Letras en su Tinta

EL CHIAPANECO Luis Armando Melgar trabaja en el grupo compacto del suspirante presidencial José Antonio Meade.

OSÉASE que si algún iluso ve a LAM un tanto distante, pierde de vista que el tapachulteco está en el mismísimo war room de Pepe Toño.

EL 2018 no escapará a la figura de Luis Armando, quien es uno de los operadores más cercanos y de mayor confianza para el desafío político que le viene al todavía secre de Hacienda.

ASÍ QUE el de las siglas LAM dará muuuucho de qué hablar…

 

Aplausómetro

 

MÁS DE UNO quedó con la carraca caída –y la muina contenida– al ver que, en un evento con jefas de familia, el aplausómetro se lo llevó Fernando Castellanos.

A DOS AÑOS de su gestión, cuando ya va de salida y cualquiera pensaría que estaría a la baja, la sorpresa es que mostró buena salud política.

Y ESO que, en una especie de pasarela amiga, se midió con otro de casa, a quien se le impuso con las palmas del mujeraje.

A FERNANDO le han llovido enemigos, y vaya que los (man)tiene, pues su estilo de hacer política, tan protagónica, hace que no muy lo traguen.

LA TIERRA que le echan –a veces, especialmente por parte del fuego amigo– lo ha obligado a reinventarse sin estar exento de tropiezos.

[EL VOTO de castigo que en 2015 le tocó sortear –por poco no lo logra– no debe perderlo de vista por si le da un ataque de triunfalismo prematuro pues con el temperamento de la tuxtlecada nunca se sabe.]

SER ALCALDE de Tuxtla depara a cualquiera catapulta o defunción política, así que ya veremos qué futuro inmediato le espera a Fernando Castellanos, aunque para su fortuna el aplausómetro, por ahora, está de su lado.

 

Unis

 

LA CONCIENCIA crítica de la sociedad, como llamó a la Universidad el maestro José Vasconcelos, está en riesgo.

Y ES QUE algunas universidades del país están “en quiebra técnica”, según se reveló en un encuentro que sostuvieron rectores ante la SEP.

MORELOS, Nayarit, Estado de México, Morelos y Tabasco, son algunas de las entidades cuyas universidades ya no pueden con su nómina, mucho menos que paguen impuestos, ya no digamos infraestructura o algo más.

RESPIRA uno tranquilo cuando uno lee que ni la UNACH ni la UNICACH ni ninguna otra institución de educación superior de acá del rancho amado esté incluida en esa lista negra.

OJALÁ que nuestros diputados volteen a nuestras universidades que tanta falta nos hacen en forjar mejores mexicanos.

POR LO PRONTO, el chiapaneco Jaime Valls, quien aglutina a toditas las universidades del país, de kilométrico nombre –ANUIES–, llamó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a no recortar presupuesto y, si se puede, aumentarlo.

HAGAMOS changuitos para que los recortes y la austeridad no pasen lista de presente en nuestras universidades.


CACHIVACHES: EL NENUCO cada vez hace más berrinches… BUENAS palmas se ha llevado, incluso de sus malquerientes, el diputado Willy Ochoa, al encabezar los trabajos en el Congreso y la dedicación política en la Comisión Especial para la Reconstrucción en Chiapas… EL COMPA Marco Cancino recoge testimonios de que sus paisanos lo quieren ver de nuevo, en 2018, encabezando la planilla municipal en Coletolandia quesque porque no tiene rival a la vista… LOS CAFETALEROS de la familia Orantes Costanzo hilaron esta semana dos fechas ganadoras; ojalá se mantengan así pues los otrora míticos Guerreros son de las verdaderas esperanzas futboleras que tiene la chiapanecada… ¿NOMBRE del compita que, bajo el cobijo de influyente suspirante, le dio por montar un teatrito en CMIC y tirarle lodo a uno de casa sexenal? ¿Será que el padrino del golpeador, de muy conocidas siglas, se desmarcará de la línea o bendición que a él le atribuyen? Chan, chan, chaaannn… SE CUMPLIRÁ con la reconstrucción en Chiapas en todas las escuelas dañadas por el terremoto del 7-S, priorizando la seguridad de pichit@s y profesor@s, adelantó Juan Carlos Gómez Aranda en reunión con el secre del ramo, Roberto Domínguez y el titular del INIFECH, Eduardo Zenteno

Elixir coleto

’El Chesko’, una bebida muy natural y refrescante
01/Abril/2017

» Gaseosa original a base de fermentación

Elixir coleto
FOTOS: CORTESÍA: ‘EL CHESKO’
Por: GEORGINA CORTEZ
@tinta_gina

Una opción saludable para refrescarse: el chesko.

Es una bebida común en todo el país, pero fuera de Coca Cola, Pepsi y otras marcas de gaseosas hay una que es natural.

“El chesko” es un refresco que se prepara en San Cristóbal de las Casas y que poco a poco ha ido gustando a las personas por su sabor y nutrientes.

Creado por una rumana, Tinta Fresca le presenta esta opción saludable y natural para refrescarse.

 

Tradición familiar

Ana Lulia es originaria de Rumania, pero desde hace tres años reside en San Cristóbal.

La joven cuenta que en su familia tienen la costumbre de fermentar frutas y verduras, lo que les ayuda a sobrevivir al invierno de su país.

De ahí aprendió a fermentar y aprovechar las cosas de manera “natural”, así que primero empezó a hacer el refresco para su consumo y el de su novio, César López.

Sus amigos empezaron a probar lo que ella preparaba y, al gustarles el sabor, le comenzaron a hacer pedidos.

Lo demás vino en cascada: envasar el producto, etiquetarlo y venderlo en algunos establecimientos.

Lo interesante es que la joven rumana prepara “el chesko” de manera casera,  no usa algún tipo de máquina para elaborarlo y etiquetarlo, todo se hace de manera artesanal.

El envasado es reciclaje de botellas de vidrio, esterilizándolas siempre para volverlas a usar.

 

Comida viva

—¿Cuánto tiempo te lleva preparar “el chesko”?

—Alrededor de seis días.

Ana destaca que el producto se basa en una cultura de microorganismos y bacterias, pues éstos se encargan de “hacer” la bebida.

Al tener ingredientes frescos, orgánicos y llevar un proceso natural, “el chesko” es una alternativa saludable a la hora de querer probar algo “dulce”.

Actualmente hay dos sabores: jengibre y kombucha (un hongo); y sólo están a la venta en San Cristóbal de las Casas.

El de jengibre viene en dos versiones, la clásica que trae vainilla y limón; y mezclado con otros sabores: cúrcuma o flores de lavanda.

La kombucha es la bebida producida por un hongo que nace de la fermentación del té verde, a este sólo se le agrega azúcar y agua purificada.

Por el momento la producción es poca, pero Ana y César creen que así pueden estar al pendiente del proceso, ya que ellos prefieren la calidad y no la cantidad.

Además, no sólo se consume una bebida natural, también se aprovechan los beneficios que aporta cada sabor: el jengibre elimina toxinas, fortalece el sistema inmunológico y estimula la circulación sanguínea.

La kombucha evita la acumulación de grasas, ayuda en casos de bronquitis y asma.

 

Colectivo

Ana también es fotógrafa, así que ella es la que toma las instantáneas de su producto, además de encargarse de la producción; César es el encargado de las ventas.

Además, en este proyecto han participado varios amigos de la pareja, formando así un colectivo donde trabajan manos mexicanas y, por supuesto, una rumana, quien transmite la “pasión” por las fermentaciones y crea las recetas.

—¿Utilizas algún ingrediente secreto?

—Ponerle buena vibra.

La joven Ana confiesa que le gustaría sacar más sabores, además de crear más productos saludables.

Así, la tradición en la comida mexicana se puede complementar con “el chesko”.

Elixir coleto