Letras en su Tinta

Peje

 

MUY SINTOMÁTICO es el llamado de Andrés Manuel López Obrador a Carlos Slim, Germán Larrea y Alberto Bailléres, tres pesos pesados del empresariado mexicano.

YA VEREMOS si esta tercia de influyentes compitas de la paga responden al exhorto o, con su silencio, lo ignoran.

DE LA POSICIÓN de estos ases, podrían venir en cascada apoyos empresariales, o bien, deslindes.

HAY QUE ESTAR muuuuuy atentos pues, sin exagerar, de eso podría depender el rumbo de la nación.

 

¿Y la poli?

 

LAS PISTOLAS caídas que protagonizaron policías en Tuxtla, una huelga laboral de 72 horas, demostró que la capirucha vivió “inseguro”.

INTERESANTÍSIMO fue que, desde la tarde del domingo pasado, hasta la tarde de ayer martes, en Tuxtla no se presentó un delito “de alto impacto” (oséase un secuestro, robo de banco o robo con violencia).

LOS POLIS huelgones echaron abajo, sin querer, aquello de que la capital chiapaneca vive bajo un manto de inseguridad intermitente.

CIERTO es que Tuxtla está lejos de ser el tranquilo pueblo de hace una década, cuando usted y yo hasta podíamos dejar abierta la puerta de nuestra casa y lo único que se metía era un noctámbulo gato.

TAMPOCO es el infierno de inseguridad que pretenden proyectar los chairos desde la comodidad de sus Lap Tops y sus muy particulares intereses.

DIGAMOS que estamos a medios chiles, en una ciudad promedio donde los delitos son promedio, cuyas cifras se disparan en las inmediaciones de la urbe.

LA FÓRMULA para que Tuxtla sea un mejor lugar para vivir empieza con la educación de la conejada, quien debe vivir más alerta y sin culpar de todo al gobierno, sea del color que sea.

CONCLUSIÓN: la inseguridad en la capirucha Tuxtla no es como la pintan, aunque nos quedemos sin policías.

 

Fake PRI

 

UN VIEJO boletín del Partido Verde nacional es el nuevo fake news del PRI, con lo cual se revela en la desesperación política.

MÁS DE UN INGENUO, en esta era de la posverdad, se la creyó cuando recibió un comunicado –de hace un mes, el 20 de Enero–, donde se señalaba que el Verde se mantenía “en diálogo” con el PRI.

ENSEGUIDA, lanzaba todo tipo de epítetos condenatorios hacia un suspirante del tucán, “resucitando” una alianza ya muerta, inexistente, parte del pasado.

QUIÉN SABE por qué el tricolor, que tanta tierra le echa a sus camaradas verdes, insiste en hacer creer que aún mantienen un cordón umbilical.

MEJOR deberían ponerse humilditos y asumir que van solitos y su Nueva Alianza, para hacer frente al tamaño reto que tienen para competir con la gubernatura sin el respaldo del partido en el gobierno.

SI SU NUEVA estrategia será falsear la realidad, para hacerse de apoyos que sólo existen en su imaginario tricolor, el PRI no está asumiendo (con crudeza) que está en el tercer lugar de las preferencias.

BAIA BAIA, escribiría la chaviza digital en su nuevo hidiomma.

 

CACHIVACHES: CON UN PICHITO chimbombo, el Güero-Lek puso en marcha la Primera Semana Nacional de Salud, durante la cual se aplicarán más de 700 mil vacunas; el enfermero que asistió al mandamás de Palacio, amarrándole las manos a los chiquillos, fue Paco Ortega, secre de Salud… EL NO RECOGER basura por parte de Proactiva, ahora Veolia, viola el título de concesión que se le otorgó en el paraíso que Juan Sabines, alcalde de Tuxtla, les preparó; los adeudos millonarios que se les tienen deberían recordarnos quién o quiénes son los responsables de ese fétido negociazo hecho al amparo del poder hace casi dos sexenios… QUESQUE Jósean rechazó la segunda fórmula al Senado del Frente pero el PRD tampoco quiere la propuesta de Movimiento Ciudadano, María Elena Orantes, así que el PAN podría salir el ganón en ese tira-tira…

Súper peques

Ignorados en la ciudad, con gran ilusión anhelan convertirse en profesionistas o atletas
16/Octubre/2017

» Niños con historias diferentes pero con la misma sed de una vida mejor

Súper peques
Por: FREDI FIGUEROA
@el_fredinho

 

Cuando terminan la boleada, empiezan a surgir los sueños.

Están acostumbrados a que los miren de arriba hacia abajo y a que los llamen con chiflidos, pero en vez de que eso los apachurre, ha hecho que sus ilusiones sean cada vez más grandes.

Se trata de los soñadores invisibles, niños que pasan desapercibidos entre el bullicio de la gran ciudad pero que han aprendido a ganarse el pan con el sudor de su frente antes de obtener un certificado escolar.

Tinta Fresca recorrió las calles de la capital chiapaneca para charlar con estos súper peques, de oficios diferentes pero una misma misión: obtener un futuro mejor.

 

 

“NO CRIMINALIZAR EL TRABAJO, SINO ESCUCHAR A LOS NIÑOS”

 

Ante el trabajo infantil, ubicamos que la exclusión, empobrecimiento y discriminación son demandas que históricamente no han sido atendidas por el Estado en su conjunto, y que por ello muchas niñas y niños se suman al trabajo de sus familias para obtener ingresos y hacer frente también a sus propios gastos. Hay que colocar la mirada en el cumplimiento de sus derechos de manera integral, no criminalizar su trabajo sino atenderlo como una situación estructural. La mayoría de los que realizan esta jornada son niñas y niños indígenas, por lo que hay un ingrediente de discriminación y racismo.

Hace falta pasar de discursos a acciones concretas y asignación de presupuesto. En todos los municipios tienen que operar sistemas de protección integral de niñas, niños y adolescentes donde se tiene que desarrollar un plan de trabajo específico y claro orientados a sus derechos. Necesitamos organizarnos entre gobierno y sociedad civil, generar procesos integrales y escuchar a los niños que trabajan para poder impulsar iniciativas que respondan a sus intereses y preocupaciones; es una obligación. No conozco ninguna experiencia de generación de política pública en donde se hayan acercado directamente con ellos para conocer sus intereses y propuestas.

Me parece que hay desconocimiento en relación a los derechos de las niñas y niños. Sobre los que trabajan, hay muchos estereotipos y prejuicios. Es necesario transformar la mirada, no pensar que el trabajo es lo que perjudica su desarrollo, lo que les genera infelicidad es la falta de garantías de sus derechos en las calles, en las escuelas, en las familias y en los accesos de salud.

Súper peques