Letras en su Tinta

HOY termina el ciclo de Rutilio Escandón como Presidente del Tribunal y empieza uno nuevo como suspirante a góber bajo el cobijo de un fuerte movimiento nacional encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

RUTI revivió en el actual sexenio luego de que, durante el sabinato, le impusieron la Ley del Hielo por la animadversión de un colocho que nunca toleró le haya hecho el desdén político.

EL ORIUNDO de Carranza no sabía aún el tino de haberse desmarcado de un gobierno endeudador y persecutor con sus adversarios, lo cual le dio la autoridad moral para su renacimiento político.

ANTES, durante el pablismo, mantuvo una digna posición como el Senador de la República que, aunque de primer minoría, hizo la diferencia (el compa Ruti llegó a la máxima tribuna del país de la mano de Andrés Manuel como dirigente amarillo).

SU IRRUPCIÓN en la política aldeana se dio a su regreso de su preparación académica, desde el Norte del país, cuando quiso ser diputado local y el alborismo le hizo fraude en su natal Carranza.

LA DISCIPLINA y congruencia política lo colocó en la lucha del 2012, cuando hizo público su voto por el amigo de su familia, el joven Manuel Velasco Coello, sumándose a ese fenómeno político llamada Güero.

SU PERFIL de abogado fue ideal para encabezar, como Magistrado Presidente, el Tribunal de Justicia de Chiapas, en un parteaguas de la vida jurídica del país, donde transitó a los juicios orales, colocando a esa institución en el top ten de los mejores tribunales del país.

AHORA, con la experiencia de los años, la congruencia de sus luchas partidistas, y su impecable trayectoria personal como padre de familia, se catapulta a ser un fuerte rival como casi candidato de Morena a la gubernatura.

SIN DUDA, con Ruti en las boletas de este 2018, habrá tiro.

 

Ex vs Ex

 

¿QUÉ EX GÓBER anduvo muy activo en la Ciudad de México tratando de contener el activismo de otro ex góber?

QUIENES lo vieron, cuentan que le volaba el pelito de oficina gubernamental en oficina gubernamental, para plantear los riesgos de lo movidito de su archirrival.

SU CHAROLA como diplomático era su derecho de picaporte para reunirse aquí, allá y acullá, con tal de tratar de contener a quien enjauló y le tiene un indescifrable odio.

ESPECIALMENTE, ahora que, paradojas de la vida, ese ex góber que tanto lo odia está allanándole el camino a otro de sus enemigos jurados, el mismo contra el que le colgó una ficha de interpol que lo mantuvo a salto de mata.

[LA PERVERSIDAD en política no tiene límites pues apenas hace unos meses lo estaba linchando en redes y ahora hasta lo anda ayudando para entronizarse como candidato amarillo.]

QUIZÁ ese compita, que se tomó la molestia de venirse de los yunaites para “alertar” del renacimiento de este ex góber en estratégicas oficinas de gobierno, tiene miedo de ser medido con la vara que él midió.

YA VEREMOS si se consuma este ajuste de cuentas entre este par de fichitas políticas que, aunque pase el tiempo, se siguen odiando después de mantener un dulce amasiato.

CHAN, chan, chaaannn…

 

CACHIVACHES: ¿QUÉ FUNCIONARIO unachense, quien se jura y perjura leal al güerismo, es un pagudo accionista de un impreso que, un día sí y el otro también, golpea duro y directo al inquilino de Palacio? A ver, a ver, adivínele, que no hay muchos especialistas en la tenebra… EL ESCÁNDALO de las supuestas tarjetas clonadas de Bansefi debe ser investigado a fondo, más alláde un simple boletín de la dependencia que encabeza el polémico Virgilio Andrade, pues ya hasta la CNBV admitió que algunas tarjetas de acá fueron cobradas en Veracruz, Jalisco y Quintana Roo…

Un diez bajo el sol

A casi dos meses del terremoto, padres de familia se las ingenian para que sus pichis reciban clases
01/Noviembre/2017
Un diez bajo el sol
Icono FotoEduardo Reyna
Por: FREDI FIGUEROA
@el_fredinho

Para sacar diez, deben quemarse el coco bajo el sol.

No hay paredes, techo ni pizarrón. La chicharra es el sonido de los carros, se pasa lista bajo un árbol y las mochilas descansan sobre alguna que otra piedra.

Así son las ‘aulas’ a las que los niños chiapanecos han empezado a asistir luego del terremoto magnitud 8.2 que sacudió a la entidad el pasado 7 de septiembre, y en el que más de dos mil escuelas quedaron con daños severos.

Los padres de familia no se fían de las acciones de las autoridades y han montado, con sus propios recursos, salones improvisados en parques o banquetas, a los que Tinta Fresca tuvo acceso para ver el nuevo modo forzado de aprender de los pichis.

 

Iniciativa aprobada

Ante el reporte final de Protección Civil con dos mil 186 escuelas afectadas (113 con daño total), planteles como la primaria ‘Juan Benavides’ o la ‘Secundaria del Estado’, entre otros, decidieron dejar tareas a los niños a través de grupos en la red social Whatsapp o mediante juntas a las que acudían los tutores.

A más de dos meses de trabajar así, la inconformidad estalló: “Definitivamente no es lo mismo que estén en casa (los niños). Nosotros (los padres) hacemos lo que podemos, pero creo que así se están estancando bastante”, narró desesperada una madre de familia de la zona escolar 03 en Tuxtla Gutiérrez.

Sin esperar acción alguna de las autoridades, decidieron crear aulas improvisadas como en el parque de San José Terán e incluso sobre la Avenida Central, sin pizarrones ni material didáctico, exhortando a los maestros a trabajar así tres días a la semana al menos durante dos horas.

“Ha sido bastante desgastante, también tenemos cosas que hacer, pero nos hacemos el tiempo porque nos conviene que esto ya se regularice, por nuestros hijos”, explicó otra madre de familia, preocupada porque su hija está en sexto año.

 

Organización muy padre

Ante la preocupación, las jefas y jefes de familia que se dedican a vender comida, a la albañilería, al comercio informal entre otros oficios humildes, optaron por formar brigadas en su vecindario y proponer que las clases se dieran en la casa de un vecino o el parque más cercano.

Tal fue el caso en localidades como San José Terán y Copoya, donde los padres incluso ofrecieron a los maestros pagarles el pasaje de su colectivo y sacar de sus bolsillos para comprar pizarrón y plumones, elementos básicos.

Un ejemplo fue la señora Guadalupe Peláez, cuya pequeña estudia el segundo año en la primaria ‘Juan Benavides’, quien, en conjunto con otras mamás, papás y hasta abuelitos, construyó ‘salones’ con techo de lona en pleno centro tuxtleco.

Allí, exhortaron a los maestros a brindar su jornada laboral de ocho horas como un día normal en las aulas —a las que los niños no tienen acceso de manera definitiva desde el 19 de septiembre—, pues consideraron que ir una vez a la semana por tareas no es suficiente.

 

¿Semestre perdido?

“Este semestre ya valió madres, chavo”, le dijo un docente de Colegio de Bachilleres de Chiapas (COBACH) a un alumno de segundo año, pues el problema de la falta de clases ha afectado desde el nivel básico hasta el superior.

En el caso de primarias y secundarias, los padres de familia consideran que el primer bimestre “ya se perdió”, pues, aunque hacen su esfuerzo por apoyarlos con las tareas del whats, “hay cosas que no entendemos y algunos de nuestros hijos ya se van a la secundaria o a la prepa”.

“Tenemos que tomar medidas nosotros porque en las escuelas nadie quiere asumir compromisos y no vamos a permitir que nuestros hijos queden desamparados”, clamó Manuel González, cuya hija cursa el tercer semestre en el COBACH 33.

Casi un millón de alumnos de 97 municipios se han visto afectados por las secuelas del terremoto del 7 de septiembre, provocando que para sacar diez deban quemarse el coco bajo el sol y sacar los cuadernos a la calle.

Un diez bajo el sol