Letras en su Tinta

UN PACTO en lo oscurito, derivado de un encuentro muy calladito, se dio ayer entre Eduardo Ramírez Aguilar y José Antonio Aguilar Bodegas.

EN LA CASA de un influyente empresario de los medios al que ambos llaman “padrino”, hubo un cuarto invitado a ese cónclave, Fernando Coello Pedrero.

[NO HAY duda que, a sus 90 años, don Fer mete en puras broncas a su nieto el Güero-Lek, perjudicándolo con los resbalones que ya le son propios de la edad.]

LA PREGUNTOTA obligada que cabe hacerse es si ese amor eterno que se juraron Lalo y Jósean, ese encuentro, tenía conocimiento el gobernador.

TANTA manita sudada llama poderosamente la atención luego de que Eduardo y José Antonio no han quedado precisamente como cuncas a raíz del nombramiento del segundo en la Secretaría del Campo (SECAM).

Y ES QUE, a decir verdad, la SECAM está prácticamente convertida en un comité de campaña que se reúne puntualmente todos los lunes para evaluar los “impactos”, positivos y negativos, de su jefazo, lo cual hasta le podría acarrear broncas a la gestión de MVC.

¿SERÁ que Jósean seguirá dándole la razón a Pablo cuando le reprochó el haber traicionado a todos sus jefes políticos, especialmente a Roberto Albores Guillén –con quien fue Presidente del PRI, Diputado Local y Senador de la República–, enfilando ahora sus baterías contra Rocko, éste el heredero de las conocidas siglas.

LO PIOR es que Aguilar Bodegas no tiene cómo (y a lo mejor ni quiere) enderezar el asunto institucional pues organizaciones del PRI y del PVEM, que le ayudaron al Güero-Lek a llegar a Palacio, no forman parte de los beneficiarios de la SECAM.

 

Relaciones peligrosas

 

DE PARTE de Lalo, sus relaciones peligrosas no se quedan atrás pues apenas hace un par de días se reunió con el controvertido Paco Rojas, para otra alianza en lo oscurito, sellando su encuentro con un fuerte apretón de manos.

[EL “FACILITADOR” del pacto Lalo-Paco, por cierto, fue ni más ni menos que Juan Carlos Moreno Guillén, el célebre Jurisnanito y camaleónico personaje desde el pablismo.]

BASTE recordar que la dupla ERA-Jósean le echó la manita a Rojas en 2015, no por él en sí sino por meterle una buena zancadilla a Fernando Castellanos.

[EL OPERADOR del fuego amigo contra Fernando, pa’ más señas, fue ni más ni menos que Carlos Penagos, quien instrumentó el voto cruzado pues por abajo del agua pedía que votaran por él pero no por Castellanos.]

ERA y JÓSEAN plantearon incluso “explorar” su participación como suspirantes en el PRD, PAN –e incluso MORENA–, pese a que su jefe político está hoy más que nunca apostando por la identidad partidista.

¿QUÉ PENSARÁN en la federación del activismo de Jósean, quien siempre se ha jurado más priísta que el PRI?

¿SABRÁ el Güero-Lek de este encuentro o se tratará de los primeros Judas del sexenio?

CHAN, chan, chaaaannn…


CACHIVACHES: ¿NOMBRE del Secretario al que le apodan La Rana por aquello de que se salta las trancas a cada rato? Adivine, adivinador… MUCHO cuidadete deben tener en el Poder Judicial pues trasciende que, en nombre de Rutilio, se dan “instrucciones” para que el personal que ahí labora se afilie a MORENA, de lo contrario, amenazan con correrlos… BARATA le salió la placeada pública a Gloria Luna, secretaria del Ayuntamiento de Tuxtla, por promocionarse en la revista Estilo Capital, puer ayer el Instituto de Elecciones le aplicó una sanción de 100 UMA’s (Unidad de Medida y Actualización), que al tipo de cambio establecido por el INEGI le sale en 7 mil 549 pesos la multa, mientras que César Serrano Nucamendi, por ser un simple mortal (no servidor público), lo salvó la libertad de expresión que se da en las redes sociales…

Elixir coleto

’El Chesko’, una bebida muy natural y refrescante
01/Abril/2017

» Gaseosa original a base de fermentación

Elixir coleto
FOTOS: CORTESÍA: ‘EL CHESKO’
Por: GEORGINA CORTEZ
@tinta_gina

Una opción saludable para refrescarse: el chesko.

Es una bebida común en todo el país, pero fuera de Coca Cola, Pepsi y otras marcas de gaseosas hay una que es natural.

“El chesko” es un refresco que se prepara en San Cristóbal de las Casas y que poco a poco ha ido gustando a las personas por su sabor y nutrientes.

Creado por una rumana, Tinta Fresca le presenta esta opción saludable y natural para refrescarse.

 

Tradición familiar

Ana Lulia es originaria de Rumania, pero desde hace tres años reside en San Cristóbal.

La joven cuenta que en su familia tienen la costumbre de fermentar frutas y verduras, lo que les ayuda a sobrevivir al invierno de su país.

De ahí aprendió a fermentar y aprovechar las cosas de manera “natural”, así que primero empezó a hacer el refresco para su consumo y el de su novio, César López.

Sus amigos empezaron a probar lo que ella preparaba y, al gustarles el sabor, le comenzaron a hacer pedidos.

Lo demás vino en cascada: envasar el producto, etiquetarlo y venderlo en algunos establecimientos.

Lo interesante es que la joven rumana prepara “el chesko” de manera casera,  no usa algún tipo de máquina para elaborarlo y etiquetarlo, todo se hace de manera artesanal.

El envasado es reciclaje de botellas de vidrio, esterilizándolas siempre para volverlas a usar.

 

Comida viva

—¿Cuánto tiempo te lleva preparar “el chesko”?

—Alrededor de seis días.

Ana destaca que el producto se basa en una cultura de microorganismos y bacterias, pues éstos se encargan de “hacer” la bebida.

Al tener ingredientes frescos, orgánicos y llevar un proceso natural, “el chesko” es una alternativa saludable a la hora de querer probar algo “dulce”.

Actualmente hay dos sabores: jengibre y kombucha (un hongo); y sólo están a la venta en San Cristóbal de las Casas.

El de jengibre viene en dos versiones, la clásica que trae vainilla y limón; y mezclado con otros sabores: cúrcuma o flores de lavanda.

La kombucha es la bebida producida por un hongo que nace de la fermentación del té verde, a este sólo se le agrega azúcar y agua purificada.

Por el momento la producción es poca, pero Ana y César creen que así pueden estar al pendiente del proceso, ya que ellos prefieren la calidad y no la cantidad.

Además, no sólo se consume una bebida natural, también se aprovechan los beneficios que aporta cada sabor: el jengibre elimina toxinas, fortalece el sistema inmunológico y estimula la circulación sanguínea.

La kombucha evita la acumulación de grasas, ayuda en casos de bronquitis y asma.

 

Colectivo

Ana también es fotógrafa, así que ella es la que toma las instantáneas de su producto, además de encargarse de la producción; César es el encargado de las ventas.

Además, en este proyecto han participado varios amigos de la pareja, formando así un colectivo donde trabajan manos mexicanas y, por supuesto, una rumana, quien transmite la “pasión” por las fermentaciones y crea las recetas.

—¿Utilizas algún ingrediente secreto?

—Ponerle buena vibra.

La joven Ana confiesa que le gustaría sacar más sabores, además de crear más productos saludables.

Así, la tradición en la comida mexicana se puede complementar con “el chesko”.

Elixir coleto