Letras en su Tinta

SI EL DINERO no es la vida y es tan sólo vanidad, ayer los empresarios Rómulo Farrera y Adolfo Fito Granda se pusieron muy guapos.

EN EL ALTERCADO verbal, que estuvo a punto de llegar a los golpes entre Rómulo y Fito en pleno Palacio Municipal, el alcalde Fernando Castellanos tuvo que hacerla de referee.

LA ASISTENCIA de esos empresarios, y otros particulares más para abordar el asunto del deslave que se origina en Libramiento Sur, se hizo en el Ayuntamiento el pasado lunes y tras esa breve tensión, el asunto terminó en paz.

EL ORIGEN del problema data de la época del alcalde mordelón Samuel Toledo, quien ‘nomás’ autorizó a tío Fito la construcción de 5 mil viviendas allá arribita del cerro, atrás de las Torres K de tío Rómulo.

LA BRONCA estriba en que, para urbanizar, el compa Fito está obligado a realizar obras de drenaje y drenes pluviales, así como vialidades, ante lo cual el empresario está más que comprometido por el permiso que tiene.

EL VIDEO se hizo viral porque se soltaron palabras altisonantes con un “¡a mí me respetas, cabrón!” que Granda le soltó a Farrera luego de que éste soltara un seco manotazo en la mesa.

LO POSITIVO que traerá el altercado verbal y casi violento entre tío Fito y tío Romu, es que el problema del lodazal en el Libramiento Sur se resuelva pronto, para bien de nuestra capirucha.

AL FINAL, todito terminó en un apretón de manos y un fuerte abrazo entre Rómulo y Fito, por lo que se presume que alguna mano negra circuló ese video de forma tendenciosa y amarillista.


CACHIVACHES: LOS ESCRIBANOS de la Secretaría del Campo reaccionan con descalificaciones pero no desmienten el pacto en lo oscurito entre ERA y su patrón Jósean… LA RANA que se brinca las trancas está repitiendo el camino de su antecesor, a quien tanto criticaba, pos reultó igual… QUE LA NENA ya está provocando más de un dolor de cabeza, a raíz de los resultados de una encuesta de simpatías ciudadanas. Chan, chan, chaaannnn…

¡De película!

Ámbar y sus XV años al estilo hollywoodense
23/Noviembre/2015

» Alfombra roja, espectáculo e ilusión

¡De película!
Icono FotoRaúl Calleja
Amistad. La hermosa quinceañera junto a sus mejores amigos.
Por: RAÚL CALLEJA
@tinta_raul

¡Y el Oscar a la mejor quinceañera es para… Ámbar!

Cayó la noche y los reflectores se encendieron. Al estilo de una gala hollywoodense, Lucía Meneses y Eduardo Rosales festejaron los 15 años de su hija.

Antes de la fiesta, Ámbar Rosales asistió a una misa de acción de gracias en la iglesia de San Patricio, acompañada de sus papás y sus padrinos, Óscar Estrada y Liliana Meneses.

Ámbar fue sin duda ‘la estrella de la noche’; con su vestido escarlata y adornada de su carisma nato, llegó al salón ‘Mozé’ para festejar en grande su cumple.

 

Paseo de la fama

Cerca de 500 amigos y parientes desfilaron por la alfombra roja como si fueran estrellas de cine.

Dos enormes estatuas de los Oscares custodiaban la entrada al salón, mientras Marilyn Monroe y La máscara daban la bienvenida a los invitados y los guiaban a sus asientos.

A pesar de los regalos, Ámbar se sintió más contenta porque algunos de sus amigos viajaron desde la Ciudad de México sólo para celebrar con ella esta ocasión tan importante.

Los adultos tuvieron un lugar en ‘primera fila’ para ver los cadenciosos pasos de baile de la festejada mientras compartía su primer vals junto a su papi.

En tanto, los jóvenes se acomodaron en salas lounge y mesas altas para disfrutar de la pista de baile y los mejores beats de un Dj.

La decoración fue impecable, candelabros de cristal y lámparas de piso que hacían juego. El ambiente fue iluminado con potentes luces de colores que teñían el humo, lo que evocaba a cualquiera de los mejores clubes nocturnos del momento.

El detalle más llamativo fue que junto al letrero de Hollywood se colocó el nombre de Ámbar en letras gigantes que recordaban a todos el motivo del festejo.

Al final de la noche, tras risas y apapachos, Ámbar ganó el premio a la mejor quinceañera.

  • ¡De película!
  • ¡De película!
  • ¡De película!
¡De película!¡De película!¡De película!
¡De película!