Letras en su Tinta

LUIS Armando Melgar se perfila como el macizo suspirante en la sucesión 2018, ante el inminente destape presidencial de José Antonio Meade.

EL COMPA LAM resultará ser el tercero en discordia de una férrea disputa entre Roberto Albores Gleason y Eduardo Ramírez Aguilar, quienes no tendrán de otra que alinearse a refrendar la alianza Verde-PRI.

LA CLAVE mayor de su (aún soterrada) unción habrá sido el poder de TV Azteca que lo acuerpa, pero está lejos de ser su único activo.

EL TAPACHULTECO rato hace que tiene estrechos y sólidos enlaces con grupos empresariales del país, pesos muy pesados capaces de pasar (o retirar) la charola.

LUIS ARMANDO es tan cercano al (casi) destapado Pepe Meade que sería, de menos, secretario de Economía, pero optó por aguantar y tejer, en los últimos meses, el cierre de filas a su favor para ubicarse solo en el hándicap a Palacio.

LAM replicará el “modelo Meade”: no es tan conocido pero sí quien menos negativos tiene y cero escándalos por corrupción; lo demás, se lo dará la cargada, tanto del PRI como del Verde, para hacerlo el futuro gobernador del sexenio 2018-2024.

EN EL CAMINO, Luis Armando deberá tejer fino para (re)conciliar los intereses de un Rocko que indudablemente aún soltará pataleos (por el grupo de Aurelio Nuño que lo acuerpa) y un ERA quien, por sobrevivencia política y por disciplina, no tendrá más opción que alinearse.

A LAM le tocará, eso sí, el tremendo desafío de demostrar, desde ahora y en la venidera campaña, por qué es la mejor opción política y evitar repetir lo sucedido hace casi veinte años, en el 2000, con una imposición sin carnita como fue la de Sami David y, en la presidencial, con Francisco Labastida.

YA VEREMOS cómo se reinventa Luis Armando Melgar, a quien sólo le falta el sprint final de la carrera a Palacio de Gobierno.

 

“Todos”

 

SI ALGUIEN ha compartido una mesa donde haya estado Julián Nazar, diputado federal y mandamás del PRI aldeano, habrá escuchado no sólo sus chistes picantes sino su presunción de sumar a todos... o casi.

TÍO JULIÁN, quien dará una dura pelea para lograr la candidatura al Senado, dice para todo aquel que quiera oírlo que al PRI llegó a escuchar a todos y abrirles las puertas a todos.

“PERO LA PUERTA está abierta también para aquellos que ya están afuera pero que se quieren hacer los falsos mártires, bandidos disfrazados de redentores”, dicen que dice el personajazo.

FIEL a su estilo, suelta mordaz con clara dedicatoria: “Esos Quejitas sufren de demencia senil pues se quejan ahora de no ser beneficiarios de métodos que antes sí les favorecieron”

Y REMATA: “Nada tienen qué hacer ya en el partido, han sido expulsados del paraíso tricolor por su negro historial, por una ficha roja que los mantiene a raya y los volverá a hundir”.

TÍO JULIÁN sale luego en defensa extrema de su ex archirrival Roberto Albores Gleason, con quien selló una alianza política para cumplir uno de sus sueños: ser presidente del PRI-Chiapas.

EL OTRO anhelo del mero mero de la CNC del PRI es llegar al Senado, en su tercer (¿y último?) intento, pero aclara que, si no lo logra, “no me pandeo” y se alineará para hacer ganador a quien sea su candidato presidencial y a góber para el 2018.

EN FIN, para quien conoce a Julián Nazar, aún habrá muchas (re)mesas por escucharle, de aquí al histórico 1 de Julio de 2018.


CACHIVACHES: LA PRIMERA fórmula al Senado será, de manera inédita, no para el descalabrado a la gubernatura sino, (también) para un tercero en discordia que por ahora vive en un destierro político pero que volverá (recargado) por sus purititos fueros (y, obvio, por ser mero cunca de Pepe Toño Meade)… QUESQUE el Frente Opositor va a terminar divorciándose del PRD, a quien dejarán solo, reveló el experimentado e informadísimo periodista Raymundo Riva Palacio, lo cual se traducirá en que Miguel Mancera será el candidato presidencial del PRD…

Un diez bajo el sol

A casi dos meses del terremoto, padres de familia se las ingenian para que sus pichis reciban clases
01/Noviembre/2017
Un diez bajo el sol
Icono FotoEduardo Reyna
Por: FREDI FIGUEROA
@el_fredinho

Para sacar diez, deben quemarse el coco bajo el sol.

No hay paredes, techo ni pizarrón. La chicharra es el sonido de los carros, se pasa lista bajo un árbol y las mochilas descansan sobre alguna que otra piedra.

Así son las ‘aulas’ a las que los niños chiapanecos han empezado a asistir luego del terremoto magnitud 8.2 que sacudió a la entidad el pasado 7 de septiembre, y en el que más de dos mil escuelas quedaron con daños severos.

Los padres de familia no se fían de las acciones de las autoridades y han montado, con sus propios recursos, salones improvisados en parques o banquetas, a los que Tinta Fresca tuvo acceso para ver el nuevo modo forzado de aprender de los pichis.

 

Iniciativa aprobada

Ante el reporte final de Protección Civil con dos mil 186 escuelas afectadas (113 con daño total), planteles como la primaria ‘Juan Benavides’ o la ‘Secundaria del Estado’, entre otros, decidieron dejar tareas a los niños a través de grupos en la red social Whatsapp o mediante juntas a las que acudían los tutores.

A más de dos meses de trabajar así, la inconformidad estalló: “Definitivamente no es lo mismo que estén en casa (los niños). Nosotros (los padres) hacemos lo que podemos, pero creo que así se están estancando bastante”, narró desesperada una madre de familia de la zona escolar 03 en Tuxtla Gutiérrez.

Sin esperar acción alguna de las autoridades, decidieron crear aulas improvisadas como en el parque de San José Terán e incluso sobre la Avenida Central, sin pizarrones ni material didáctico, exhortando a los maestros a trabajar así tres días a la semana al menos durante dos horas.

“Ha sido bastante desgastante, también tenemos cosas que hacer, pero nos hacemos el tiempo porque nos conviene que esto ya se regularice, por nuestros hijos”, explicó otra madre de familia, preocupada porque su hija está en sexto año.

 

Organización muy padre

Ante la preocupación, las jefas y jefes de familia que se dedican a vender comida, a la albañilería, al comercio informal entre otros oficios humildes, optaron por formar brigadas en su vecindario y proponer que las clases se dieran en la casa de un vecino o el parque más cercano.

Tal fue el caso en localidades como San José Terán y Copoya, donde los padres incluso ofrecieron a los maestros pagarles el pasaje de su colectivo y sacar de sus bolsillos para comprar pizarrón y plumones, elementos básicos.

Un ejemplo fue la señora Guadalupe Peláez, cuya pequeña estudia el segundo año en la primaria ‘Juan Benavides’, quien, en conjunto con otras mamás, papás y hasta abuelitos, construyó ‘salones’ con techo de lona en pleno centro tuxtleco.

Allí, exhortaron a los maestros a brindar su jornada laboral de ocho horas como un día normal en las aulas —a las que los niños no tienen acceso de manera definitiva desde el 19 de septiembre—, pues consideraron que ir una vez a la semana por tareas no es suficiente.

 

¿Semestre perdido?

“Este semestre ya valió madres, chavo”, le dijo un docente de Colegio de Bachilleres de Chiapas (COBACH) a un alumno de segundo año, pues el problema de la falta de clases ha afectado desde el nivel básico hasta el superior.

En el caso de primarias y secundarias, los padres de familia consideran que el primer bimestre “ya se perdió”, pues, aunque hacen su esfuerzo por apoyarlos con las tareas del whats, “hay cosas que no entendemos y algunos de nuestros hijos ya se van a la secundaria o a la prepa”.

“Tenemos que tomar medidas nosotros porque en las escuelas nadie quiere asumir compromisos y no vamos a permitir que nuestros hijos queden desamparados”, clamó Manuel González, cuya hija cursa el tercer semestre en el COBACH 33.

Casi un millón de alumnos de 97 municipios se han visto afectados por las secuelas del terremoto del 7 de septiembre, provocando que para sacar diez deban quemarse el coco bajo el sol y sacar los cuadernos a la calle.

Un diez bajo el sol