Universiada, llegué a aparecer de la nada en el evento”, noquea la estudiante del cuarto semestre de la licenciatura en Educación Física en la ENLEF, institución a la que representó en la Nacional.

Cuenta que su inclusión en el boxeo se dio de forma casi casual: tras ver un cartel que invitaba a tomar clases de box al dos por uno, decidió dejar la selección de fut de la prepa y probar suerte repartiendo guamazos en la escuela de la Secretaría del Deporte. Pese a que su llegada al box fue algo circunstancial, atiza que en su familia había un antecedente por el que se podría decir que lo traía en la sangre.

“A mi abuelo, en su tiempo, le gustaba volar madrazos”, suelta sonriente la flor del ring universitario, quien, contrario a lo que pudiera creerse por su deporte, dice ser de carácter muy tranquilo y tolerante.

 

Puños en ascenso

Su primera competencia por Chiapas fue en la Olimpiada Nacional 2016 en Tijuana, donde dio la sorpresa al conquistar un bronce; esto la motivó a seguir adelante. Dos años después vino el máximo premio: la medalla de oro en la Universiada Nacional, gracias a una dura preparación que ya le hacía presagiar un pódium.

Tras sortear la eliminatoria prenacional, donde contendieron 30 boxeadoras y sólo siete pasaron a la Nacional, Margarita tuvo que superar retos como el de vencer en la primera ronda a la actual campeona (Yucarent García, de Sonora) y en la final, a la representante local (Guadalupe García).

Ahora esa medalla dorada le está abriendo nuevas opciones a la campeona chiapaneca, que bien podría emigrar a Nuevo León para enrolarse con el equipo de la UANL, que ya le echó el ojo.

“El boxeo abre puertas por donde quiera; si llevas una carrera de educación física, aún más, pues lleva un historial deportivo a tu currículum”, ataja el entrenador Fernando Cruz, orgulloso de Margarita pero nostálgico ante la posibilidad de que emigre la campeona de puños explosivos.

 

Guantes con dinamita