Letras en su Tinta

PENSAR transexenalmente debería ser el espíritu de todo político y es de celebrar que Carlos Morales tenga esa nueva sangre.

AYER, el alcalde tuxtleco dio a conocer la rehabilitación del Parque Chiapasiónate, funcionando de nuevo sus fuentes y luminarias.

DESDE ahí, además, anunció una reforestación de 50 mil árboles nativos para los libramientos Norte y Sur, que antes estaban así, con harta plantita.

[SÓLO a un alcalde sin identidad ni arraigo, como lo fue Jaime Valls, se le pudo ocurrir tumbar las plantas que ahora se replantarán en esas importantes vías de la ciudad.]

HAY QUE APLAUDIR, de verdad, esta medida, en un país que pareciera se reinventa cada seis años.

POR POLÍTICOS como Carlos Morales, es que el Parque de la Marimba existe, éste craneado originalmente por Patrocinio González Garrido.

O BIEN, el Polyforum y Centro de Convenciones, creados por Juan Sabines Gutiérrez, inmuebles que han trascendido al paso de los sexenios venideros.

SE NOTA la madurez de este político, ya de largo colmillo, quien en su carrera política ha tenido duros tropiezos y no menos descalabros que, gracias a ellos, le han forjado la sensatez.

BIEN por esa nueva sangre política que está de(mostrando) Carlos Morales.

 

La ley a secas

 

NI DURA ni blanda, lo que se necesita en Chiapas sólo es la aplicación de la ley; “la ley a secas”, como decía Benito Juárez, lo cual quedó demostrado al liberar la vía Tuxtla-SCLC el pasado lunes.

EL AMANECER de esta semana nos sorprendió con un bloqueo a la carretera más importante de Chiapas, que conecta a la capital con la zona Altos y Fronteriza, que paralizó la vida interna del estado.

ESTA VÍA es, también, la puerta de entrada al corredor turístico de nuestro estado, pues lleva a los Lagos de Montebello, Toniná y Palenque, por decir lo más destacable.

LOS BLOQUEADORES, habitantes de Ixtapa, estuvieron lejos de la honorabilidad pues, cuando los fueron a levantar, sacaron el cobre: desenfundaron las fuscas y echaron bala por todos lados.

OBVIAMENTE, luego se hicieron las víctimas, acusando excesos policíacos, algo que, obviamente, iban a recoger los medios de comunicación que no investigan, como esos corresponsales “nacionales” que llevan años reporteando el radio y la tv locales (y ahora las redes sociales).

AFORTUNADAMENTE, los chicos de Gabriela Zepeda, comandanta de la Secretaría de Seguridad, no se arrugaron y pepenaron a estos rijosos que disfrazan sus asuntos personales y políticos de lucha social.

NADIE se inconformó con la aplicación de la ley, en un sexenio que seguramente pasará a la historia por no dejarse chantajear, lo cual ya le reditúa en una popularidad que mantiene el góber Ruti.

AL CONTRARIO, toditos aplaudimos que hayan aplicado la ley, lo cual es preciso que se aplique: no dura ni blanca, sino “la ley a secas”.

 

Frontera

 

NUESTRA frontera sur está empezando a dejar de ser tan porosa.

AUNQUE sea por regaños del imperialismo yanqui, representado por el órate ese pelos de elote, como le dicen a Donald ‘Trun’, lo cierto es que ya hacía falta presencia militar acá en Tapachula.

LA REUNIÓN que tendrá el presidente Andrés Manuel López Obrador con su homólogo de El Salvador, Nayib Ukele, un publicista de origen árabe recién electo presidente de aquel país, va en ese sentido.

LE LLAMAN “Desarrollo para Centroamérica”, el programa que están pensando para contener a los migrantes de esa región que quieren irse a los yunaites y que ahora se espera contener acá, sin que brinquen el charco.

EL CASO es que la Guardia Nacional ya opera en la Perla del Soconusco, que lejos estaba ya de brillar como perla por tanto malandrín que ha llegado con las famosas “caravanas”.

MILITARES, marinos policías federales les están echando montón a los centroamericanos, lo cual es positivo para que, si quedan en territorio mexicano, al menos se porten bien.

PARA BENEPLÁCITO del inefable Óscar Gurría, un tipo desahuciado ya políticamente por los inútiles procederes que ha tenido, la Guardia Nacional no tiene ni para cuándo agarrar sus mochilas e irse.

MÁS VALE que nos vayamos acostumbrando a la presencia de la superpolicía pejista, y ojalá que sean efectivos, porque para fantochadas, ya hemos visto muchas en muchos sexenios.


CACHIVACHES: VAYA activismo de Lorenzo Córdova y toditos los consejeros presidentes de los estados, pues es evidente que MORENA quiere desaparecerlos con el cuento ese de la austeridad; el voto es caro, sí, por supuesto, por la desconfianza que los propios partidos se han empeñado en mantener; recién, Oswaldo Chacón le puso el dedo en la llaga: la respuesta está en disminuir el financiamiento a los partidos políticos… ALGO, y muy serio, está pasando en Bochil, aquella región (casi) olvidada porque cuando no hay balacera, secuestran a funcionarios; seguramente, allá, en aquella comunidad, estaba pensando José Alfredo cuando compuso aquella rola de “vámonos, donde no haya justicia, ni leyes ni nada, nomás nuestro amooooor”… Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com

Hormiga de rechupete

El caviar chiapaneco camina en seis patas y mide dos centímetros
01/Julio/2018

Su sazón igual exalta un platillo dulce que uno salado; por eso sus crujientes antenas están presentes en botanas, pizzas, cremas, ensaladas y hasta postres, sin colesterol y con alto nivel de proteína

Hormiga de rechupete
Por: FREDI FIGUEROA
@el_fredinho

El caviar chiapaneco camina en seis patas y mide dos centímetros. Su sazón igual exalta un platillo dulce que uno salado; por eso sus crujientes antenas están presentes en botanas, pizzas, cremas, ensaladas y hasta postres, sin colesterol y con alto nivel de proteína.

Se trata del nucú, chicatana o sompopo, hormiga de consumo popular en Chiapas que, debido a su escasez en los últimos años, ha visto sus precios disparados hasta en mil pesos por un kilogramo.

Siéntese junto a Tinta Fresca y deguste los secretos tras el peculiar sabor de este insecto, famoso a nivel internacional porque ha pasado de servirse en un simple taco a ser parte de un mufn marinado con chocolate.

Evolución de variedad

“México siempre ha contado con el consumo de insectos. En diversas épocas, han sido parte de nuestra dieta los chapulines, gusanos, larvas (de moscas, mariposas y escarabajos) y hormigas”, relata el chef Manolo Nájera, egresado del Instituto Paul Bocuse en Lyon, Francia.

En el caso del nucú, sus propiedades dulces y aromáticas, aunque con un sabor fuerte —describe—, permitieron que evolucionara de ser una botana con limón y sal a combinarse con cremas, panes, pizzas, sales, mayonesas y chocolate.

“El papel del nucú debe ser el del platillo o ingrediente principal; debe ser la estrella del plato”, resalta el también director de la Universidad Cocinarte, quien adereza su explicación: “incluso es una buena alternativa para las personas que no comen carne, pues no tiene colesterol ni químicos y es rico en proteínas”.

En el centro de Tuxtla, otro chef, Luis Alday, prepara en su negocio —‘La Fonda del Recuerdo’— una crema de nucús sobre bisteces, lomo de puerco marinado con mistela o platillos de verduras: “somos chiapanecos, tuxtlecos, zoques, tenemos que animarnos a probar productos locales”, señala.

Botana de lujo Sin embargo, la alteración de las épocas de lluvia debido al cambio climático ha provocado que los nucús escaseen más cada verano, por lo que en los mercados el precio de un kilogramo aumentó de 500 a mil pesos en el último año. Los insectos son recolectados en campos de Copoya y Berriozábal. Los comerciantes compran el kilo en más de 300 pesos, les quitan las alas, los doran en un comal y los ponen a la venta en medidas a partir de 20 pesos.

Efugio Hernández y Candelaria Jiménez, vendedores del Mercado Público Municipal de Tuxtla, ofertan tapas de garrafón con una capacidad aproximada de 100 gramos en 50 pesos y aseguran: “ya no se vende como antes, pues aunque uno quiera, no alcanza el dinero”.
Entre mayo y julio escuando más cocinas se llenan del sabor del
nucú, cuyo valor nutrimental es de 32 por ciento más de proteínas que la carne de res, de acuerdo con datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés). Por ello, biólogos y chefs recomiendan entrarle al caviar chiapaneco, que camina en seis patas y mide dos centímetros de largo .

Hormiga de rechupete