Letras en su Tinta

LA PURGA que le propinó el gobernador Rutilio Escandón al monstruo burocrático estatal era justa y necesaria.

EXTINGUIR unas, fusionar otras y descentralizar más están acabando (sanamente) con los “tradicionales” huesos.

SE DESMANTELA una estructura no de uno sino de hace dos sexenios, cuando entonces se confeccionó para otorgar recompensas políticas.

EN TAL AÑO, 2006, fueron tantos los compromisos que tuvo que hacer Juan Sabines para llegar a la gubernatura, que no sólo ratificó a funcionarios pablistas que lo ayudaron sino que le colocó más tentáculos al pulpo estatal.

POR FORTUNA ahora, gracias a una visión austera y de alta eficacia, el nuevo mandamás de Palacio le metió  tijera a inútiles instancias cuyo propósito era lucirse políticamente a costa del erario.

TRES EJEMPLOS:

LA EXTINTA Coordinación de Gabinete era meramente decorativa, un salvoconducto para chupar del presupuesto; una instancia de “condecoración” presupuestal para coordinar asuntos sin importancia.

LA SECRETARÍA de la Frontera Sur, también fulminada, no sólo fue absolutamente inocua sino que terminó como patrimonio familiar de una estirpe cuyo sello ha sido el chantaje.

EL FONDO de Fomento Económico (FOFOE) fue un mero reducto político, utilizado para financiar mediáticamente a su titular; ahora, lo único que valía la pena –su fideicomiso- pasó a ser parte de la recién creada Secretaría de Economía y Trabajo.

ESTOS tres ejemplos dimensionan cómo se abultaba la nómina, sin ninguna justificación más que la política; ahora, el imperativo de la cuarta transformación es hacer más con menos.

O COMO DICE el gobernador Rutilio Escandón: “Estirar lo más posible el presupuesto para trabajar de manera ordenada, justa y eficaz”.

 

UNACH

 

EL RECTOR Carlos Natarén tiene que ir más allá de las cuotas y los cuates.

PORQUE eso parece que está pasando al interior de la máxima casa de estudios, donde el gatopardismo parece reinar.

SI YA REPARTIÓ puestos para los grupos que su nombramiento descalabró en el camino –el del tenebroso Hugo Armando Aguilar y del ex rector Carlos Eugenio Ruiz–, lo que toca ahora es asumir las riendas.

LOS POCOS días al frente de la UNACH le exigen contundencia a cada paso y no el silencio a la rasurada presupuestal ni el galimatías que difundió en forma de boletín sobre las denuncias de acoso sexual por parte de profesores.

[SER EVASIVO no sólo NO atempera la legítima indignación de l@s aludid@s sino que alienta el activismo de feministas y levanta sospechas sobre si está protegiendo a alguien.]

OTRA: el intentar imponer a un cuate suyo en el área jurídica no tendría mayor trascendencia si no se lo impidiera la propia legislación, aunque, por supuesto, nadie le impugnará el nombramiento.

EN LA UNACH abunda el nepotismo y el tráfico de influencias, así que está obligado a disipar la sospecha de que en el Instituto de Investigaciones Jurídicas, donde despachó por casi ocho años –primero como Coordinador y luego como Director–, no hubo (ni hay) conflicto de interés alguno.

SUS ACCIONES dubitativas reflejan muy poco margen de maniobra, hasta cierta zozobra, lo cual obliga a reflexionar si nuestra máxima casa de estudios exige necesariamente a un académico.

DOS DE SUS MENTORES políticos, el Rector con quien entró y ahora lo coachea desde la ANUIES, y a quien le confeccionó la Constitución local, ahora en el Senado, deberán quedar en referentes pues él tiene que definir su propio andar.

¿LA UNACH necesita a un académico? Sí, pero a un académico con dotes políticas que le permita moverse en movedizos terrenos –sindicales, financieros– que necesariamente tendrá que pisar.

EL RECTOR Carlos Natarén tiene aún el beneficio de la duda.

 

‘Rutilistas’

 

GRAN SORPRESA han provocado los otrora alboristas y (ex) verdes que ahora se han jurado rutilistas-lopezobradoristas.

AÚN NO SECA la tinta de improperios infinitos que escribieron en contra del actual gobernador pero ya le juraron lealtad eterna (o sea, sexenal).

VIMOS, por ejemplo, a dos linchadores que, “imparcialmente”, desde la oficina del ex candidato Roberto Albores, urdieron todo tipo de campañas negras con una frase: “AMLO sí, Rutilio no”.

[EL COLMO (¿del cinismo?) es que hasta su (ex)vocera de campaña ya teclea embozada de imparcial, en el mismo espacio que antes se teñía de rojo alborista pero ahora está “a morir” con la causa sexenal.]

NADIE, ningún editorialista (salvo uno), desde principios de este año, cuando arrancó la encuesta interna de MORENA, le apostaba a que ganara Rutilio porque sus afectos (y nómina) estaban en otro suspirante (entonces foráneo pero que al final terminó en la causa lopezobradorista).

EL PODEROSO que ha apadrinado a estos flexibles opinadores tiene una clara intención futurista, la cual es legítima, pero lo que sorprende es la rápida mutación ideológica de los ahora tan ilustres apologistas.

DUDO mucho que el gobernador se trague el cuento de que estos “nuevos” adeptos (dizque) suyos lo apoyen de verdad; ya se verá, conforme pase el tiempo, el tamaño del compromiso conforme llegue el tambache de facturas.

AUNQUE ahora la apuesta es la desmemoria, no está mal que, de vez en cuando, a estos “nuevos” (dizque) rutilistas se les recuerde su pasado totalmente priísta/alborista.

 

CACHIVACHES: EXCELENTE noticia la ratificación de Marilú Ruiz Pastrana como directora de la Casa de las Artesanías, la cual a su llegada se renovó por completo y le dio un giro total a la producción de nuestros artesanos y artesanas… “EL QUE CREE que sale caro un profesional, no sabe lo caro que sale un incompetente”. Lo dijo Warren Buffet… Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com

 

Un diez bajo el sol

A casi dos meses del terremoto, padres de familia se las ingenian para que sus pichis reciban clases
01/Noviembre/2017
Un diez bajo el sol
Icono FotoEduardo Reyna
Por: FREDI FIGUEROA
@el_fredinho

Para sacar diez, deben quemarse el coco bajo el sol.

No hay paredes, techo ni pizarrón. La chicharra es el sonido de los carros, se pasa lista bajo un árbol y las mochilas descansan sobre alguna que otra piedra.

Así son las ‘aulas’ a las que los niños chiapanecos han empezado a asistir luego del terremoto magnitud 8.2 que sacudió a la entidad el pasado 7 de septiembre, y en el que más de dos mil escuelas quedaron con daños severos.

Los padres de familia no se fían de las acciones de las autoridades y han montado, con sus propios recursos, salones improvisados en parques o banquetas, a los que Tinta Fresca tuvo acceso para ver el nuevo modo forzado de aprender de los pichis.

 

Iniciativa aprobada

Ante el reporte final de Protección Civil con dos mil 186 escuelas afectadas (113 con daño total), planteles como la primaria ‘Juan Benavides’ o la ‘Secundaria del Estado’, entre otros, decidieron dejar tareas a los niños a través de grupos en la red social Whatsapp o mediante juntas a las que acudían los tutores.

A más de dos meses de trabajar así, la inconformidad estalló: “Definitivamente no es lo mismo que estén en casa (los niños). Nosotros (los padres) hacemos lo que podemos, pero creo que así se están estancando bastante”, narró desesperada una madre de familia de la zona escolar 03 en Tuxtla Gutiérrez.

Sin esperar acción alguna de las autoridades, decidieron crear aulas improvisadas como en el parque de San José Terán e incluso sobre la Avenida Central, sin pizarrones ni material didáctico, exhortando a los maestros a trabajar así tres días a la semana al menos durante dos horas.

“Ha sido bastante desgastante, también tenemos cosas que hacer, pero nos hacemos el tiempo porque nos conviene que esto ya se regularice, por nuestros hijos”, explicó otra madre de familia, preocupada porque su hija está en sexto año.

 

Organización muy padre

Ante la preocupación, las jefas y jefes de familia que se dedican a vender comida, a la albañilería, al comercio informal entre otros oficios humildes, optaron por formar brigadas en su vecindario y proponer que las clases se dieran en la casa de un vecino o el parque más cercano.

Tal fue el caso en localidades como San José Terán y Copoya, donde los padres incluso ofrecieron a los maestros pagarles el pasaje de su colectivo y sacar de sus bolsillos para comprar pizarrón y plumones, elementos básicos.

Un ejemplo fue la señora Guadalupe Peláez, cuya pequeña estudia el segundo año en la primaria ‘Juan Benavides’, quien, en conjunto con otras mamás, papás y hasta abuelitos, construyó ‘salones’ con techo de lona en pleno centro tuxtleco.

Allí, exhortaron a los maestros a brindar su jornada laboral de ocho horas como un día normal en las aulas —a las que los niños no tienen acceso de manera definitiva desde el 19 de septiembre—, pues consideraron que ir una vez a la semana por tareas no es suficiente.

 

¿Semestre perdido?

“Este semestre ya valió madres, chavo”, le dijo un docente de Colegio de Bachilleres de Chiapas (COBACH) a un alumno de segundo año, pues el problema de la falta de clases ha afectado desde el nivel básico hasta el superior.

En el caso de primarias y secundarias, los padres de familia consideran que el primer bimestre “ya se perdió”, pues, aunque hacen su esfuerzo por apoyarlos con las tareas del whats, “hay cosas que no entendemos y algunos de nuestros hijos ya se van a la secundaria o a la prepa”.

“Tenemos que tomar medidas nosotros porque en las escuelas nadie quiere asumir compromisos y no vamos a permitir que nuestros hijos queden desamparados”, clamó Manuel González, cuya hija cursa el tercer semestre en el COBACH 33.

Casi un millón de alumnos de 97 municipios se han visto afectados por las secuelas del terremoto del 7 de septiembre, provocando que para sacar diez deban quemarse el coco bajo el sol y sacar los cuadernos a la calle.

Un diez bajo el sol