Letras en su Tinta

HOY termina el ciclo de Rutilio Escandón como Presidente del Tribunal y empieza uno nuevo como suspirante a góber bajo el cobijo de un fuerte movimiento nacional encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

RUTI revivió en el actual sexenio luego de que, durante el sabinato, le impusieron la Ley del Hielo por la animadversión de un colocho que nunca toleró le haya hecho el desdén político.

EL ORIUNDO de Carranza no sabía aún el tino de haberse desmarcado de un gobierno endeudador y persecutor con sus adversarios, lo cual le dio la autoridad moral para su renacimiento político.

ANTES, durante el pablismo, mantuvo una digna posición como el Senador de la República que, aunque de primer minoría, hizo la diferencia (el compa Ruti llegó a la máxima tribuna del país de la mano de Andrés Manuel como dirigente amarillo).

SU IRRUPCIÓN en la política aldeana se dio a su regreso de su preparación académica, desde el Norte del país, cuando quiso ser diputado local y el alborismo le hizo fraude en su natal Carranza.

LA DISCIPLINA y congruencia política lo colocó en la lucha del 2012, cuando hizo público su voto por el amigo de su familia, el joven Manuel Velasco Coello, sumándose a ese fenómeno político llamada Güero.

SU PERFIL de abogado fue ideal para encabezar, como Magistrado Presidente, el Tribunal de Justicia de Chiapas, en un parteaguas de la vida jurídica del país, donde transitó a los juicios orales, colocando a esa institución en el top ten de los mejores tribunales del país.

AHORA, con la experiencia de los años, la congruencia de sus luchas partidistas, y su impecable trayectoria personal como padre de familia, se catapulta a ser un fuerte rival como casi candidato de Morena a la gubernatura.

SIN DUDA, con Ruti en las boletas de este 2018, habrá tiro.

 

Ex vs Ex

 

¿QUÉ EX GÓBER anduvo muy activo en la Ciudad de México tratando de contener el activismo de otro ex góber?

QUIENES lo vieron, cuentan que le volaba el pelito de oficina gubernamental en oficina gubernamental, para plantear los riesgos de lo movidito de su archirrival.

SU CHAROLA como diplomático era su derecho de picaporte para reunirse aquí, allá y acullá, con tal de tratar de contener a quien enjauló y le tiene un indescifrable odio.

ESPECIALMENTE, ahora que, paradojas de la vida, ese ex góber que tanto lo odia está allanándole el camino a otro de sus enemigos jurados, el mismo contra el que le colgó una ficha de interpol que lo mantuvo a salto de mata.

[LA PERVERSIDAD en política no tiene límites pues apenas hace unos meses lo estaba linchando en redes y ahora hasta lo anda ayudando para entronizarse como candidato amarillo.]

QUIZÁ ese compita, que se tomó la molestia de venirse de los yunaites para “alertar” del renacimiento de este ex góber en estratégicas oficinas de gobierno, tiene miedo de ser medido con la vara que él midió.

YA VEREMOS si se consuma este ajuste de cuentas entre este par de fichitas políticas que, aunque pase el tiempo, se siguen odiando después de mantener un dulce amasiato.

CHAN, chan, chaaannn…

 

CACHIVACHES: ¿QUÉ FUNCIONARIO unachense, quien se jura y perjura leal al güerismo, es un pagudo accionista de un impreso que, un día sí y el otro también, golpea duro y directo al inquilino de Palacio? A ver, a ver, adivínele, que no hay muchos especialistas en la tenebra… EL ESCÁNDALO de las supuestas tarjetas clonadas de Bansefi debe ser investigado a fondo, más alláde un simple boletín de la dependencia que encabeza el polémico Virgilio Andrade, pues ya hasta la CNBV admitió que algunas tarjetas de acá fueron cobradas en Veracruz, Jalisco y Quintana Roo…

Crítica en escena

Un monólogo que cuestiona el papel de la mujer desde sus ‘Entrañas’
04/Abril/2016

» Teatro de calidad a bajo costo

Crítica en escena
Icono FotoRaúl Calleja
MAGNÍFICO. Fátima Rodríguez hace suyo el escenario con una actuación entrañable.
Por: RAÚL CALLEJA
@tinta_raul

Pocos pesos, pero muchas ganas.

La penumbra fue la cómplice perfecta para que ‘Telar Teatro’ presentara Entrañas, un monólogo que cuestiona el papel de la mujer como esposa, amante y madre.

Unas cuantas luces pintaron un ambiente sombrío, en el que la protagonista se debatía entre la culpa y la desesperación por haber matado a su marido.

Se trata de una adaptación de la obra El crimen de Marguerite Yourcenar, que busca reflexionar sobre temas como el amor, la autoestima y la dependencia emocional.

Debido al espacio, apenas una veintena de espectadores pueden asistir a cada presentación, sin embargo, esa intimidad es la que permite al público adentrarse en la historia.

 

¡Actrizaza!

Fátima Rodríguez Faviel le da vida a una mujer madura que entre sollozos y reclamos ahogados cuenta sobre las infidelidades de su marido.

El público se impactó con su interpretación, incluso un hombre de la primera fila susurró: “yo sí se la creo”, cuando las lágrimas comenzaron a brotar de los ojos de la actriz.

Es un personaje complicado que mezcló la histeria, la ira y la frustración con frases contundentes que repetía hasta volverlas un susurro.

Con ayuda de apenas unos cuantos elementos de utilería, pudo dibujar —ante los ojos de un público atónico— la manera en que ahogó a su esposo para librarse de su indiferencia.

 

Bien pensada

La obra es una cruda mirada hacia las formas tradicionales de ser mujer: sumisa, abnegada y cuyo único valor es la belleza.

Así lo deja entrever el personaje que con resignación exclama: “ya no soy una mujer joven, sólo puedo esperar unos cuantos besos fríos”.

Esta crítica está presente en cada detalle, como la ausencia de nombre para la protagonista y la forma en que trata de justificar su crimen ante unos jueces invisibles que bien podrían representar a la sociedad.

Esta obra independiente es un claro ejemplo de que, aunque con pocos pesos, se puede hacer buen teatro siempre y cuando se tengan muchas ganas.

 

Próxima función

Fecha: 28 de abril

Lugar: ‘Telar Teatro’, ubicado en 9ª Sur entre 4ª y 5ª Poniente #514 altos

Hora: 20:00 horas

Donativo: 50 pesos
  • Crítica en escena
  • Crítica en escena
  • Crítica en escena
Crítica en escenaCrítica en escenaCrítica en escena
Crítica en escena