Letras en su Tinta

AMLO

 

HOY, Andrés Manuel López Obrador visitará Chiapas por octava vez en sus casi nueve meses como Presidente.

ESTARÁ en el corazón de la Selva, Benemérito de las Américas, y seguro será un espacio más de oportunidad para reafirmar su compromiso con su tierra, nuestra tierra.

OJALÁ que pronto el Presidente dé los detalles de lo que incluye el recién firmado Pacto de Oaxaca, “Hacia un Sur-Sureste del futuro”, en lo relativo a Chiapas.

PORQUE, la mera verdad, ya apremia que se mueva mucho más económicamente el estado, más allá de las buenas intenciones.

 

Normales

 

DE NORMALES no tienen nada, ni la Mactu ni mucho menos la Canek.

SI LA MÁXIMA juarista se aplica en el caso de estos vándalos disfrazados de “estudiantes”, lo que les toca ahora es la ley a secas pues ya han sido tratados, por sexenios enteros, como amigos: con justicia y gracia.

POR ESO es plausible la rigurosa aplicación de la ley en el operativo que implementó ayer la Secretaría de Seguridad que lleva la sheriff Gabriela Zenteno al evitar que la Tuxtla-SCLC fuera bloqueada por enésima ocasión.

SI HAY un activo sexenal que ha provocado unanimidades, ése es precisamente el de la aplicación de la ley sin distingo, el no dejarse chantajear por ningún grupo escudado en la “lucha social”.

EL GOBIERNO de Rutilio Escandón tiene todo el respaldo y la legitimidad para poner en marcha este tipo de acciones y nadie le escatimará ese esfuerzo, salvo esos insaciables chantajistas.

LOS CHIAPANECOS que nos ha tocado ver y padecer los desmanes de estos profesionales de la violencia –vividores que se creen con derecho divino para trastocar el día a día a la gente productiva–, aplaudimos sin regatear tales estrategias policíacas.

OJALÁ que estos muchachos, quienes son usados como frágil carne de cañón por sus líderes que pegan con la izquierda pero cobran con la derecha, se den cuenta de tal vileza.

A NOSOTROS, los simples mortales, nos toca respaldar las acciones gubernamentales que nos permiten el buen vivir.

ASÍ SEA.

 

Unitour

 

LA INICIATIVA de recorrer la UNACH, sea para dar el banderazo de inicio de clases o para alguna firma de convenio, le da vida, personalidad y sensibilidad al rector Carlos Natarén Nandayapa.

NUESTRA alma mater, lo he dicho desde hace muchas lunas, es un espacio político y no necesita a un académico puro y duro.

LAS GESTIONES mejor recordadas de nuestra Universidad se dieron más con políticos que con académicos (y para no herir susceptibilidades, no textearé nombres).

EL RECTOR unachense tiene una ventaja superlativa en su origen mismo: sus apellidos, que son pozoleros al extremo, tanto el paterno como el materno.

ADEMÁS, su origen académico es otra buena carta de presentación –es unachense de cuna–, lo que corona con su preparación fuera de Chiapas y del país.

CARLOS ya vivió su novatada –el enfrentamiento con el SPAUNACH–, de la cual debe aprender y trascender pues los docentes, administrativos y sus respectivos sindicatos, forman parte de la necesaria transformación de nuestra máxima casa de estudios.

NO SE PUEDE dar el lujo de cometer nuevos enfrentamientos, con quien sea, pues para un pleito siempre se necesitan dos, así que todo lo que viene para adelante, es construir acuerdos.

LA UNACH lo merece, en especial en esta coyuntura tan complicada que vive financieramente, crisis de la cual se sale adelante gracias a la sensibilidad del góber Ruti, quien instruye siempre al hombre de la paga, Javier, a evitar que la UNACH naufrague.


Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

Travesuras digitales

En la lista de los peques, ningún juego tradicional ni interacción con mamá y papá
16/Abril/2018

» En el futuro poseerán amplia destreza pero vivirán estresados

Travesuras digitales
Por: ROMEO SOLÍS
@tinta_romeo

¿Dónde jugarán los niños?’

Emmanuel ya no interactúa con su familia como antes. Cuando le regalaron un ‘iPad’ su entorno pasó a otra dimensión: ya no se da el tiempo de conocer a otros niños y no sale al parque, pero no porque se proteja de la onda de calor o le tema a un robachicos, sino porque ahora se enfoca en diabluras mediante un dispositivo de última generación.

Además, como muchos otros niños dejó atrás el ejercicio y, por engancharse a la última misión de su juego de rol preferido, no se mueve de su asiento; esto también ha desgastado su vista, como detalla su mamá, y así, a sus cinco años ya empezará a usar lentes.

Ante el próximo Día del Niño, Tinta Fresca indagó entre la paisanada para saber en qué se entretienen sus pichis, y preguntó a un experto para saber las repercusiones de los juegos 2.0 en la vida de los nativos digitales.

 

Salida fácil

Para los jefes del hogar, su infancia no se podría explicar sin estar involucrados en un juego. Antes —sin la existencia de aparatos que absorbieran el tiempo—, los baleros, trompos y yoyos eran los reyes de los ratos libres y, junto con los quemados y las agarradillas, jugaban un papel central en el desarrollo personal.

Ahora, de acuerdo con Juan José García, maestro en Educación Especial, los videojuegos —con precios que parten desde los cinco mil pesos— sacian la necesidad de diversión del peque, pues se les hace “más entretenido y vistoso superar una misión en la que tienen el control” sin depender de nadie.

Además, para los padres, “dar un videojuego sustituye la atención que no les pueden prestar”, pues retornan a casa sin la energía y disposición de convivir cierto tiempo con el niño, de modo que también se convierte en una herramienta de salida para ellos, señala el experto, y añade que desde la comodidad del hogar inicia el sedentarismo.

 

Aislamiento

Los videogames han aislado a los pichis de la realidad: el también psicólogo explica que un niño que desde edad muy temprana se involucra con las tecnologías digitales no sabrá distinguir la fantasía del mundo real.

Además, los videojuegos como GTA o Gears of War lo vuelven tenso, “al incluir situaciones sangrientas que lo tornan agresivo y con tendencia a la frustración si no concluye una misión o estrategia”, detalla.

El aislamiento es otra consecuencia: por estar concentrado y al tanto de la presión para finalizar una partida, evita cualquier aspecto fundamental a su alrededor, con ello pierde la noción del tiempo y desobedece las actividades que se le ordenan con un típico “ahorita lo hago”.

En su opinión, el peque también se puede volver egoísta al no querer compartir el aparato con quien esté cerca, lo que lo motiva a alejarse de sus amigos, familiares y compañeros. “Piensa que le van a estropear su juego, además de querer ser siempre el primero en tenerlo”, apunta el experto.

 

No todo es malo

Con un correcto aprovechamiento, la tecnología se puede convertir en el master ideal de los niños, por ejemplo mediante aplicaciones que los motiven a aprender más rápido el alfabeto y los números, potenciando en gran medida su desarrollo intelectual.

Por ello, para exprimir sus cualidades, la recomendación del psicólogo es evitar la dependencia al medio tecnológico y estar al tanto de todas las actividades de los pequeños.

De no hacerlo, la siguiente generación será de niños súper inteligentes pero estresados, que evitarán relacionarse con las demás personas y harán que en cualquier parque público los abuelitos se pregunten “¿dónde jugarán los niños?”.

 

Travesuras digitales