Letras en su Tinta

Apagafuegos

 

SIN NINGUNA experiencia administrativa, Zoé Robledo entró de bomberito (apagafuegos) en el IMSS.

EL PRIMER damnificado del gabinete (que tuvo una estruendosa renuncia, Germán Martínez), le da la oportunidad a un chiapaneco de gozar de buena salud política.

QUIENES se dedicaron a golpearlo políticamente acá, seguramente tragaron saliva ante el empoderamiento (involuntario) que ahora toma.

EL DESAFÍO de Zoé no es poco: toma el mando de un Instituto moribundo financieramente y con el reto de dar un servicio de salud de primera.

POLÍTICAMENTE, es la oportunidad de llevar a la acción todos sus choros mareadores que siempre ha pregonado.

SE ENCARTA poderosamente a una sucesión tremendamente adelantada, como no habíamos visto en muchos sexenios.

SU VULNERABILIDAD, sin embargo, es lo que le da ventaja: es demasiado pronto para capitalizar el IMSS como espacio político por el riesgo (muy alto) de que fracase.

NO BASTARÁ patear la latita, llevársela tranquis, pues el IMSS tiene tremendos retos, como el tema de las jubilaciones, por mencionar el más apremiante y que implica un tremendo sacrificio presupuestal.

YA DEMOSTRARÁ de qué está hecho ese compa gestado en el sabinismo/alborismo, cuando recibió, por recomendación de su apá Eduardo Robledo, su primera oportunidad política como comentarista en Canal 10.

FUE EN 2009, hace apenas 10 años, cuando su padrino Juan Sabines Guerrero lo metió con calzador para ser Diputado local por la tierra “natal” de su apellido, Motozintla.

DESPUÉS, impulsado también por su otro padrino y amigo, Roberto Albores Gleason, fue catapultado al Senado en 2012, tronando a huestes perredistas con amplia trayectoria como la del ahora gobernador.

YA VEREMOS de qué está hecho el compa Zoé, a quien ojalá la humildad lo invada

 

SPAUNACH

 

EL SPAUNACH, uno de los sindicatos más sólidos de Chiapas, avanza inquietantemente a una espiral de conflictos que podría durar muchos años.

AL QUEDAR fuera dos planillas, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje determinó el pasado lunes declarar una “suspensión” del proceso interno que vive el sindicato de profesores de la UNACH.

POR SEPARADO, dos de las planillas que quedaron fuera, la de los profesores Héctor de León y Juliana Matus, acusaron anomalías y falta de parcialidad, por lo que interpusieron directamente un recurso de revisión ante la JLCA.

LA MISMA JLCA ya emplazó al SPAUNACH que lleva Indra Toledo para el próximo 31 de mayo, para que explique su proceso electoral interno y, de ser posible, llegue a un acuerdo conciliatorio con los quejosos.

OJALÁ que impere el acuerdo, se logren registrar las otras dos planillas, cubriendo los requisitos que les faltaban, si es el caso, para entonces verse en las urnas y que sean los votos de los docentes quienes decidan qué profesor quieren que los represente en el Sindicato de Profesores.

EL RIESGO que existe es que las posturas se vuelvan más radicales y pase lo que actualmente le sucede al Sindicato de Burócratas, el cual vive acéfalo y con un pleito interno, sin dirigente, que lleva casi 8 años.

SERÍA DESEABLE que Ariosto de los Santos y Mario José Gutiérrez, de las planillas azul y blanca, respectivamente, expresaran públicamente que no tienen reparo en enfrentarse con cualquier otra planilla.

POR SU PARTE, Héctor y Juliana, de las planillas “Guinda” y “Democrática Magenta”, respectivamente, le apostaran a ganar con votos entre docentes, en vez de litigios que no le hacen bien a nadie en el Sindicato de Profes de la UNACH.

AUNQUE lo más importante ahora, para Ariosto, Mario, Héctor y Juliana, es pensar en los universitarios, en lo dañino que sería para ellos, estando en clases, vivir un movidito proceso electoral sindical.

INCLUSO, al mismo rector Carlos Nandayapa le conviene un proceso tranquilo, y que llegue pronto a su fin, para no tener una universidad convulsa e inquietante cuya efusividad pudiera desbordar pasiones y provocarle ingobernabilidad.

YA VEREMOS, dijo el choroco.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

Trotamundos del tango

Jóvenes argentinos hacen de los semáforos latinoamericanos su escenario
01/Mayo/2018

» Una inquietud personal los llevó a la aventura

Trotamundos del tango
DENUNCIADOS. Antes de esta entrevista, tuvieron que comprobar su estancia legal en el país, luego de que migración recibiera una denuncia que alertaba de la presencia de extranjeros bailando en el semáforo.

Última parada: el viaje.

En un día caluroso como cualquier otro en la capital tuxtleca, un acontecimiento irrumpe la cotidianidad: una elegante pareja baila tango en pleno boulevard Belisario Domínguez mientras los conductores esperan la luz verde del semáforo para continuar hacia su destino.

Se trata de Catalina Sánchez –cineasta de profesión– y Juan Riobóo –electricista–, jóvenes argentinos que hace dos años salieron de su país natal en busca de una aventura que les permitiera conocer el continente que comparten con la chiapanecada.

Prepare su mate y quédese con Tinta Fresca para conocer la historia de estos gauchos que han sorteado varias dificultades para poder ofrecer milongas viajeras a los transeúntes tuxtlecos.

 

Danza, punto de reunión

La búsqueda de expresarse y de un escenario que a la vez les permitiera viajar llevaron a esta pareja a salir de Argentina para mostrar la otra cara del tango en las calles de Latinoamérica y reivindicar su carácter socializador.

“El tango se inventó como una manera de comunicarse entre gente muy pobre y muy marginal, en realidad, y para generar un sentimiento de pertenencia entre estas personas, unirlas más allá de las necesidades que pasaban en su vida; y esto es lo que queremos recuperar del tango”, señala la originaria de la Patagonia.

En su segundo año de viaje llegaron a México, en donde ya visitaron la capital; su siguiente parada será Oaxaca. El itinerario de vuelta a su país natal durará otros dos años, pero en el camino cualquier cosa puede pasar, por lo que “es un cálculo imprevisible”, advierte la alegre pareja.

 

Trayecto empedrado

En general, han tenido un buen recibimiento durante las dos horas que se deben presentar diariamente para sacar los gastos del día, pero a veces se han encontrado con dificultades, como insultos y gritos que les exigen que regresen a su país; incluso, minutos antes de entrevistarlos, habían sido denunciados ante el Instituto Nacional de Migración.

Se autodenominan Tango Terrorista por un deseo de resignificar el peyorativo que en general es utilizado en Latinoamérica para referirse a todo lo que contraviene los intereses políticos y económicos, entre ellos el arte y sus exponentes.

“La policía nos ha tratado muy mal en ciertos lugares donde se nota que las políticas tienen mucho más que ver con el mercado que con el arte, que con la solidaridad”, sostiene Catalina, pero eso no los detendrá para continuar ofreciendo milongas viajeras en su camino.

Trotamundos del tango