Letras en su Tinta

SALIÓ en hombros, pero de otros…

ABSOLUTAMENTE en el agua, este compita nomás no aprende que a la mistela hay que tomarla socialmente, mas no dejarse tomar por la mistela.

ESTE SENADOR no agarra juicio de que, por su propio bien, no puede ingerir trago en tanto el trago lo domine a él.

VERLO dando tumbos a la salida de un conocido restaurante de Tuxtla, es una escena que no pocos registran (y que, cada vez, es más frecuente en su caso).

POR SU PROPIO destino político, más le vale que retire el alcohol de su vida pues, si sigue así, el alcohol será el que le retire su vida a él.

¿DE QUÉ SENADOR, de los tres que tiene Chiapas, se trata? Adivine, adivinador…

 

Punch

 

LA REUNIÓN de María Elena Orantes con el morenazo Andrés Manuel López Obrador (AMLO) recordó a más de uno el punch de La Nena.

EL ENCUENTRO de la chiapaneca con el tabasqueño se dio gracias a su amiga y ex compañera en el Senado, la mexiquense Yeickol Polevski.

A MÁS de un (mal)queriente, la ex priísta deja claro que esa muerta que hoy lloráis, goza de cabal salud.

REPETIR en la Cámara de Diputados le ha permitido un protagonismo que mantiene su nombre en un buen nivel de conocimiento.

HA APROVECHADO también su cargo como presidenta de la Comisión de Protección Civil, para echarse sus buenas pasarelas políticas en diferentes municipios y así mantenerse vigente.

SUS MIGAS en el ex partidazo, con influyentísimos priístas de primer plano, la convierten en un puente político que ella capitaliza muy bien.

LA NENA va en caballo de Hacienda para mantenerse vigente en la polaca chiapaneca y, en una de ésas, hasta catapultarse de nuevo potenciada.

NO HABRÁ que perderle de vista a esta mujer que aprovecha cualquier balón que le avienten para mantenerse en la jugada.

POR LO PRONTO, el encuentro Nena-AMLO deja muy claro que, donde hubo fuego opositor, cenizas quedan…

 

#Sismo

 

LA REACCIÓN inmediata al sismo de hace una semana movió galán a más de uno allá en los municipios afectados de la Costa chiapaneca.

LA INTENSA gira del Güero-Lek por la zona, una vez que tuvo los quinquirrines que le autorizó la Secretaría de Gobernación, es un ejemplo de cómo ha actuado este gobierno cuando hay emergencias.

EL ACTUAL ha sido un sexenio que se enfrenta a la tragedia, que no se esconde, que le entra a escuchar la queja, el lamento, la denuncia.

Y SOBRE TODO, que estrecha la mano del paisano en desgracia, que le pone incluso un hombro para que sepa dónde sollozar.

ESO SÍ, la paguita extraordinaria que llegó extraordinariamente a esos lugares afectados tiene puntual seguimiento de las dependencias involucradas, para evitar que algún mañosón se quiera pasar de ídem.

EL SISMO de Chiapas nos viene a recordar que, en las tragedias, hay que cerrar filas con los más desprotegidos.

QUE SE MUEVA galán la tierra, ni modos, pues más galán se moverá la gente, para ayudar a más gente en desgracia.

 

CACHIVACHES: EL GÜERO-Lek supervisó las obras de ampliación del Hospital Regional de Tapachula, que pasará de 60 a 120 camas, acompañado del alcalde de esa tierra, Neftalí del Toro, a quien le dejó la tarea de coadyuvar en todo para que los trabajos de ese nosocomio se concluyan en tiempo y forma… JULIÁN Nazar está más que apuntado para competir por la dirigencia del PRI de Chiapas y por eso afina su estructura de la CNC que tantos privilegios le ha otorgado. ¿Será que lo dejarán pasar? Chan, chan, chaaannn… SIEMPRE pensando en cómo mejorar la atención a la salud de la chiapanecada, el doc Paco Ortega realizó importantes nombramientos en la Jurisdicción Sanitaria 1 y la estratégica área de Protección Contra Riesgos Sanitarios, así como en las direcciones de los hospitales Regional y Gómez Maza de Tuxtla Gutiérrez…POR QUÉ SERÁ que a Jósean le endosan que financia a tecleadores que un día sí y el otro también golpean al gobierno para el cual trabaja como aún secre del Campo, tal y como sucede con el inquieto José Adriano...

Desgarrados

Tinta Fresca analiza por qué Jaguares nunca hizo click al 100 con los chiapanecos
16/Mayo/2017

» Cambios de imagen, problemas financieros y cero títulos, el sello de su inestabilidad

Desgarrados
Icono FotoFotoarte Digital: Salvador Vázquez
FUTURO. La consecuencia inmediata vendrá en lo económico: se reducirán radicalmente los ingresos de la franquicia por concepto de publicidad, TV, taquilla y valor de sus jugadores.
Por: FREDI FIGUEROA / JESÚS ORTEGA
@tinta_fredi / @tinta_chus

Descanse en paz la fiera que nunca pudo rugir en su propia selva.

Un día de piel naranja y otro de manchas moradas; otro día entre los más voraces del continente jugando Libertadores y otro humillado en casa en la Copa MX; un día rugiendo sobre terribles bestias y otro día desangrado ante pequeños rivales.

Así de camaleónica fue la vida de Jaguares durante sus casi 15 años en la Liga MX, en los que, si algo pudieron presumir como ‘su sello’ fue la falta de arraigo con los chiapanecos.

Tinta Fresca realizó una autopsia al felino recién extinto y le presenta las razones por las que nunca pudo enamorar a la afición, ni generar identidad.

 

Irregularidad, su constante

El simple hecho de nacer fue la primera mancha en la piel jaguar.

Justificándose en fomentar el deporte en el estado, pero dejando atrás prioridades como salud y educación, el ex gobernador Pablo Salazar trajo a Tuxtla Gutiérrez, junto al empresario Alejandro Burillo, la franquicia que Veracruz ganó deportivamente.

Así, desde junio de 2002 hasta mayo de 2017, Chiapas participó en 30 torneos cortos, nueve liguillas y una Copa Libertadores, con un saldo de cero títulos —siempre tropezó en cuartos de final—; previo a su descenso en este año, ya se había salvado una vez, en el Clausura 2003.

Sin embargo, la más notable característica del club fue su irregularidad en diversos aspectos: cambió de escudo cuatro veces, utilizó seis colores de uniforme, jugó en cuatro horarios y tres días diferentes, tuvo cinco dueños (incluido el Gobierno de Chiapas en la era Sabines), un jugador dopado y, en el último certamen, a ocho elementos separados.

Respecto a las entradas al estadio Zoque, los llenos fueron por lo general motivados por la visita de los llamados grandes como América o Chivas y destaca que ni siquiera en el torneo que más necesitaba de su afición haya conseguido al menos un lleno; en este Clausura 2017, fue el equipo con la cuarto peor índice de afluencia (170 mil 64 aficionados).

 

Jaguares ¿de Chiapas?

Además de las bajas entradas —pese a que en la era Chargoy se regalaba una tercera parte del boletaje—otra añeja demanda hacia Jaguares fue que no tenía entre sus filas a jugadores nativos del estado y que sus contadas figuras tenían que ser vendidas con rapidez: Cabañas, Jackson Martinez, Chino Romero, entre otros.

De hecho, sólo tres chiapanecos lograron debutar en 14 años con el club: Miguel Casanova, Kevin Gutiérrez y César Ramos; otros que portaron la playera jaguar, aunque no se formaron ahí, fueron los tuxtlecos Edoardo Isella, Hiber Ruíz y Jesús Rodríguez, así como el tapachulteco Martín Zúñiga.

Razones como estas provocaron que hasta los más fieles al club rugieran en su contra: “a ellos (los jugadores) nada más les interesa ganar su dinero, deben ser humildes, mojar la camiseta y poner huevos”, soltó furioso uno de los líderes de la barra Los Convictos a Tinta Fresca.

Pese a que Chiapas es uno de los estados con mayor diversidad de regiones naturales, Jaguares sólo realizó dos pretemporadas en su territorio (2012 y 2016, en San Cristóbal).

En el plano mercadológico, las directivas no fueron capaces de explotar elementos de la cultura local para ligarlos con la paisanada, salvo en algunos desplegados en la era de Tv Azteca que hacían alusión al Cañón del Sumidero y Palenque.

 

Sin paga

Tras la venta de la primera franquicia a Querétaro  en 2013 y la posterior llegada de la que estaba en San Luis –propiedad de Carlos Hugo López Chargoy- inició la época más caótica del Jaguar.

Aunque su propietario, Carlos Hugo López Chargoy, defendió siempre los manejos financieros y culpó a los patrocinadores por los atrasos, la situación lo rebasó, al grado de que la propia Liga MX amenazó con desafiliarlo si no cubría sus deudas.

Al no recibir sus pagos y tener atrasos de meses en sus salarios, elementos como David Muñoz, Egidio Arévalo  o Matías Vuoso se cansaron de alzar la voz ante la prensa y optaron ocasionalmente por no concentrarse previo a los partidos o incluso dejaron de entrenar como protesta, obligando a la constante intervención de la Comisión del Jugador para defenderlos.

Y en una situación más complicada estuvieron los jugadores y entrenadores de Fuerzas Básicas, con hasta tres meses sin cobrar un peso y con nula oportunidad de mostrarse en la etapa final del Jaguar, luego de que Sergio Bueno optara por fichar a una veintena de extranjeros en vez de apostar al talento de su cantera.

 

Futuro sin peso

Y si las tempestades fueron un sello para Jaguares en Primera División, en la Liga de Ascenso se avecina un cataclismo, luego de que Carlos López Chargoy, actual dueño, diera a conocer que el equipo se devaluó en un 80 por ciento.

Traducido a cifras, y de acuerdo a la última cotización del portal especializado Transfermarkt, los felinos tenían un valor de 546 millones 154 mil 38 pesos, que al caer de división se redujeron a 109 millones 230 mil 808.

De acuerdo al periodista Ignacio Suárez (Récord), una franquicia pasa de cobrar cinco millones de dólares al año por derechos de televisión a un aproximado de tres cuando desciende; añade que los patrocinios por venta de cervezas, uniformes y publicidad estática disminuyen 80 por ciento.

Otro riesgo latente en el Ascenso MX es estancarse ahí por años como León (10) y Necaxa (5); o de plano desaparecer, como le ocurrió a Estudiantes Tecos, Indios de Ciudad Juárez, Guerreros de Hermosillo, Colibríes y Toros Neza.

López Chargoy aseguró que el equipo seguirá siendo suyo y jugando en Tuxtla, por lo que el estado de Chiapas, entre Jaguares y Cafetaleros, sería el tercero en contar con dos equipos en la división de plata junto a Tamaulipas (Correcaminos y Tampico Madero) y Sinaloa (Dorados y Murciélagos).

Sin un futuro alentador, descanse en paz la fiera que nunca pudo mandar en su propia selva.

Desgarrados