Letras en su Tinta

OXCHUC: ayer, balazos; hoy, abrazos.

LA DEMOCRACIA indígena funcionó y, en asamblea municipal, eligió a sus propias autoridades.

EL INSTITUTO de Elecciones que lleva Oswaldo Chacón hizo historia al involucrarse en la organización de la asamblea y cuidar que la coyuntura política fuera positiva para la realización de esa democracia indígena.

FUE A MANO alzada, cierto, pero la asamblea municipal indígena tuvo registro de todos y cada uno de los barrios de Oxchuc, al registrar el 98 por ciento de los pobladores.

EL PLUS que tiene este ejercicio de democracia indígena es que a nadie se le negó la oportunidad de participar y los grupos políticos, los de antaño y los emergentes, no tuvieron de otra más que pactar.

AYER mismo inició funciones el nuevo ayuntamiento y pronto tendrá que dar resultados porque, mucho me temo, los paisanos son muy exigentes y al no ver que su alcalde le eche ganitas, le da cran y sube a otro.

YA VEREMOS si todo lo que hizo el Instituto de Elecciones y la Secretaría de Gobierno del ubicuo Ismael Brito habrá valido la pena para tener la gobernabilidad que tanto le hace falta a Chiapas, especialmente entre los siempre difíciles compas indígenas.

 

Infierno

 

EL INFIERNO ya tiene nombre: Tapachula.

Y EL (IR)RESPONSABLE de tan dantesco escenario es ni más ni menos que el inefable Óscar Gurría.

ENCABEZAR la ciudad más peligrosa del país es un “mérito” que cinceló día a día, con un gobierno errático y sin brújula.

EN VEZ de sumar y pactar con propios y extraños, el ex dirigente local del partido en el Poder se dedicó a enorgullecerse de su nepotismo al colocar a familiares en la nómina.

CÓMO ESTARÁN las cosas allá en Tapachula que ya hasta empiezan a extrañar a los priístas, pos los amarillos y azules han salido mucho peor que otros (Ángel Barrios y Emanuel Nivón, incluso, probaron la cárcel).

AL MENOS, con Ezequiel Orduña y Neftalí del Toro se tuvo trabajo y la demanda de tener un Tapachula seguro tuvo resultados de a poco, manteniendo a la ciudad libre de maras.

HOY, por desgracia, las caravanas migrantes han provocado una inseguridad que no se había visto en años; y lo peor es que el médico metido a político, con la arrogancia que le caracteriza a los morenos, no tiene idea de cómo enfrentar la inseguridad que vive su tierra.

ES UNA VERGÜENZA para Chiapas que se tenga a Tapachula como la ciudad más peligrosa, y más vergüenza es que Óscar Gurría se quede a contemplar cómo la inseguridad apresa nuestra frontera sur.

QUÉ TRISTEZA por Tapachula, tronco de alcalde que eligió.

 

Fiscal

 

EL FISCAL Jorge Llaven Abarca sí está construyendo un proyecto político: el del gobernador Rutilio Escandón.

ESTE compita es un servidor público que ha dejado patente su profesionalismo a grado tal que logró el brinco transexenal.

SI ALGUIEN empezó desde abajo en el ámbito judicial, ése fue el actual inquilino de la oficina más influyente del Libramiento Norte.

Y SI BIEN carga con una recomendación familiar de un destacado chiapaneco, la verdad es que todo lo demás, su trabajo, ha hablado por sí solo.

LA CHAMBOTA que ha hecho en el actual sexenio es verdaderamente relevante pues, pudiendo usar más el tolete, su éxito ha sido todo lo contrario: no usarlo.

IMPONER la ley ante rijosos embozados de luchadores sociales es la victoria más significativa del actual gobierno y ese brazo ejecutor tiene nombre y apellido.

TAL PROTAGONISMO (involuntario) le ha despertado (mal)querientes que, sin duda, se ven amenazados en un (todavía) desconocido escenario futuro.

QUIZÁ por eso se apresuran a endosarle defectos que no tiene o al menos no le han brotado en el amanecer de este sexenio.

LLAVEN es un técnico que ha aprendido a hacer política, tan amplia o reducida como las coyunturas se le presentan.

ES DECIR, no es un político al que se le ha encomendado un asunto técnico pues domina el ámbito policiaco y lo conoce al derecho y al revés.

EN SUMA, el fiscal general no tiene más proyecto que el del gobernador Rutilio Escandón. Lo demás, es lo de menos. Y sanseacabó.

 

Escríbame a: tinta_fresca@hotmail.com…

 

Harto festejo

Arnulfo Cordero apagó una velita más a su pastel de cumpleaños
30/Noviembre/2015

» Una celebración ‘a prueba de todo’

Harto festejo
Icono FotoRaúl Calleja
Amorosos. Arnulfo Cordero junto a su esposa Ana.
Por: RAÚL CALLEJA
@tinta_raul

Pachangón al estilo cositía.

Uno de los hombres más conocidos de la sociedad comiteca es Arnulfo Cordero, por lo que su cumpleaños debía ser un festejo con bombo y platillo.

Para eso, organizó una exquisita reunión al aire libre en el jardín del salón ‘Glück’, escenario perfecto para que más de 250 invitados disfrutaran del banquete y de la espléndida vista desde una de las zonas más altas de Tuxtla.

La tarde comenzó con música de jazz en vivo, mientras don Arnulfo, como buen anfitrión, pasó de mesa en mesa para saludar a sus amigos más allegados.

 

Pachanga y más pachanga

Uno de los mayores regalos que el festejado recibió fue tener a casi toda la familia reunida. Sus hijos y parientes comitecos se dieron una escapada hasta tierras conejas para pasar la tarde junto a él.

Unos cuántos nubarrones amenazaron con ponerle fin a la reunión, pero como buenos cositías tomaron con humor el agüita y no dejaron que les aguadara la celebración que se reanudó, incluso con más alegría, después de llovizna pasajera.

Ya entrada la tarde, un grupo de variedad puso el ambiente para que los invitados cantaran los mejores éxitos musicales.

 

Tanto cariño

El cumpleañero estuvo bien apapachado por su esposa, la señora Ana de Cordero. Además, sus hijos aprovecharon para cantarle las mañanitas y tomarse fotos en familia para el álbum de los recuerdos.

Algunas importantes figuras tuxtlecas como Simón Valanci y Juan Óscar Trinidad también fueron a darle el abrazo a don Arnulfo.

La fiesta se prolongó hasta la noche, por lo que la puesta de sol enmarcó una tarde llena de risas, cariño pero sobre todo mucha alegría, sólo faltó la tradicional reja de papel picado porque sin duda fue un pachangón al estilo cositía.

  • Harto festejo
  • Harto festejo
  • Harto festejo
Harto festejoHarto festejoHarto festejo
Harto festejo