Letras en su Tinta

LA CURVA (ascendente) por coronavirus que hoy vivimos en Chiapas, valió madres; es decir, los casos que hoy dieron positivo se contagiaron el 10 de Mayo.

SI EL CORONAVIRUS se incuba en 14 días, este domingo pasado, 24 de mayo, fue el día en que Chiapas registró su más alto índice: 116 casos.

[DESDE hace un par de semanas, la Secretaría de Salud reporta que aplica 200 test, lo cual, de ser cierto, el contagio se daría en un 60 por ciento de esa población. O sea, entre más pruebas, más casos.]

¿CÓMO fue posible que nuestra tierra pasara de uno a cuatro casos que tenía en marzo, a registrar más de 100 dos meses después?

LA RESPUESTA, por sencilla, no es menos lamentable: por irresponsabilidad (y porque este maldito virus no tiene piedad, claro está).

CHEQUE nomás:

DEL 1 al 31 de marzo, los casos oscilaron de uno, dos y hasta cuatro (el día 29 de marzo); el siguiente mes, abril, cerró con 21 casos, aplicando “las pruebas necesarias”, según declaró el polémico José Manuel Cruz Castellanos.

MAYO empezó amenazante, aplicando 40 pruebas diarias, realizando después 74 pruebas, cifra que se mantuvo durante varios días.

Y LUEGO, oh “sorpresa”: el 14 de mayo –los días de incubación del virus después del 30 de abril, Día del Niño–, los casos registrados fueron 56, el día con más casos hasta esa fecha.

EL DOMINGO, con 116 casos de coronavirus al aplicar 200 pruebas diarias, se cumplieron exactamente 14 días del festejo del Día de las Madres, sin importarle a la gente, evidentemente, los continuos exhortos a no visitar a sus progenitoras.

[MIENTRAS tecleo estas letras de emergencia, anoche, mis vecinos tienen un convivio/fiesta/reunión, siendo omisos del pico de la pandemia; aunque quizá ellos tienen la vacuna anticovid y nosotros no lo sabemos.]

YA VEREMOS dentro de 72 horas más, el 29 de mayo, cuando se cumplan 14 días del 15 de mayo, Día del Maestro, cuántos casos se dan (y mucho me temo que repuntarán).

CON UN VIRUS mortal, sin cura, no estamos para relajarnos; cuídese y cuide a los suyos, si es que quiere contarle a sus nietos cómo libró esta pandemia.

 

Cubrebocas

 

LA OMS, Organización Mundial de la Salud, recomendó desde mediados de marzo el uso de cubrebocas como una medida de prevención en el combate al coronavirus.

AYER, Hugo López Gatell, el científico que cree en que el Presidente tiene fuerza moral y no de contagio, recomendó el uso de cubrebocas casi tres meses después, para la “nueva normalidad”.

ACÁ en Tinta Fresca, hicimos un video que estrenamos el 6 de abril, con el encabezado: “El enemigo está en el aire”.

LE RESEÑÁBAMOS lo que la OMS nos ilustraba: que toser y estornudar, pero también hablar, era un latente riesgo de contagio.

RECOMENDABAMOS su uso para aminorar riesgos de este virus maldito que está acabando con vidas de nuestro amigo, hermano y vecino.

LA (IN)CAPACIDAD de reaccionar oportunamente por parte de nuestras autoridades nos confirma que sólo nosotros, y por nosotros, la gente consciente e informada, superaremos esta dificilísima prueba generacional de vida.

YA SE TARDÓ el gobierno acá en entregar masivamente esos artículos que, a partir de ya, son de primera necesidad.

SÍ, LOS CUBREBOCAS entrarán a la canasta básica en la nueva normalidad que no tendrá nada de normal ni de nueva porque ya, ahora, la estamos viviendo.

RESULTA penoso que vivamos tan lejos de la soporífera reacción oficial y tan cerca de los insensatos a quienes el Poder les cayó de sopetón.

EN FIN, toquemos madera…

 

Chayito

 

UNA LIDERESA social nata, de abajo, de a pie, está pasándola muy mal en Tapachula: Rosario Chayito Vázquez

COMENZÓ abanderando causas de un mercado en Tapachula, escaló a diputada local y recién fue síndica municipal.

DESDE hace un par de días lucha por su vida en el Hospital Regional de su ciudad natal, con ventilación asistida.

LO QUE SEA que venga, que sea por su bien.


CACHIVACHES: MUY FESTEJADO (virtualmente) anduvo Mariano Rosales Zuarth, quien ayer cumplió años, otro uno, saturando por completo su teléfono con grandes felicitaciones del villaflorense más vivillo que ha tenido aquella tierra… Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com

Rayo celestial

Ícono de la Lucha Libre Mexicana que ya es leyenda
24/Julio/2018

*A los 85 años se fue Maximino Linares Moreno, el Rayo de Jalisco

Rayo celestial
Por: JESÚS ORTEGA
@tinta_chus

Sombrero charro, máscara y lances celestiales.

Un rayo vuela desde el ring para iluminar el firmamento, dejando tras de sí un importante legado a la historia Lucha Libre Mexicana, que con aflicción despidió a don Max Linares, el Rayo de Jalisco.

Tinta Fresca rinde homenaje póstumo al ídolo del ring (fallecido el pasado 19 de julio, a los 85 años de edad), quien está catalogado entre los grandes íconos del pancracio mexicano, junto a leyendas como El Santo, Blue Demon y Huracán Ramírez.

 

Tapatío de corazón

Curiosamente, el Rayo de Jalisco no nació en el occidental estado mexicano, sino en la capital del país, en el barrio bravo de Candelaria de los Patos, en el año de 1936 y bajo el nombre de Maximino Linares Moreno.

Su afición a las llaves y patadas voladoras se dio gracias a su padre, quien lo llevaba a ver las luchas a la Arena Roma-Mérida, además de la influencia de su hermano, Tony Sugar, quien también era luchador y fue su mentor.

Su debut fue en el año de 1950 en la hoy CDMX, no con el nombre del Rayo de Jalisco sino con el mote de Mr. Misterio; de hecho también tuvo otros personajes, Doc Curtis y Águila Negra, con los que no alcanzó gran popularidad.

Don Maximino fue alumno de Rolando Vera y Cuauhtémoc El Diablo Velasco, quienes lo llevaron a formar su recordado personaje, con el que debutó en el año de 1960 en Guadalajara. Primero fue bautizado como Rayo, pero que al convertirse en un ídolo para los tapatíos dos años después le agregó “de Jalisco”. Así lució la popular máscara negra con un rayo que le atraviesa por el medio.

 

Entre los grandes

En sus inicios ganó los campeonatos wélter y medio de occidente, y en 1963 fue nombrado el Luchador del Año. Ese mismo año se presentó en la Arena México, donde se proclamó campeón mundial medio al derrotar a René Guajardo.

En 1966 fue campeón por parejas con el mítico Santo y despojó de su tapa a luchadores como Bestia, Guerrero Negro, Mr. Sangre y La Máscara, además de ganarle la cabellera a Chino Chow

Quienes lo vieron luchar recuerdan su espectacular y ágil forma de desenvolverse en el ring, así como su carisma y picardía ante sus rivales, a quienes solía “torear” en el centro del cuadrilátero y aplicarles un tope de reversa para elevar el clamor de la paisanada.

Fue parte de la época de oro de la Lucha Libre Mexicana, cuando los gladiadores eran auténticas estrellas y hasta salían en películas, por lo que protagonizó cuatro filmes, compartiendo elenco con figuras como Blue Demon y Mil Mascaras.

Luego de 30 años como luchador profesional, perdió su máscara el 30 de julio de 1989 contra Blue Demon, en la recordada función celebrada en la Plaza de Toros Monumental de Monterrey.

Transmitió su legado a través de su hijo, Rayo de Jalisco Jr, y su nieto, Rayman.

Tras 85 años de vida, el mundo de la Lucha Libre recuerda con cariño al gladiador de sombrero charro, máscara y lances celestiales.

  • Rayo celestial
  • Rayo celestial
Rayo celestialRayo celestial
Rayo celestial