Letras en su Tinta

SI EL DINERO no es la vida y es tan sólo vanidad, ayer los empresarios Rómulo Farrera y Adolfo Fito Granda se pusieron muy guapos.

EN EL ALTERCADO verbal, que estuvo a punto de llegar a los golpes entre Rómulo y Fito en pleno Palacio Municipal, el alcalde Fernando Castellanos tuvo que hacerla de referee.

LA ASISTENCIA de esos empresarios, y otros particulares más para abordar el asunto del deslave que se origina en Libramiento Sur, se hizo en el Ayuntamiento el pasado lunes y tras esa breve tensión, el asunto terminó en paz.

EL ORIGEN del problema data de la época del alcalde mordelón Samuel Toledo, quien ‘nomás’ autorizó a tío Fito la construcción de 5 mil viviendas allá arribita del cerro, atrás de las Torres K de tío Rómulo.

LA BRONCA estriba en que, para urbanizar, el compa Fito está obligado a realizar obras de drenaje y drenes pluviales, así como vialidades, ante lo cual el empresario está más que comprometido por el permiso que tiene.

EL VIDEO se hizo viral porque se soltaron palabras altisonantes con un “¡a mí me respetas, cabrón!” que Granda le soltó a Farrera luego de que éste soltara un seco manotazo en la mesa.

LO POSITIVO que traerá el altercado verbal y casi violento entre tío Fito y tío Romu, es que el problema del lodazal en el Libramiento Sur se resuelva pronto, para bien de nuestra capirucha.

AL FINAL, todito terminó en un apretón de manos y un fuerte abrazo entre Rómulo y Fito, por lo que se presume que alguna mano negra circuló ese video de forma tendenciosa y amarillista.


CACHIVACHES: LOS ESCRIBANOS de la Secretaría del Campo reaccionan con descalificaciones pero no desmienten el pacto en lo oscurito entre ERA y su patrón Jósean… LA RANA que se brinca las trancas está repitiendo el camino de su antecesor, a quien tanto criticaba, pos reultó igual… QUE LA NENA ya está provocando más de un dolor de cabeza, a raíz de los resultados de una encuesta de simpatías ciudadanas. Chan, chan, chaaannnn…

Bronceado en el mugrero

En junio y julio, los niveles de contaminación aumentan en las costas chiapanecas
01/Julio/2017
Bronceado en el mugrero
Icono FotoBerenice Álvarez
¿SABÍAS QUE… UN GRAMO DE ARENA PUEDE TENER HASTA 10 MIL ENTEROCOCOS? INGERIRLO SERÍA COMO BEBER 100 MILILITROS DE AGUA ALTAMENTE CONTAMINADA, SEGÚN INVESTIGADORES DE EUROPA Y EU.
Por: FREDI FIGUEROA
@el_fredinho

Sol, arena, playa y… ¿heces fecales?

Si usted ya tiene las chanclas listas para irse a la Costa, ¡aguas!, pues es durante este periodo vacacional cuando más aumenta el índice de contaminación por enterococos, llegando a dañar ojos, piel y vías respiratorias.

Dicha situación afecta a los cuatro Acapulcos de Chiapas: Puerto Arista, Boca del Cielo, playa Linda y Escolleras, de acuerdo a los índices de calidad del mar que elabora la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarias (COFEPRIS).

Antes de ponerse el bikini, consulte junto a Tinta Fresca los más recientes análisis de las aguas chiapanecas así como recomendaciones para no ser arrastrado por una marea de bacterias.

 

Chapuzón bajo alerta

Puerto Arista,  Boca del Cielo, playa Linda y Escolleras son los cuatro destinos chiapanecos que han alcanzado altos índices de contaminación fecal en años recientes, dentro de una evaluación a 268 playas mexicanas que realiza COFEPRIS desde 2003.

Su función es detectar la cantidad de enterococos —bacterias que surgen de las heces fecales de humanos y animales— por cada 100 mililitros de agua, calificando como “aptas” a las que tienen menos de 200 unidades y como “no aptas” a las de más de 200.

Las cuatro playas chiapanecas antes mencionadas, que se ubican en Tonalá y Tapachula, han sido reprobadas, siendo Escolleras la que alcanzó un alarmante nivel en 2008, con dos mil 728 enterococos.

Puerto Arista, el destino más concurrido por la chiapanecada, también tuvo un alto nivel de heces fecales entre 2008 y 2010 (muy cerca de 500 puntos), mientras que en 2011 los más sucios fueron el estero de Boca del Cielo y playa Linda.

 

Bacterias veraniegas

Los últimos tres reportes anuales de COFEPRIS indican que el verano es la época favorita de las bacterias, pues es entre junio y julio cuando las aguas de Tonalá y Tapachula incrementan su nivel de enterococos incluso a más de 100 puntos (Escolleras alcanzó 103 en 2014).

Dicha situación contrasta con las vacaciones de Semana Santa o las decembrinas, cuando los niveles de contaminación sólo han llegado a un máximo de 40 puntos.

Una de las razones por las que las heces fecales afloran en el verano es debido a su alta resistencia a temperaturas mayores de 45 grados, además de su capacidad para reproducirse en agua salada.

Aunque en el primer reporte de 2017 (realizado entre el 13 y 23 de marzo) los niveles de Tapachula y Tonalá se mantuvieron bajos, con 13 y 10 puntos, respectivamente, no se descarta que el verano aumente el puntaje.

 

Malestares a la vista

Dolor intestinal, vómito, diarrea y fiebre son los principales síntomas que los bañistas presentan luego de surcar en aguas con alta presencia de desechos fecales.

De igual forma, los enterococos son capaces de afectar el sistema nervioso y provocar severos dolores de cabeza y oídos; irritación, salpullido y comezón en la piel (dermatitis); hinchazón de párpados, conjuntivitis e incluso gastroenteritis si se llega a ingerir agua contaminada.

“No te automediques ni inicies tu viaje de regreso a casa sin consultar a un médico”, aconseja el portal de COFEPRIS si percibes alguno de estos malestares, además de advertir no bañarse en aguas malolientes ni justo después de lluvias torrenciales, sino aguantar hasta después de 24 horas.

Y es que el verano ya está aquí con el sol, la arena y, si no se pone buzo, enfermedades.

Bronceado en el mugrero