Letras en su Tinta

PENSAR transexenalmente debería ser el espíritu de todo político y es de celebrar que Carlos Morales tenga esa nueva sangre.

AYER, el alcalde tuxtleco dio a conocer la rehabilitación del Parque Chiapasiónate, funcionando de nuevo sus fuentes y luminarias.

DESDE ahí, además, anunció una reforestación de 50 mil árboles nativos para los libramientos Norte y Sur, que antes estaban así, con harta plantita.

[SÓLO a un alcalde sin identidad ni arraigo, como lo fue Jaime Valls, se le pudo ocurrir tumbar las plantas que ahora se replantarán en esas importantes vías de la ciudad.]

HAY QUE APLAUDIR, de verdad, esta medida, en un país que pareciera se reinventa cada seis años.

POR POLÍTICOS como Carlos Morales, es que el Parque de la Marimba existe, éste craneado originalmente por Patrocinio González Garrido.

O BIEN, el Polyforum y Centro de Convenciones, creados por Juan Sabines Gutiérrez, inmuebles que han trascendido al paso de los sexenios venideros.

SE NOTA la madurez de este político, ya de largo colmillo, quien en su carrera política ha tenido duros tropiezos y no menos descalabros que, gracias a ellos, le han forjado la sensatez.

BIEN por esa nueva sangre política que está de(mostrando) Carlos Morales.

 

La ley a secas

 

NI DURA ni blanda, lo que se necesita en Chiapas sólo es la aplicación de la ley; “la ley a secas”, como decía Benito Juárez, lo cual quedó demostrado al liberar la vía Tuxtla-SCLC el pasado lunes.

EL AMANECER de esta semana nos sorprendió con un bloqueo a la carretera más importante de Chiapas, que conecta a la capital con la zona Altos y Fronteriza, que paralizó la vida interna del estado.

ESTA VÍA es, también, la puerta de entrada al corredor turístico de nuestro estado, pues lleva a los Lagos de Montebello, Toniná y Palenque, por decir lo más destacable.

LOS BLOQUEADORES, habitantes de Ixtapa, estuvieron lejos de la honorabilidad pues, cuando los fueron a levantar, sacaron el cobre: desenfundaron las fuscas y echaron bala por todos lados.

OBVIAMENTE, luego se hicieron las víctimas, acusando excesos policíacos, algo que, obviamente, iban a recoger los medios de comunicación que no investigan, como esos corresponsales “nacionales” que llevan años reporteando el radio y la tv locales (y ahora las redes sociales).

AFORTUNADAMENTE, los chicos de Gabriela Zepeda, comandanta de la Secretaría de Seguridad, no se arrugaron y pepenaron a estos rijosos que disfrazan sus asuntos personales y políticos de lucha social.

NADIE se inconformó con la aplicación de la ley, en un sexenio que seguramente pasará a la historia por no dejarse chantajear, lo cual ya le reditúa en una popularidad que mantiene el góber Ruti.

AL CONTRARIO, toditos aplaudimos que hayan aplicado la ley, lo cual es preciso que se aplique: no dura ni blanca, sino “la ley a secas”.

 

Frontera

 

NUESTRA frontera sur está empezando a dejar de ser tan porosa.

AUNQUE sea por regaños del imperialismo yanqui, representado por el órate ese pelos de elote, como le dicen a Donald ‘Trun’, lo cierto es que ya hacía falta presencia militar acá en Tapachula.

LA REUNIÓN que tendrá el presidente Andrés Manuel López Obrador con su homólogo de El Salvador, Nayib Ukele, un publicista de origen árabe recién electo presidente de aquel país, va en ese sentido.

LE LLAMAN “Desarrollo para Centroamérica”, el programa que están pensando para contener a los migrantes de esa región que quieren irse a los yunaites y que ahora se espera contener acá, sin que brinquen el charco.

EL CASO es que la Guardia Nacional ya opera en la Perla del Soconusco, que lejos estaba ya de brillar como perla por tanto malandrín que ha llegado con las famosas “caravanas”.

MILITARES, marinos policías federales les están echando montón a los centroamericanos, lo cual es positivo para que, si quedan en territorio mexicano, al menos se porten bien.

PARA BENEPLÁCITO del inefable Óscar Gurría, un tipo desahuciado ya políticamente por los inútiles procederes que ha tenido, la Guardia Nacional no tiene ni para cuándo agarrar sus mochilas e irse.

MÁS VALE que nos vayamos acostumbrando a la presencia de la superpolicía pejista, y ojalá que sean efectivos, porque para fantochadas, ya hemos visto muchas en muchos sexenios.


CACHIVACHES: VAYA activismo de Lorenzo Córdova y toditos los consejeros presidentes de los estados, pues es evidente que MORENA quiere desaparecerlos con el cuento ese de la austeridad; el voto es caro, sí, por supuesto, por la desconfianza que los propios partidos se han empeñado en mantener; recién, Oswaldo Chacón le puso el dedo en la llaga: la respuesta está en disminuir el financiamiento a los partidos políticos… ALGO, y muy serio, está pasando en Bochil, aquella región (casi) olvidada porque cuando no hay balacera, secuestran a funcionarios; seguramente, allá, en aquella comunidad, estaba pensando José Alfredo cuando compuso aquella rola de “vámonos, donde no haya justicia, ni leyes ni nada, nomás nuestro amooooor”… Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com

Rayo celestial

Ícono de la Lucha Libre Mexicana que ya es leyenda
24/Julio/2018

*A los 85 años se fue Maximino Linares Moreno, el Rayo de Jalisco

Rayo celestial
Por: JESÚS ORTEGA
@tinta_chus

Sombrero charro, máscara y lances celestiales.

Un rayo vuela desde el ring para iluminar el firmamento, dejando tras de sí un importante legado a la historia Lucha Libre Mexicana, que con aflicción despidió a don Max Linares, el Rayo de Jalisco.

Tinta Fresca rinde homenaje póstumo al ídolo del ring (fallecido el pasado 19 de julio, a los 85 años de edad), quien está catalogado entre los grandes íconos del pancracio mexicano, junto a leyendas como El Santo, Blue Demon y Huracán Ramírez.

 

Tapatío de corazón

Curiosamente, el Rayo de Jalisco no nació en el occidental estado mexicano, sino en la capital del país, en el barrio bravo de Candelaria de los Patos, en el año de 1936 y bajo el nombre de Maximino Linares Moreno.

Su afición a las llaves y patadas voladoras se dio gracias a su padre, quien lo llevaba a ver las luchas a la Arena Roma-Mérida, además de la influencia de su hermano, Tony Sugar, quien también era luchador y fue su mentor.

Su debut fue en el año de 1950 en la hoy CDMX, no con el nombre del Rayo de Jalisco sino con el mote de Mr. Misterio; de hecho también tuvo otros personajes, Doc Curtis y Águila Negra, con los que no alcanzó gran popularidad.

Don Maximino fue alumno de Rolando Vera y Cuauhtémoc El Diablo Velasco, quienes lo llevaron a formar su recordado personaje, con el que debutó en el año de 1960 en Guadalajara. Primero fue bautizado como Rayo, pero que al convertirse en un ídolo para los tapatíos dos años después le agregó “de Jalisco”. Así lució la popular máscara negra con un rayo que le atraviesa por el medio.

 

Entre los grandes

En sus inicios ganó los campeonatos wélter y medio de occidente, y en 1963 fue nombrado el Luchador del Año. Ese mismo año se presentó en la Arena México, donde se proclamó campeón mundial medio al derrotar a René Guajardo.

En 1966 fue campeón por parejas con el mítico Santo y despojó de su tapa a luchadores como Bestia, Guerrero Negro, Mr. Sangre y La Máscara, además de ganarle la cabellera a Chino Chow

Quienes lo vieron luchar recuerdan su espectacular y ágil forma de desenvolverse en el ring, así como su carisma y picardía ante sus rivales, a quienes solía “torear” en el centro del cuadrilátero y aplicarles un tope de reversa para elevar el clamor de la paisanada.

Fue parte de la época de oro de la Lucha Libre Mexicana, cuando los gladiadores eran auténticas estrellas y hasta salían en películas, por lo que protagonizó cuatro filmes, compartiendo elenco con figuras como Blue Demon y Mil Mascaras.

Luego de 30 años como luchador profesional, perdió su máscara el 30 de julio de 1989 contra Blue Demon, en la recordada función celebrada en la Plaza de Toros Monumental de Monterrey.

Transmitió su legado a través de su hijo, Rayo de Jalisco Jr, y su nieto, Rayman.

Tras 85 años de vida, el mundo de la Lucha Libre recuerda con cariño al gladiador de sombrero charro, máscara y lances celestiales.

  • Rayo celestial
  • Rayo celestial
Rayo celestialRayo celestial
Rayo celestial